Sociedad

Guía para comprar un coche usado por Internet

18/02/2020

Guía para comprar un coche usado por Internet

Cuando nuestro auto tiene unos años y empieza a dar problemas, tal vez debemos empezar a pensar en cambiarlo, sobre todo si las averías empiezan a reproducirse y no hacemos otra cosa que llevarlo a reparar.

 

Es entonces cuando nos invaden las dudas. Desde luego, comprar un auto nuevo puede ser la mejor de las soluciones, pero nos está frenando el alto precio a pagar, cuando tal vez podamos encontrar un auto usado que esté en perfectas condiciones de uso o con poco kilometraje. Pero, con autos usados, también puede surgir otras dudas: ¿es mejor dirigirse a un concesionario o es mejor comprarlo directamente a un particular? Vamos a analizarlo.

 

Por qué comprar un auto de segunda mano

Seguramente a todo el mundo le gustaría poder comprar un coche nuevo y, a poder ser, del modelo que más nos guste, pero cada uno tiene sus circunstancias personales y, sobre todo, económicas, que impiden poder hacerlo. Comprar un auto usado es una buena opción, puesto que su precio va a ser inferior al de un vehículo nuevo.

 

En general, también los impuestos que paga un coche de segunda mano también son más económicos, porque el coche tiene menos valor y ya está matriculado. Esta compra puede hacerse a un concesionario oficial o a un particular. Utilizar la segunda opción puede ser muy ventajoso, puesto que también nos ahorraremos el sobreprecio que muchas veces le pone el concesionario al auto.

 

La revolución del mercado de autos usados

Las nuevas tecnologías han significado muchos avances en muchos sectores, y el de los autos usados no es ajeno a ello. Uno de los aspectos más positivos ha sido la llegada de los denominados marketplaces, en donde usuarios particulares ponen a la venta sus vehículos a otros particulares.

 

Esta nueva modalidad de venta tiene, sin lugar a dudas, muchas ventajas. Entre otras, que el vendedor puede sacar un mayor rendimiento al precio de venta, a la vez que el comprador también ahorra una cantidad interesante, al no tener que pagar los importes que, muchas veces, piden los concesionarios o las tiendas de autos usados.

 

Cómo comprar un coche usado a un particular

Lo primero que tendremos que hacer es consultar páginas de venta de autos usados en México. Puedes consultarlas de otros países, pero recuerda que deberás importar el coche, pagar los impuestos, matricularlo, etc. y ello va a suponer un extra al precio de tu coche, algo que debes valorar si es muy alto.

 

Por otro lado, si el precio es excesivamente bajo, debes sospechar, pues puede tratarse o bien de un fraude o bien de un auto que ha sufrido una avería grave que compromete seriamente su funcionamiento. En cualquier caso, investiga bien antes de entablar comunicación con el anunciante. El momento más delicado es el pago: no lo hagas si no tienes en auto aún.

 

Una vez localices aquellos autos que te interesan, es conveniente que hables con su propietario y que te explique el uso que le han estado dando. Saber, por ejemplo, qué miembro de la familia lo ha utilizado y cómo lo ha hecho es importante. 

 

También debes saber con exactitud la edad que tiene el auto y su kilometraje. Puedes hablar con tu mecánico de confianza para que te explique qué revisiones debiera haber pasado, para luego hablarlo con el propietario. Si detectas que no se ha hecho un mantenimiento correcto, debes descartar ese auto, pues seguramente te dará problemas.

 

Revisión visual y mecánica

Una vez que has confirmado que el auto ha seguido las rutinas de taller necesarias y oportunas, deberás quedar en tu taller de confianza con el propietario para realizar una revisión exhaustiva. Lo primero de todo, revisa bien los posibles golpes y el estado de la pintura. Hazlo desde todos los ángulos y también aléjate y observa el auto con detenimiento, por si notas diferentes tonos en la pintura que te hagan notar que ha recibido un golpe y se ha tenido que volver a pintar.

 

Revisa también los bajos: agáchate y vigila si hay óxido en los bajos. En zonas cercanas al mar esto puede ser muy habitual. También debes revisar el habitáculo y, con el motor en marcha, revisa que todos los botones y mandos funciones como corresponde.

 

Finalmente, abre el capó y que tu mecánico revise que todo está correcto y en orden. Revisa los niveles de aceite y fíjate en la tornillería: su hay marcas evidentes de manipulación es posible que el auto haya necesitado alguna reparación importante.

 

También es necesario probar el vehículo en ciudad y en carretera, ver cómo responde ante una situación convencional de tráfico y también cómo reacciona en carretera. Si estás contento con su funcionamiento y todo lo revisado es correcto, tan sólo te quedará pactar el precio y llevar a cabo todo el papeleo.