Sociedad

De la estrategia mercadotécnica al recurso de consumo: Los folletos de oferta de tu súper

29/06/2020
Israel Guerra

author:

De la estrategia mercadotécnica al recurso de consumo: Los folletos de oferta de tu súper

Ahorrar, especialmente en los bienes de primera necesidad, es un recurso al que muchas familias recurren desde siempre. Tanto buscando los pequeños vacíos del mercado, en ejemplos como la comida a punto de caducar, como mediante los folletos de oferta de supermercado. Un recurso que, además, encuentra en plataformas como Flyrion un acceso cómodamente online.

Dejando que el bolsillo respire

La economía, especialmente la economía doméstica, es a menudo una constante de altibajos que puede llegar a convertirse en una auténtica pesadilla. Vivir tiene un precio, y como es evidente, es tarea de cada uno cumplir con un cupo económico a final de mes para mantener una vida digna. El curso económico consiste en una rueda cuyo mecanismo exige una retroalimentación constante. Se paga tanto a cambio de un servicio, como de un producto, para que otros reciban dinero y el ciclo continúe. Y, por ello, existen en el flujo del mercado fórmulas para ahorrar dinero mediante recursos como, por ejemplo, ahorrar dinero de la compra con catálogos de oferta online.

Las ofertas que ofrece un supermercado no dejan de ser, en parte, una estrategia de márquetin con la que atraer a más clientes. Al mismo tiempo, alejándolos de la competencia y fidelizando su presencia en la franquicia. Sin embargo, son muchas las personas que, lejos de ceñirse a esa fidelización fanática con un supermercado, hacen uso de estas ofertas para ahorrar una increíble cantidad de dinero. Porque, de hecho, sale a cuenta. Echar mano de este tipo de recursos, como de un folleto Carrefour de ofertas, es también posible vía online. Gracias a plataformas web como Flyrion, que ofrecen un gran catálogo de folletos de oferta de distintos supermercados.

Cabe mencionar, y a fin de evitar el sentimiento de cierta vergüenza que algunos sienten al recurrir a este tipo de ofertas, que ahorrar dinero es lícito bajo cualquier circunstancia. Independientemente del bolsillo, nadie goza de un gran dispendio. Menos aún, cuando se trata de bienes de primera necesidad como lo son los artículos que encontramos en un supermercado. Profundizando en esta oportunidad para ahorrar dinero, existen también algunos supermercados que rebajan el precio de sus productos a punto de caducar. Una opción muy interesante, dado que el producto, simplemente, mantiene su calidad, salvo que su consumo debe efectuarse antes. Pero, sea como sea, aquí lo que cuenta es ese sueño: ahorrar dinero.

¿Cuáles son los motivos de estos catálogos de ofertas?

En muchas ocasiones, los supermercados folletos, como los que ofrece de distintas firmas la antes mencionada plataforma, están sujetos a oportunidades únicas. Hallar un producto en oferta no viene siempre dado por su caducidad o por su novedad en el mercado. A menudo, la razón de dicha rebaja procede de un excedente. Es decir, si una empresa agrícola ha cosechado, por ejemplo, una gigantesca cantidad de un tipo de fruta, sería una tarea prácticamente imposible venderla en su totalidad. Por ello, se establece un acuerdo mediante el que reducir su precio, atraer a más clientes hacia esa fruta y consiguiendo que tanto el consumidor, como la empresa y el súper salgan ganando.

Del mismo modo, y por lo que se refiere a novedad, es posible que las expectativas de una empresa sobre su nuevo producto estén bajo cierta duda. Tomando un ejemplo práctico, una bebida energética con sabor a café, producto que es largamente vendido en países como Estados Unidos, podría no tener demasiada salida en un país como España. Por ello, la estrategia consiste, de nuevo, en resaltar dicho producto de entre el resto anunciando una suculenta oferta. De este modo, y aunque al final esta bebida energética con sabor a café no tenga éxito, el supermercado quizás consiga vender la partida que tenía prevista en el acuerdo con la marca. Y si la experiencia del consumidor no ha sido gratificante, al menos habrá sido poco costosa.

Además, los folletos de oferta de distintos supermercados son una opción inteligente en cualquier época del año. Algunos productos, sean textiles o alimentarios, deben su presencia en el mercado dependiendo de la estación del año. Por ese motivo, y a fin de acelerar su venta, un catálogo de, por ejemplo, Carrefour, comprendido en unas fechas entre junio y agosto para vender ropa veraniega puede ser muy atractivo. De hecho, ese mismo límite de tiempo es también un incentivo para el consumidor, que tratará de adquirir dicho producto lo antes posible y antecediéndose a su liquidación. Recordando en todo caso que el cliente gana.

La deriva de los precios y la necesidad de ahorro

Existe cierto grado de indignación por cierto sector del target potencial de un supermercado cuando éste varía sus precios en un aumento. Dicha medida, aunque sujeta, seguramente, a parámetros ineludibles que desconoce el consumidor, puede convertirse en un impedimento para muchas familias debido al delicado capital del que dispone. Del mismo modo, y a pesar de que un tomate pueda parecer un elemento de la naturaleza que debería ser barato, los productos no nacen de las estanterías del supermercado ni brotan en sus cajas. Para llegar al consumidor, han pasado por muchos estadios que van desde la creación o cultivo de dicho producto, hasta su misma distribución, cuidado, control de calidad e incluso diseño de embalaje.

Con ello, otros recursos de ahorro a los que acostumbra el cliente inteligente es comprar un producto desvinculándolo de su idoneidad. Es decir, y como es evidente, adquirir un ventilador será muchísimo más barato en invierno que en verano. Esto se debe a que, obviamente, las ventas previstas para un producto dependiente de su contexto deben proporcionar un buen aliciente si su compra, en una situación distinta a la esperada, es contextualmente anómala. Cabe mencionar que, principalmente debido a la globalización, es posible comprar un mango en invierno. Pero que, sin embargo, la adquisición de otro tipo de productos será insólita en otra estación del año.

El ahorro es un recurso importantísimo para todo tipo de familias. Retomando el tema de los costes de vivir, todo cuanto nos rodea, de un domicilio, a un transporte e incluso la escolarización precisa de una inversión. Por ello, los folletos de oferta que ofrecen muchos supermercados se convierten en una opción necesaria para quienes, aun a pesar de la firmeza de su esfuerzo, necesitan que su bolsillo respire un poco más. Sobre todo, cuando se trata de bienes de primerísima necesidad y que, gracias a la sencillez de un folleto online, pueden estar más al alcance de todos.