Sociedad

Corredurías de seguros: ¿Qué son y por qué son tan importantes?

24/07/2019

Corredurías de seguros: ¿Qué son y por qué son tan importantes?

 

Pese a que mucha gente tienda a confundirlas con las aseguradores tradicionales, la realidad es que una correduría de seguros no encaja exactamente en este perfil. Éstas están formadas por un grupo de expertos que se encargan de posicionarse como un nexo de unión entre las compañías de seguros y los usuarios que necesitan cubrir una necesidad por medio de los seguros que tienen contratados o que quieren contratar. Sin embargo, conviene destacar que las corredurías de seguros actúan de manera completamente autónoma, sin rendir cuentas a ninguna aseguradora en particular.

 

Su finalidad principal –que no única– es muy simple: conseguir el mejor precio a la hora de contratar un nuevo seguro. Para ello, lo más habitual es que este tipo de empresas trabajen de manera estrecha con diferentes aseguradores, brindándoles las mejores ofertas a los nuevos clientes. 

 

¿Por qué es importante trabajar con una correduría?

La razón por la que es tan importante trabajar en una de estas empresas la encontramos en las enormes ventajas que ofrece a todos sus usuarios. En el precio que son capaces de encontrar se desprende la más importante, sin embargo, hay muchas más que merece la pena conocer.

 

Atención personalizada

Si por algo destacan las corredurías, además de por el precio, es por la atención personalizada que realizan a todos y cada uno de sus clientes. Con el objetivo de poder conseguir el mejor precio para ellos, las corredurías trabajan de manera muy estrecha con las principales aseguradores que existen. Esta relación es la que explica que siempre puedan ofrecer las mejores condiciones que existen en el mercado. 

 

Sin embargo, cuando vamos a poder constatar que, efectivamente, la atención es completamente personalizada es cuando nos tenemos que enfrentar a determinados problemas. En el momento en el que tengamos una incidencia, será nuestro asesor el que se encargue de manera personal de resolverla hasta asegurarse de que ha quedado completamente solventada.

 

Agilidad en los trámites

Al igual que ocurre en otros sectores, los trámites administrativos es uno de los pasos más lentos que existen a la hora de contratar cualquier servicios. Las corredurías, sin embargo, se encargan de agilizarlos al máximo y preocuparse porque todo esté preparado para firmar cuanto antes.

 

Se aseguran de que el cliente queda completamente satisfecho antes de cerrar cualquier caso. De este modo, ofrece una experiencia de contratación única.

 

Siempre la mejor opción

Es tarea del asesor ofrecer a sus clientes siempre la mejor opción que existe en el mercado. Además, especialmente en los momentos en los que toca renovar la póliza, será el asesor personal el que se encargue de buscar las mejores opciones de renovación y ofrecer nuevos precios de acuerdo a la situación del mercado.

 

Como cliente, no tendrás que hacer nada para intentar rebajar el precio de tu póliza. Será tarea de tu asesor personal luchar para tratar de conseguir nuevos precios con los que facilitar tu renovación. El trabajo del asesor personal es, entre otras muchas cosas, conseguir que el cliente siempre quede contento y satisfecho con la cuota acordada. 

 

¿Cómo funciona exactamente una correduría?

Como ya hemos comentado en la introducción, la principal ventaja que ofrece el hecho de trabajar con una correduría en vez de con una aseguradora la encontramos en el precio. Las corredurías son completamente imparciales a la hora de ofrecer a los clientes interesados una aseguradora u otra, por lo que siempre ofrecerá al cliente el mejor precio existente en el mercado. Para conseguirlo, son las propias aseguradoras las que tienen que preocuparse por tener unas tarifas competitivas dentro del mercado en el que forman parte.

 

Sin embargo, para ello, es muy importante que como clientes seamos completamente transparentes con la correduría con la que vamos a trabajar. Cuanta más información tengan sobre nosotros y sobre nuestras necesidades, podrás encontrar una oferta que encaje a la perfección con nuestras necesidades.

 

El modo de funcionamiento es muy sencillo. Una vez hemos transmitido cuáles son nuestras necesidades y el tipo de seguro que queremos encontrar, será la correduría la que nos proponga todas las opciones con las que cuenta en su abanico que pueden encajar con nuestra perfil. Una vez explicadas cada una de ellas, es tarea del cliente contratar la que la parezca una mejor oferta.

 

Como hemos podido comprobar, que las corredurías de seguros se hayan convertido en uno de los servicios más demandados entre todos los interesados en contratar un nuevo seguro no es fruto de la casualidad. El buen trabajo que realizan y los beneficios que tienen para los clientes han posicionado a este servicio como uno de los más eficientes. No solo en materia económica, sino también a nivel de calidad de vida.

 

Pese a que son muchas las que podemos encontrar en nuestro país, solo las mejores cuentan con un abanico de ofertas lo suficientemente amplio como para abarcar todo tipo de perfiles. Por ello, conviene confiar únicamente en las empresas con experiencia, capaces de actuar ante todo tipo de contextos.