Sociedad

Las búsquedas en internet sobre salud, precauciones y consejos

29/07/2019
Foto del avatar

author:

Las búsquedas en internet sobre salud, precauciones y consejos

En este país, a pesar de no levantar cabeza en lo que a economía se refiere, de estar constantemente invadido por noticias sobre corrupción política, problemas sociales como el paro, el cambio climático y catástrofes medioambientales de todo tipo, la salud sigue siendo una de las principales preocupaciones de los españoles, como así demuestran en sus búsquedas por internet.

Cada vez que estornudamos, nos engollipamos, nos duele la cabeza o la espalda, nos sale algún eccema en la piel… hacemos una consulta a Google y tratamos de averiguar por nosotros mismos cuál es el mal que nos aqueja, entrando en páginas webs que, en ocasiones, nos ofrecen una información en exceso alarmista, que nos preocupa y asusta, y en otras nos lleva a consumir algún producto, que en realidad poco o nada tiene que ver con nuestro problema y no resultará nunca una solución.

Este es el principal problema de las webs de salud, que las hay confiables y otras que solo tratan de vender algún producto elevando los niveles de temor y ansiedad en los usuarios. Por lo tanto, cabe hacerse una pregunta: ¿Cómo diferenciar una página online de salud buena, es decir, confiable, de otra que no lo es?

Elementos a tener en cuenta para acertar con una web de salud

Según los expertos, para saber que estamos ante una web dedicada a la salud en la que podemos depositar nuestra confianza, esta debe seguir los siguientes parámetros.

Los autores

Los autores de los textos y de la información que se vierte dentro de la página deben demostrar que son profesionales cualificados, mostrando sus títulos académicos y experiencia. Debe quedar clara su acreditación, tanto de los autores de los posts y artículos informativos como del propietario de la página y responsable último de la información que ofrece. Deberá quedar claro si la web pertenece a un organismo público o privado, si es un profesional o un paciente con experiencia.

La especialización

Como norma general, serán más fiables aquellas webs de salud enfocadas o especializadas en una enfermedad en concreto, especializadas en el tratamiento de un mal específico, como por ejemplo la web https://www.treatment4herpes.com/, que está especializada en un tratamiento para el herpes. Con la información de esta página que ponemos como referente, podremos encontrar una cura para el herpes de forma sencilla y rápida.

Información siempre actualizada

Las ciencias de la salud avanzan continuamente, aparecen constantemente nuevos métodos, tratamientos, medicinas… que hacen que la información de hace apenas unos años haya quedado obsoleta y, en ocasiones, pueda resultar peligrosa, por lo que hay que estar atentos a este punto en cuestión para no acceder a información que ya no nos es útil. Debe aparecer, por tanto, claramente la fecha en la que se escribió el post, y si la información ha sido revisada y / o actualizada, ofreciendo los datos de los cambios realizados, si llegaron a producirse.

Qué intención lleva la web

Como ya hemos dejado indicado, hay que cuidarse de aquellas cuyo único propósito es vender un producto específico, por lo que deberemos conocer bien su intención o propósito, si es un foro donde se comparten experiencias y consejos o es una web informativa, como por ejemplo eCurae Salud, un blog que nos sirve de ejemplo por sus contenidos, demostrando que su único objetivo es informar y hacerlo bien, ya que sus artículos están firmados por médicos de reconocido prestigio y que además pueden contestar a las preguntas de sus usuarios.

Veracidad

El autor de los artículos que se ofrecen en la web, además de acreditar su formación, deberá referir las fuentes sobre las que se basa el escrito. La página web para ofrecer credibilidad deberá aportar los datos científicos y estadísticos sobre los que se basan sus informes. Recordemos que estamos tratando algo tan crítico y delicado como la salud de las personas, por lo que se deberá demostrar siempre que lo descrito en cada artículo es 100 % fiable o, en su defecto, dejar claro que son investigaciones en vías de desarrollo o que la fuente no es confiable.

En cualquier caso, debe aportar cifras, datos, tablas, figuras y referencias, todo lo que apoye el estudio y la conclusión del artículo y su fiabilidad, diferenciando lo que son opiniones del autor de lo que son hechos contrastados.

Por último, resaltar que la importancia de estas webs dedicadas a la salud está en la información que ofrecen, en ningún caso deben sustituir la visita al médico para que sea este, con una revisión personalizada, quien determine el estado de salud del paciente y, por tanto, su tratamiento. Estas webs solo deben servir como meras guías, consejeros o informadores, no como doctores online.

Y es que cuando buscamos, por ejemplo, información sobre medicinas para buscar alivio a nuestros males, debemos tener en cuenta que este se prescribe según una patología determinada, un estado de salud concreto, y datos referentes a la edad, sexo, condición física, etc., y solo los profesionales de la salud tienen la potestad para ayudar realmente a los pacientes. Repetimos, las webs son meros instrumentos de información, debemos evitar el autodiagnóstico y la automedicación.