Sociedad

Servicios de acompañamiento en hospitales para mejorar la calidad de vida de los pacientes

21/08/2019
Foto del avatar

author:

Servicios de acompañamiento en hospitales para mejorar la calidad de vida de los pacientes

Estar ingresado en un hospital es una experiencia dura para cualquier paciente que no solo sufre el propio paciente. En el mejor de los casos, si el paciente cuenta con familia cercana o conocidos, esa estancia se hace más llevadera por las visitas constantes, pero en el caso de que esto no sea así, la soledad actúa en muchas ocasiones como un componente más de la enfermedad, impidiendo al paciente una pronta recuperación.

En muchos hospitales y clínicas de salud, cuando las estancias son duraderas: enfermedades infantiles, dolencias terminales… los propios centros cuentan con personal suficiente para mantener siempre una vigilancia constante que sirve como acompañamiento.

Un ejemplo, los niños ingresados en áreas de oncología, cuentan con salas especiales para pasar tiempo de juego en el hospital, pues si es duro para un adulto estar ingresado por enfermedad, ¿qué no sentirán los pequeños cuando pasan días y días sin poder salir del centro?

Los servicios de acompañamiento, con especial interés al acompañamiento nocturno

Para poner freno a esas situaciones, muchas empresas de servicios sanitarios y de salud cuentan con un servicio de asistencia que consiste en el acompañamiento nocturno en hospitales.

mSoluciona Goya es una de esas empresas que ofrece servicios especiales de asistencia hospitalaria en Madrid con especial énfasis en el acompañamiento nocturno en hospitales, así como cuidadores de enfermos en los hospitales de la capital. Entre las dedicaciones de este personal se incluyen el acompañamiento y la inclusión de informes detallados sobre lo que ocurre durante el servicio, todo ello realizado por profesionales habituados a trabajar en turnos de noche en hospitales y con precios adaptados a las necesidades de cada paciente.

Las noches en los hospitales son muy duras para los pacientes que han de permanecer en estos centros. Los familiares de estas personas se ven en muchas ocasiones imposibilitados de acompañar a sus seres queridos y optan por delegar esta “responsabilidad” en manos de otro.

Esto no significa que dejen de lado a la persona mayor o necesitada de cuidados, sino que el hecho de estar haciendo lo mejor para él es beneficioso para los dos, tanto en cuidados como en descanso.

Un nuevo servicio sanitario adaptado a la nueva realidad de la sociedad

Los servicios de acompañamiento nocturno en hospitales, la ayuda a domicilio e incluso los servicios de acompañamiento doméstico aparecen con fuerza en el contexto actual porque son una forma de responder a una demanda de la sociedad.

Hasta hace unos años, o unas décadas, las tareas de cuidado de personas mayores se entendían como algo propio del ámbito doméstico. La idea de familia se entendía como un núcleo en el que, en primer lugar, los padres deben cuidar de los hijos, y en el futuro, esta relación de cuidados se invertía.

A día de hoy, cada vez son más personas las que no pueden hacer frente a esta relación familiar o no se sienten cómodas con ella, optando por una “externalización” de estos servicios.

Muchas personas que en la actualidad cuentan con una edad comprendida entre 50 y 60 años se hacen a la idea de que, cuando alcancen su etapa más madura, cuando ya sobrepasen la jubilación, no van a poder depender de sus hijos para sus cuidados.

Esto, insistimos, no es una muestra de que haya menos relación de amor y cariño en la familia, sino que los tiempos han cambiado y todos nos hemos vuelto más independientes y autónomos.

En el caso del acompañamiento hospitalario, son los propios pacientes los que demandan un servicio de este tipo, pues se mantienen acompañados y cuidados por profesionales y no sienten estar rompiendo las rutinas de sus familiares, cada vez más sujetas a imposiciones laborales, apuros económicos y horarios caóticos sin apenas tiempo libre.

Los servicios de acompañamiento hospitalario entran dentro de esa rama de ocupaciones relacionadas con la población más adulta, la que merece vivir sus últimos años de vida en plenas condiciones de dignidad.

En un país tan envejecido como España, con una tasa de natalidad tan baja, el sector del empleo relacionado con los cuidados a personas mayores está en pleno auge, de modo que servicios como los comentados pueden ser una buena alternativa en el mundo laboral.