Sociedad

¿A qué cónyuge se le atribuye el uso y disfrute del inmueble familiar cuando se produce el divorcio?

03/06/2020

¿A qué cónyuge se le atribuye el uso y disfrute del inmueble familiar cuando se produce el divorcio?

Contratar unos buenos servicios jurídicos de Abogados de familia Barcelona en aquellos casos en los que quiera iniciarse un procedimiento de divorcio es de suma importancia para alcanzar unos resultados satisfactorios.

Uno de los asuntos más espinosos en todo procedimiento de divorcio versa sobre el uso del inmueble familiar a favor de uno de los cónyuges. A continuación pasaremos a explicar qué respuesta ofrece el Código Civil a semejante controversia.

El uso y disfrute de la vivienda tras el divorcio

La primera premisa que hay que conocer llegados a este punto es que, en aquellos supuestos en los que se pone fin al vínculo matrimonial, la disposición del uso de la vivienda familiar siempre se hará velando por el derecho de los hijos del matrimonio, en el caso de que existan. Nuestra legislación atiende siempre al interés superior del menor como causa de especial protección.

Para analizar a qué cónyuge corresponde usar la vivienda hay que atender a la existencia o no de hijos derivados del matrimonio, además de a cuál de ellos corresponde la custodia.

Custodia monoparental

Si no existe acuerdo entre los propios cónyuges será el juez el encargado de dirimir dicha cuestión. El uso del inmueble familiar quedará atribuido, así como los diferentes objetos de uso ordinario que existan en la misma, al cónyuge que cuide de los menores aunque éste no sea el titular del inmueble.

Custodia compartida

Al igual que en el supuesto anterior, si no existe acuerdo entre los propios cónyuges el propio juez será el encargado de resolver la cuestión. En el régimen de custodia compartida es habitual que los cónyuges alternen en el uso de la vivienda, siendo los menores los que permanezcan siempre en ella.

Custodia distributiva

Aunque este modelo de custodia es poco frecuente a día de hoy, es posible que la custodia quede repartida o distribuida entre los dos progenitores, siempre y cuando existan causas que lo justifiquen.

De nuevo deben ser los cónyuges los que intenten llegar a un acuerdo sobre la cuestión, ya que de lo contrario será el juez el que resolverá el conflicto.

El disfrute de la vivienda en estos casos se otorgará al núcleo familiar que necesite mayor protección, procediéndose a la división del inmueble (si existe dicha posibilidad), o estableciéndose turnos rotativos, en aquellos casos en los que no se pueda demostrar la especial vulnerabilidad.

Uso de la vivienda cuando no existan hijos

El Código Civil analiza también esta posibilidad, otorgándole al cónyuge no titular la posibilidad de disponer del inmueble si la situación personal y económica lo aconseja. Para ello, debe existir consentimiento o acuerdo entre ambos cónyuges o, en su defecto, la autorización judicial oportuna.

 

Como puede evidenciarse, la casuística en casos de divorcio es amplia y sumamente compleja. De ahí la necesidad de contar con el asesoramiento experto de una Abogada de divorcio Barcelona para ofrecer al cliente una situación real del asunto en cuestión, y actuar siempre de acuerdo a las pautas establecidas en la ley.