Sociedad

Los orejones se revelan como delicias antivíricas de los deportistas

22/06/2020
Israel Guerra

author:

Los orejones se revelan como delicias antivíricas de los deportistas

La crisis del COVID-19 está siendo una sacudida a la conciencia ciudadana para cuidar la salud y mantener una dieta equilibrada. La población busca hoy, más que nunca, alimentos naturales que tengan propiedades beneficiosas para el cuerpo y la mente humana. Entre ellos, destacan los albaricoques y otras frutas que, una vez que se han deshidratado, tienen efectos sorprendentes. Por ejemplo, los orejones (albaricoques deshidratados) son altamente eficaces para prevenir gran cantidad de enfermedades virales y degenerativas.

Los orejones se revelan como delicias antivíricas de los deportistas y para todas aquellas personas que quieren perder peso, mantener una buena figura, estar jóvenes y vitales. De todos los frutos secos, los orejones de albaricoque son los que contienen mayor cantidad de Vitamina A, que contribuye a la salud de la vista porque evita el desarrollo de cataratas.

Los orejones sirven para prevenir enfermedades de origen viral, degenerativas o tan temidas como el cáncer. Contienen igualmente Vitamina E y un pigmento que forma parte de los carotenoides provitamina A, al igual que la Vitamina B3, que participa en las diferentes fases del metabolismo.

Orejones: hipocalóricos y antioxidantes

El albaricoque en general, y el deshidratado (orejón) en concreto, resulta ser un aliado perfecto para quien quiere hacer dieta. Es uno de los alimentos con menos calorías y más propiedades vitamínicas y antioxidantes.

Para hacernos una idea, basta decir que es necesario comerse cinco albaricoques deshidratados para consumir las mismas calorías que tiene una sola manzana. Contiene una muy elevada concentración de fibra, lo cual lo convierte en una verdadera delicia que las personas a dieta se pueden permitir sin por ello sentir ningún remordimiento o sentimiento de culpa.

Sus propiedades antioxidantes convierten al albaricoque deshidratado en un potente factor “anti-edad”, o antienvejecimiento, por su poder para frenar los procesos degenerativos tanto de las células del cuerpo como de la mente. De ahí que también contribuyen a mantener una buena salud mental.

Los orejones y sus efectos inmunológicos

Los especialistas incluyen al albaricoque y a las frutas deshidratadas en general entre sus recomendaciones dietéticas. Se da la circunstancia de que los orejones reúnen en un solo alimento ambas cualidades.

Si en China consideran al melocotón como el símbolo de la eternidad, por sus propiedades antienvejecimiento (nos referimos al melocotón deshidratado, principalmente), el albaricoque no tiene nada que envidiarle. Es, por así decirlo, uno de los frutos de la “eterna juventud”, y al tiempo es símbolo de salubridad.

Los orejones se revelan como delicias antivíricas, tal como ya hemos mencionado antes, y tiene importantes poderes inmunológicos porque, secos, contienen más betacaroteno que lo que pueden aportar otros alimentos naturales, como las zanahorias. El betacaroteno estimula el sistema inmunológico y facilita la eliminación de los radicales libres del cuerpo, lo que lo convierte en un alimento ideal para combatir toxinas generadas por infecciones, como la gripe, y otras afecciones producidas por virus. Ni que decir tiene la importancia que puede llegar a tener en estos meses de incertidumbre por culpa de la pandemia del COVID-19. Si bien hay que dejar claro que será la ciencia quien determine el verdadero alcance de sus propiedades contra este virus en concreto.

Orejones, hemoglobina y huesos

Más efectos saludables: el albaricoque seco ayuda a mantener buenos niveles de hemoglobina, porque contienen hierro, que es uno de los componentes esenciales de una hemoglobina sana. Asimismo, el hecho de contener este mineral combate y previene enfermedades como la anemia.

Protege los huesos y la piel, asimismo. Una pequeña porción de albaricoque seco concentra elevados niveles de calcio, que resulta ideal para proteger los huesos de enfermedades como la osteoporosis. Y también protege la salud de la piel, debido a su alto contenido de Vitamina C, que favorece su elasticidad.

Es, en resumen, un alimento perfecto para personas que se dedican al deporte y a realizar esfuerzos o actividades físicas intensivas. Pero también es ideal para aquellas personas que, sin ser deportistas, quieran llevar tener una vida duradera y con calidad.