Internacional

El ejército brasileño se muestra dispuesto a destituir a Bolsonaro

30/03/2020
LaRepublica.es

author:

El ejército brasileño se muestra dispuesto a destituir a Bolsonaro

Un día después de que los ministros del gobierno brasileño le pidieran a Jair Bolsonaro que se abstuviera de opinar sobre el coronavirus, y que no restara gravedad de la pandemia, ya que estaba creando una falta de coordinación en el Gobierno, el presidente brasileño salió a la calle a hablar con los comerciantes, “he estado hablando con la gente, ellos quieren trabajar, no quieren quedarse en casa”, dijo.

Los militares están preocupados y ya han expresado su apoyo al vicepresidente, el general en la reserva Hamilton Mourão, en caso de que surja una situación en la que Jair Bolsonaro se enfrente a un proceso de destitución, un final muy frecuente para los presidentes brasileños.

El ministro de Salud de Brasil, Eduardo Mandetta, no ha perdido la oportunidad de reforzar la importancia del distanciamiento social de los brasileños, pero estas advertencias no han impedido que el presidente, Jair Bolsonaro, visite los mercados en Brasilia este domingo, creando grupos de personas. Sobre el virus, dijo: “Vamos a tener que enfrentarlo como un maldito hombre. No como un niño asustado”.

“A veces, demasiada medicina se convierte en veneno ”, dijo Bolsonaro a un vendedor. A pesar de haber declarado el estado de alarma, el Presidente se ha resistido a tomar medidas más drásticas para detener la propagación del coronavirus, argumentando que la economía no puede detenerse.

Este domingo, Brasil registró el segundo aumento diario más alto en casos confirmados, otros 487 en las últimas 24 horas, según el Ministerio de Salud. Ya hay 3904 personas infectadas, 569 están hospitalizadas y 117 muertes. La mayoría de las muertes (84) y casos (1406) se registraron en el estado de São Paulo, donde el gobernador, João Doria, decretó la cuarentena obligatoria.

El aumento en los casos ha contrastado con las palabras del presidente, quien ya ha caracterizado al virus como una “pequeña gripe”, asegurando que quien se queda en casa es un “cobarde”. El Ministerio de Salud, por el contrario, aconseja a los brasileños que se aíslen socialmente, evitando todo contacto innecesario. Además, las críticas de Bolsonaro a los gobernadores que promulgaron medidas de aislamiento social han obstaculizado la coordinación entre las autoridades federales y estatales.

La discrepancia entre el discurso del presidente y las medidas del ejecutivo, como el cierre de las fronteras, está enviando mensajes confusos y obstaculizando las acciones sobre el terreno, con la justicia brasileña suspendiendo los decretos presidenciales .

Las Fuerzas Armadas temen que el manejo de Bolsonaro de la crisis pandémica conduzca a un aumento exponencial en los casos de coronavirus, causando el colapso de los servicios de salud y miles de muertes. Los representantes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea creen que este escenario debilitará la popularidad del presidente, lo que conducirá a un escenario de destitución. Es por eso que se reunieron esta semana con el vicepresidente para expresar su apoyo en caso de que eso ocurra, dice El País.