Sociedad

La madera sostenible

11/11/2019

La madera sostenible

Antaño todas las casas tenían los suelos de madera, así como las puertas y casi todo el escaso  mobiliario que había en las habitaciones. Con los años, los suelos de este material cayeron en desuso, al contrario de las puertas de madera para interior, y se empezaron a utilizar otros materiales más duros como las plaquetas o baldosas, aún siendo mucho más fríos. Desde hace unos años, se está volviendo mucho a la madera, sobre todo en forma de tarima, ya que resulta más cálida.  

 

Como ha sido mencionado,  la madera es la base de un hogar, casi todo el mobiliario está fabricado con ella: armarios, mesillas, cómodas, camas, mesas, sillas o puertas. Además, hay muchos tipos de maderas, unas de mejor calidad que otras, y en la actualidad muchos de los muebles que compramos, o que nos intentan vender, como hechos de madera no lo son, de ahí que sean más baratos, pero también peores. La madera es un material muy noble, resistente, cálido, agradecido y acogedor, por ello se utiliza para infinidad de cosas a la hora de la construcción o remodelación de una casa. Cada árbol del que se extrae ofrece un color, textura o cualidades particulares e inconfundibles, diferenciando de este modo el material empleado, por ejemplo, en las puertas de madera para interior o exterior dependiendo del uso que se le vaya a dar.

 

Se trata de un material renovable y, amparándonos en eso, abusamos de él y no nos preocupamos por las consecuencias que tiene la tala indiscriminada de árboles. Hay que ser conscientes de que no solo se consume madera como material de construcción, sino que mucha desaparece a causa de las bagas de incendios, los usos agrarios o industriales. Por ello, en la actualidad extraer la madera tiene que seguir un proceso responsable debido a los altos niveles de contaminación y a los efectos del cambio climático que se está experimentando en todo el mundo. Esto no es ninguna cábala, es real, todos vemos como las estaciones han cambiado drásticamente, el nivel del mar ha aumentado y los polos se están derritiendo. Si queremos controlar y ralentizar este proceso, debemos hacer un uso más responsable de ella y, de hecho, ya existe una iniciativa, sobre todo por parte de los principales proveedores y superficies comerciales, que buscan que seamos conscientes de nuestros actos y que la utilicemos de forma responsable. Estos se encargan de promover el uso de la madera sostenible.

 

¿Qué es la madera sostenible?  

 

Es madera normal y corriente, pero la diferencia es que está certificada, es decir, cuenta con un sello que nos garantiza que proviene de bosques o zonas arboladas que están cuidadas y gestionadas adecuadamente, tanto en lo que respecta al ámbito medioambiental como en el económico. Además, este tipo de certificados nos asegura que las personas que trabajan extrayéndola y manipulándola no son explotadas y que cuentan con unas condiciones laborales dignas. Al final, todo son ventajas y beneficios para todos.  

 

Hay dos certificados distintos y oficiales que nos podemos encontrar: el FSC y el PEFC. Ambos tienen un ámbito global e intentan promover un desarrollo sostenible en todo lo que envuelve a este material y esta industria y, al mismo tiempo, garantizar al consumidor que está comprando madera real y proveniente de ámbitos bien gestionados.  

Otra forma de conseguir puertas de interior en madera u otros muebles es reutilizándola, darle una segunda vida. Un ejemplo claro de esto es el reciclaje de los palés que utilizan cada día las empresas para transportar sus mercancías. Muchas veces los podemos encontar junto a los contenedores y estos se pueden convertir en sofás, mesas, camas, estanterías o cualquier mueble. Además, estamos hablando de un material duradero y agradecido que si es tratado con cuidado y mimo puede ser eterno, tanto si estamos hablando de interiores como de exteriores.  

 

Está claro que es un material en boga y actualmente los diseñadores la utilizan mucho, existiendo entonces varias tendencias significativas:  

 

  • El estilo nórdico o escandinavo que es totalmente natural, sin muchos adornos y en el que este producto es el protagonista.  
     
  • Madera raw, es decir, cruda. Este estilo intenta presentarla de la manera más natural, sin mucho tratamiento y con las vetas a la vista. Hace un par de años que se puso de moda y aún lo sigue estando.  
     
  • Madera oscura de nogal, wengué o ébano. Estos estilos son utilizados cuando se quiere obtener un resultado mucho más sobrio y elegante. Cada vez se ve en más sitios.  
     
  • Madera negra para utilizar en las cocinas en contraste con las paredes y encimeras blancas y así además no se pone fea por el humo o la grasa. También es habitual que algunas puertas de interior en madera se hagan con este tipo cuando se quieren disimular o hacerlas pasar desapercibidas.