Sociedad

Qué es y cómo construir un jardín oriental

02/06/2020

Qué es y cómo construir un jardín oriental

El mundo de las plantas y jardines es inmenso y ofrece muchísimos beneficios para las personas que se aficionan al cultivo y cuidado de estos maravillosos seres vivos del mundo vegetal.

Plantar, regar, podar y fertilizar cualquier tipo de planta son unas actividades que, además de generar un jardín bonito y llamativo, ofrece relajación, grandes momentos de reflexión y bienestar.

Es por ello por lo que mucha gente se ha aficionado, en los últimos años, a iniciar un proyecto de jardín para su domicilio. Lejos de consistir solo en comprar cuatro plantas en un vivero y colocarlas de una manera más o menos acertada en el terreno, la creación de un jardín precisa de un proyecto, estudio y un largo tiempo de dedicación.

La ‘moda’ de los jardines orientales

Hay muchas formas y estilos que se pueden seguir a la hora de crear un jardín. Lo que está claro es que la cultura oriental ha entrado de lleno en cualquier rincón del mundo y son muchísimos los propietarios de jardines que tratan de imitar la creación de los jardines orientales.

Este tipo de creaciones, que las culturas milenarias de China y Japón han perfeccionado a lo largo de los años, se convierten en completos vergeles en los que encontrar la paz es casi tan sencillo como iniciar un paseo por sus rincones.

Características de los jardines orientales

La creación de jardines orientales está directamente relacionada con la propia cultura japonesa o china.

Se trata, pues, de escenarios naturales que tratan de recrear la naturaleza en estado puro, sin que se perciba la acción del hombre, y donde el agua, las piedras, la madera y las plantas conviven en un equilibrio perfecto que debe trasladarse al interior de las personas que los contemplan.

Y aunque parten de una esencia común, hay diferencias notables entre los jardines chinos y los jardines japoneses. Las estructuras, el tipo de plantas y el tamaño de estos jardines varía dependiendo del tipo de cultura que se siga. Así, se optará por magnolias y bambú, por ejemplo, en los jardines chinos, mientras que los japoneses son famosos por sus cerezos.

En todo caso, estos jardines orientales están pensados para ‘hacer vida’ en ellos. No se trata solo de lugares ornamentales, sino que forman parte de manera muy íntima del día a día de todas las personas: generalmente se trata de espacios en los que meditar, tomar el té, pasear para reconectar con la madre tierra, etc.

Crear un jardín oriental

A la hora de crear un jardín oriental, lo principal es informarse bien sobre las características de este tipo de construcciones.

Una vez decidido el estilo, conviene planear la estructura que tendrá el jardín. Esto es importante porque empezar a crear un espacio con unas limitaciones temáticas tan concretas no se puede elaborar a base de impulsos.

Por último, siempre conviene pedir consejos a profesionales de la jardinería sobre la viabilidad de colocar un tipo u otro de plantas, su disposición y otras dudas cuyas respuestas sirvan para mejorar los resultados.

Con todo ello, en muy poco tiempo se podrá disfrutar de un excelente jardín oriental que será la envidia y el centro de atención de todo el que pueda visitarlo.