Sociedad

Reduce el importe de tu factura eléctrica con estos 5 consejos

24/07/2019

Reduce el importe de tu factura eléctrica con estos 5 consejos

Ahorra mucho más y aprovecha mucho más la electricidad de tu casa con estos tips.

 

Con el verano de por medio y los aparatos de aire acondicionado funcionando a pleno rendimiento, las facturas de la luz se disparan en todos los hogares españoles junto con los enfados por tener que pagar tanto a cada mes que pasa. Un pescadilla que se muerde la cola, pero que se puede remediar.

 

Puedes hacer que el importe de tus facturas eléctricas baje mucho si sigues las pautas adecuadas. Empezando por calcular potencia contratada adecuada para tu hogar y terminando por hacer acopio de los aparatos eléctricos adecuados, aquí te vamos a ayudar a que cada fin de mes no sea motivo para asustarte con una buena ristra de tips.

 

¿Quieres ahorrar con nuestros consejos para la factura de la luz? En ese caso, tan solo tienes que seguir leyendo y tener en mente la idea de que vas a conseguir pegarle un buen mordisco al dinero que pagues cada fin de mes.

 

Las cinco claves para ahorrar en la factura de la luz

 

Si de verdad quieres reducir en un buen porcentaje lo que pagas con cada factura de la luz, tan solo tienes que tomar nota de lo que te vamos a explicar a continuación, y por supuesto seguir las indicaciones que damos.

 

Revisa tu tarifa

 

Las compañías energéticas suelen ofrecer muchas tarifas diferentes para cada tipo de consumidor. Así, por ejemplo, en Endesa puedes encontrar opciones como las tarifas horarias, que ofrecen dos horas al día en las que el coste de la luz es completamente nulo, lo que te permite así aprovechar dicha franja para encender todo aquello que más consuma y evitar que se dispare el gasto.

 

Busca entre las opciones que ofrezca la compañía que se encargue de tu suministro energético y decide a partir de ahí. Debes comenzar por dar con el tipo de tarifa que más encaje con tu forma de consumo y, a partir de ahí, seguir con el resto de consejos.

 

Ajusta la potencia

 

Es posible que tengas contratado un nivel de potencia que no te sea necesario en absoluto. Las franjas habituales de las empresas eléctricas van desde los 3 kW hasta los 8,05 kW en función del tamaño de la vivienda y del equipamiento con el que se cuente.

 

Es muy probable que en tu casa tengas contratada una tarifa de 5,75 kW o muy cerca de ello, como también es muy probable que estés pagando más de lo que deberías. Te recomendamos bajar a los 4,6 kW o incluso comprobar si no es mala idea descender a los 3,45 kW. Ahorrarás muchísimo.

 

Desenchufa cuando no uses

 

Te parecerá mentira, pero los electrodomésticos y aparatos que permanecen enchufados aun estando apagados abarcan un 10% del consumo mensual en tu factura de la luz. Tienes que normalizar y convertir en un hábito el desenchufar todo aquello que no se esté usando para poder recortar en este gasto.

 

Evidentemente, hay aparatos en los que no se puede hacer eso, como es el caso de los frigoríficos y los congeladores; pero con la inmensa mayoría sí que se puede hacer, y lo notarás.

 

¡Cambia las luces!

 

Muchos seguimos usando las mismas bombillas que se utilizaban hace más de una década, y no hay peor error que ese. En los últimos años han aparecido en el mercado bombillas LED e inteligentes con un nivel de consumo muy por debajo de lo habitual. De hecho, las hay que consumen unos 15 W y consiguen una capacidad lumínica igual a las de las antiguas de 60 W.

 

Ya puedes ver que la diferencia es cuatro veces más grande, y que el ahorro por tanto será también cuatro veces mayor.

 

Electrodomésticos más eficientes

 

La eficiencia de los electrodomésticos es otro de esos campos que más se pasan por alto, y en los que más erramos al ignorarlos. La mayoría de aparatos modernos han mejorado exponencialmente su rendimiento, ofreciendo las mismas o mejores calidades a cambio de consumir mucha menos energía.

 

Fíjate en las etiquetas de eficiencia cuando vayas a comprar un nuevo electrodoméstico y escoge siempre aquellos que tengan valores más altos. A la larga lo agradecerás.

 

Con todo esto, tienes material más que de sobra para poder ahorrar cada mes con tus facturas de la luz. Te hemos dado unas pautas bastante sencillas, que no requieren hacer un gran esfuerzo y que te van a dar buenos resultados tanto en el corto como en el largo plazo.

 

No tienes que renunciar a ninguna calidad para conseguir un buen ahorro al pagar la electricidad de tu casa. Olvídate de la idea de hacer sacrificios, pero mantén la de tener que cambiar ciertos hábitos, porque eso sí que será completamente necesario.