Salud

Síntomas que evidencian que necesitas acudir al psicólogo

15/05/2020

Síntomas que evidencian que necesitas acudir al psicólogo

Hay épocas complicadas en las que no te encuentras bien contigo mismo y piensas si realmente deberías acudir a un psicólogo, pero finalmente acabas desechando esta opción por puro convencimiento de que no lo necesitas, cuando en realidad, su apoyo sería de gran ayuda para superar un momento de dificultades.

Por muchas situaciones y momentos de dificultades que nos toquen vivir, donde lo mejor para nosotros sería recibir ayuda psicológica de un profesional que pudiera ayudarnos a superar nuestras adversidades, la realidad es que dar el paso y decidirse a ir al psicólogo es un proceso complicado, cuando en realidad debería ser todo lo contrario.

De la misma forma que cuando nos duele el oído vamos al otorrino, o cuando nos duele la boca pedimos cita en el dentista, cuando estemos pasando por una etapa psicológicamente complicada deberíamos acudir al psicólogo, ya que ésta es la única manera realmente de poder dejar nuestros problemas atrás y superarlos de una vez por todas.

Aún así, la gran mayoría de personas nos mostramos reticentes ante la idea de recibir ayuda psicológica, ya sea porque le quitamos importancia al problema, porque estamos convencidos de que podremos superarlo sin ayuda de nadie, o simplemente, porque tenemos miedo o sentimos vergüenza de ponernos en manos de un profesional.

Ante esta situación, un psicologo en Torre del Mar nos puede indicar aquellos síntomas o situaciones que evidencian que una persona debería acudir al psicólogo, con el objetivo de concienciarnos y convencernos de lo beneficiosa que puede resultar la ayuda profesional en un momento psicológicamente complicado.

Situaciones que indican que debes ir al psicólogo

En la mayoría de casos, cuando una persona valora la posibilidad de ir al psicólogo, significa que necesita ir al psicólogo. Esto se debe a que si realmente ha valorado esta opción, es porque algo no está funcionando como debería o acaba de vivir una situación complicada que requiere de ayuda, encontrando en el psicólogo a su mejor aliado para solventar esta situación antes de que pueda afectar más gravemente.

De modo que si llevas un tiempo que no te sientes bien, que tus preocupaciones no te dejan pensar y que no consigues disfrutar de tu vida, y has pensado en ir al psicólogo, no lo pienses y actúa, será tu mejor decisión.

Los problemas no desaparecen

Tener un mal día o una semana complicada en la que no te sientas bien no es motivo para ir al psicólogo, ya que todos podemos tener malos días y semanas complicadas a causa del trabajo o de situaciones familiares, que por lo general no deberían ir a más.

La cosa cambia cuando esos problemas no desaparecen y se mantienen con el paso del tiempo, afectando directamente a tu vida diaria, sin permitirte rendir en tu día a día, malgastando tus relaciones con los demás, etcétera.

En este caso, cuando el problema es recurrente sí deberías acudir al psicólogo, ya que de lo contrario, corres el riesgo de convertirlo en algo habitual hasta aprender a convivir con él.

No puedes dormir

Madrugas mucho, trabajas todo el día y cuando llegas a casa estás agotado, pero cuando llega la hora de meterte en la cama no puedes dormir, o te despiertas muchas veces a lo largo de la noche. Éste es un claro síntoma de que algo no funciona y que te está afectando psicológicamente, especialmente si se repite en el tiempo.

En este caso deberías acudir al psicólogo cuanto antes, para hablar con total libertad de tus preocupaciones y así poder desahogarte. De lo contrario no solo no te desharás de ese problema, sino que probablemente vaya a más, afectando directamente a tu calidad de vida, ya que estarás muy cansado, hasta que llegue un momento en que ese cansancio sea insostenible y no te permita mantener tu ritmo de vida.