Sociedad

Luchando contra las estaciones, la odisea de mantener un bar a flote

octubre 28, 2019
Israel Guerra

author:

Luchando contra las estaciones, la odisea de mantener un bar a flote

Los últimos años han dibujado un panorama tan particular como preocupante para el sector de la restauración. España ha ganado en apertura de restaurantes, registrando un creicmiento constante en los últimos años, con un total de 277.000 locales de comida y bebida abriendo sus puertas tan solo en 2018. Una cifra alentadora para la hostelería, pero que esconde detrás de sus abultados números un dato más peligroso: cada vez se abren menos bares, y los que hay, empiezan a cerrar.

El margen de crecimiento de bares está desacelerando. En 2018 las aperturas se redujeron en un 0,4%, suponiendo un total de 184.430 establecimientos abriendo sus puertas. Es cierto que puede parecer algo optimista, ya que hablamos de cerca de 200.00 locales nuevos y negocios, lo que implica contrataciones y enriquecimiento del empleo; pero la competitividad y los cambios de tendencias entre los consumidores les están complicando mucho las cosas a los dueños de los bares.

Complicación que se extiende no solo a estos negocios, sino también a restaurantes, cafeterías y todo ese abanico de negocios que tienen que ver con la alimentación y la gastronomía. ¿El motivo? El exceso de presencia en el sector servicios. España es un país donde el turismo tiene un poder impresionante, y eso hace que cada vez más empresarios vean en este terreno un campo fértil para el negocio; no obstante, cuando la tierra se explota demasiado, se esteriliza, justo lo que está sucediendo con el sector.

¿Qué pasa con la gastronomía en España?

Analizar el foco del problema es algo que requiere contemplar todo el paisaje escrutando cada pequeño detalle, pero hay varios factores que parecen dejarlo bastante claro. Asesorías como MQR Soluciones, asesoría gastronómica especializada en la hostelería, llevan años sirviendo al sector y apoyando la apertura de nuevos negocios, como también ofreciendo asistencia durante todos sus años de vida para garantizar un buen desarrollo. Su labor es buena, y de hecho ha demostrado su capacidad salvando más de un negocio, pero no todos pueden contar con un apoyo como ese.

Y ahí es donde se empieza a ver el problema. Muchos de los propietarios de restaurantes, bares o cafeterías carecen de una buena labor de asesoramiento, y eso provoca que acaben siendo devorados por una competencia tan voraz como experimentada. Como decíamos, España es un país donde el sector servicios juega un papel crucial, lo que implica que ya haya mucho profesional dentro de él y que, cada nuevo que intenta entrar a jugar al campo, se tope con un terreno totalmente amurallado.

Ya hay mucho negocio abierto en el sector, y eso provoca que cada nuevo bar o restaurante lo tenga más complicado que el anterior. El público cada vez quiere algo más concreto, y hay que buscar la forma de ofrecer una propuesta diferente, yendo más allá de la competencia a base de precios. La carta tradicional ya no funciona, y eso obliga a buscar soluciones más creativas o caer en el intento.

Falta de asesoramiento

La falta de asesoramiento es uno de los elementos que más influyen en todo este campo, ya que muchos de los propietarios se lanzan a él sin la formación previa necesaria. Abrir un restaurante no significa arrasar, hay que tener en cuenta muchos factores tanto internos como externos, y la mejor forma de no perderse en esa marabunta de información es contando con una buena asesoría. Antes hemos citado el caso de MQR Soluciones, y es uno bastante ilustrativo.

Dicho negocio es conocido por ofrecer servicios como asesoría especializada en el sector de la hostelería, y es que no todas sirven para ayudar en un terreno como este. Es necesario conocer el tipo de consumidor que hay, las condiciones legales existentes, la normativa vigente y cientos de detalles más para ir con paso firme. No todas pueden ofrecer algo así, y contar con un socio de este tipo es fundamental para acercarse más al éxito en un sector tan competido y complicado como es este.

Ayudan a la hora de abrir, asesorando en el trazado del plan de negocios y hasta en el tipo de contrataciones a realizar. Aconsejan antes y después de que el negocio comience a funcionar para asegurarse de que su propietario puede llevarlo a buen puerto. Hay tantas variables a tener en cuenta, desde las fiscales a las contables, pasando por las legales, que su ayuda se convierte en algo esencial para que el establecimiento pueda funcionar.

Por eso este tipo de figuras han ganado presencia e influencia en los últimos años. Puede que el sector de la hostelería siga creciendo, como bien reflejan las estadísticas, pero lo importante es que logre mantenerse. Quienes lo logran es porque saben lo importante que es tener un buen asesoramiento en todo momento, porque recurren a equipos profesionales para ayudarles en sus labores.

Comentarios