Sociedad

Consejos para que los gatos no destrocen nuestros mejores sofás

julio 15, 2019

Consejos para que los gatos no destrocen nuestros mejores sofás

Adoptar un gato como mascota tiene sus pros y contras y hay que tener en cuenta cómo salvaguardar nuestros muebles de sus garras 

El gato es uno de los animales de compañía más apreciados en todo el mundo y es capaz de ganarse el cariño de sus nuevos amos en muy poco tiempo. Sin embargo, un gato joven en un nuevo hogar repleto de muebles puede ocasionar auténticos destrozos. Para evitar que nuestros mejores sofás se conviertan en los rascadores favoritos de nuestras mascotas y terminen completamente arruinados, hay una serie de medidas que pueden ser llevadas a cabo. Las explicamos a continuación de la mano de los mejores expertos.

Las necesidades de los gatos 

Los mininos, sean de la raza que sean, necesitan realizar una serie de tareas cotidianas para mantenerse bien y en forma. Como nos explican desde una tienda especializada en rascadores para gatos, las uñas son muy importantes para los felinos. Las uñas son imprescindibles en su día a día. Los estiramientos que realizan al despertarse y de forma cotidiana les sirven para mantenerse en forma, flexibles y ejercitar sus movimientos. Sus uñas les sirven para rascarse, manipular juguetes, agarrarse al caminar por sitios poco accesibles, mantener equilibrio y estabilidad, excavar, trepar e, incluso, expresarse. 

Arañar para el gato es muy importante. Lo hace tanto para librarse de capas muertas del tejido de sus uñas como para mantener sus garras en perfecto estado. Y también rascan objetos para marcarlos, como una forma de comunicación con animales de su propia especie. 

Así, como advierten desde un portal especializado en sofás de Valencia, si el felino no cuenta con un rascador o con juguetes específicos para arañar y rascar, el sofá del salón será con toda probabilidad el objetivo de sus uñas. 

Juguetes para que no rompan los sofás 

Es tarea del dueño evitar que el sofá se convierta en la víctima predilecta de las uñas de su gato. Para ello debe ofrecerle juguetes y zonas de rascado atractivas que le hagan olvidar utilizar los muebles de la casa.  Nos recomiendan desde el portal AnimalesExtremos.com observar bien los hábitos del mínimo para reconocer dónde le gusta más rascarse y ofrecerle alternativas adecuadas e interesantes.

Los sofás y muebles del hogar deben ser reemplazados por rascadores. Estos objetos deben ser colocados en zonas cercanas a los muebles donde el gato se rasca habitualmente. Han de ser rascadores estables y con formas que llamen la atención del minino. En el mercado hay rascadores de muchos tipos y formas que pueden ser muy apropiados. 

Según leemos en este artículo que habla de los pros y contras de adoptar un gato como mascota, un truco adicional que puede emplearse para que el gato acepte emplear los nuevos rascadores es añadir hierba gatera. A los felinos les encanta este tipo de planta. Y esto es así por el olor que desprende, que estimula las neuronas sensitivas del gato de forma muy placentera. 

Proteger los sofás 

No obstante, hasta que el gato acepte como un juguete atractivo y útil el nuevo rascador, es posible que sea necesario proteger los sofás lo mejor posible. Cubrir el sofá con una funda puede ser una buena medida, sobre todo si se trata de una funda con gomas. Esta solución funciona para todo tipo de sofás, como:

Sofás de colores neutros.  Este tipo de muebles son tendencia en gran número de hogares. Se trata de sofás de colores crema, gris, negro, blanco perla… ideales para contrastar con ambientaciones minimalistas, modernas o vintage, por ejemplo. 

Sofás tapizados.  Este tipo de sofás cuentan con la ventaja adicional de ser muy resistentes, por lo que pueden aguantar mucho mejor las primeras acometidas del gato. Los sofás tapizados con piel o fibras sintéticas son especialmente resistentes. 

Sofás modernos  como chaise longue, modulares o chesterfield. En particular, los chaise longue constituyen una opción muy práctica e interesante si se cuenta con espacio suficiente. Son muebles muy cómodos e ideales para toda la familia. 

Sofás a medida. Si no se dispone de mucho espacio y sí de una idea precisa del mueble que se quiere adquirir, los sofás a medida son una gran opción. En el mercado es posible adquirir sofás a medida de muy variados materiales y tamaños. 

Sofás retro. Por último, los sofás retro están también de moda y en cualquier hogar será importante protegerlos de sufrir daño por parte de la mascota. Los sofás retro o vintage se inspiran en el pasado aunque con toques actuales y algunos de los más vendidos en la actualidad cuentan con estampados florales. 

En conclusión, no debemos resignarnos a que nuestros sofás y muebles más queridos sufran los estragos de las uñas de los queridos gatos. Hay muchas opciones, eficaces y económicas, para evitar que dichos muebles sean destrozados. Felinos y dueños saldrán ganando. 

Comentarios