Sociedad

Cómo comprar una vivienda nueva sin un sueldo alto

08/07/2020
Foto del avatar

author:

Cómo comprar una vivienda nueva sin un sueldo alto

En una época en la que la crisis económica y sanitaria ha sacudido de forma considerable a muchos negocios, una de las preocupaciones más habituales en los compradores de vivienda es la relacionada con la solvencia económica. Dudas sobre cómo llegar para comprar una vivienda nueva, cómo pedir una hipoteca o cómo solicitar ayudas son algunas de las más frecuentes.

El primer paso es acceder a un portal inmobiliario que posea un buen catálogo de viviendas de obra nueva. Habitualmente, estos portales, además del los listados de viviendas en venta, aportan gran cantidad de información que facilita la búsqueda y los trámites para que sí se pueda acceder a una vivienda nueva.

Actualmente, gran parte de la población no cuenta con un salario elevado o con un contrato fijo que le facilite el acceso a un préstamo hipotecario. Pero no por ello deben abandonar sus deseos de vivir en el hogar que desean puesto que existen diversas opciones que facilitan el acceso a una vivienda de este tipo.

¿Se puede comprar una vivienda sin tener ahorros?

La respuesta es sí. Y no hay solo una fórmula para conseguirlo: el alquiler con opción a compra, los seguros de crédito hipotecario, una nómina elevada, un avalista sin deuda, y la ayuda de familiares y amigos. Comprar una vivienda nueva tiene múltiples ventajas sobre comprar una de segunda mano y a continuación vamos a detallar cuáles son las posibilidades que tienes a tu disposición para hacer más fácil el proceso de compra de un piso nuevo.

El régimen de alquiler con opción a compra

Este es uno de los métodos para conseguirlo más flexibles para ambos actores en este tipo de transacciones. El pacto consiste en el pago de un alquiler con derecho a compra con el cual el comprador tiene acceso a la posesión de una vivienda en régimen de renta mensual y él propietario consigue dar salida a una propiedad que no logra vender, suponiéndole un gasto extra. Para el dueño de la vivienda esta transacción será ventajosa siempre que no necesite el valor total del inmueble para adquirir otra vivienda. Con este alquiler, tendrá un ingreso constante de dinero, durante el tiempo acordado (máximo 5 años, prorrogable), después del cual se supone que el inquilino ha ahorrado el dinero suficiente para proceder a la compra.

El seguro de crédito hipotecario

Es este un producto financiero que lanzan de forma conjunta bancos y aseguradoras para facilitar la compra de inmuebles. Con este seguro se permite elevar el valor de la hipoteca hasta el 95% del valor de la tasación, por lo que el comprador va a necesitar menos dinero ahorrado para dar la entrada, dinero que puede conseguirse más fácilmente con la ayuda de amigos y familiares en caso de no disponer de ningún ahorro.

Una nómina elevada

En caso de tener la suerte de disponer de un sueldo alto, esto puede ser suficiente para estar en disponibilidad de comprar un piso nuevo sin ahorros previos, ya que existen las llamadas hipotecas 100%, un producto que dependerá del estudio financiero que lleve a cabo la entidad bancaria y que consiste en contratar una hipoteca con el 100% de financiación, lo que implica que no habría que aportar ninguna entrada al inicio.

Un avalista

Si se posee el apoyo de un bien familiar para ofrecerlo como garantía es posible que el banco acceda a cubrir la hipoteca que necesita. Este es un juego de gran riesgo, como cabe suponer, ya que si se deja de pagar, el avalista responde con el patrimonio. Incluso el banco tiene la opción de ir contra el avalista antes que contra el deudor.

Ayuda de la familia

Un préstamo a cargo del resto de componentes de la familia es otro recurso que se realiza habitualmente. De esta forma, se abarca el conjunto del capital necesario para hacer la compra. Esto tiene como posible problema un encuentro con Hacienda, por lo que es conveniente firmar un contrato que establezca claramente que el préstamo es gratuito.

¿Es mejor pedir hipoteca o no pedirla?

La respuesta a esta pregunta se ofrece después de contestar a un breve cuestionario, ya que, en cuestión de intereses, es más rentable que un préstamo personal, por ejemplo. Pero si se puede evitar haciendo uso de algún mecanismo que produzca un mayor ahorro, bienvenido sea.

En cualquier caso, solo hay que pedir una hipoteca si respondemos afirmativamente a estas preguntas: ¿estamos convencidos de que es la casa adecuada? ¿Se ha tasado con un profesional? ¿Está libre de cargas financieras? ¿Se tiene una economía suficientemente segura como para poder pagarla? En este caso, solicitar una hipoteca será la mejor opción.

Las ayudas familiares pueden ser un punto clave

Esta posibilidad, que ya se ha nombrado brevemente en este artículo, será en muchos casos la única tabla de salvación para conseguir el préstamo hipotecario que necesitan.

Como norma general, el comprador debe contar con hasta el 35% del valor de la vivienda que quiere comprar. El 20% del valor que no incluye la hipoteca, más un 10 o un 15% que se llevan los gastos aparejados a la compra. Así mismo, si no se posee el nivel financiero que exigen los bancos para conceder este tipo de crédito, ya sea por nómina baja o poca antigüedad, habrá que recurrir a una garantía extra.

Con un avalista familiar, que aporte la cantidad necesaria para cubrir ese porcentaje o para suplir la falta de una nómina en la que confíen los bancos, la hipoteca podrá ser concedida, incluso sin ahorros por parte del comprador.

Impuestos que se deben pagar al comprar una vivienda nueva

Además de la hipoteca en sí, hay otros gastos asociados a este préstamo, como son la tasación, el notario, el registro, y los impuestos, entre los que se encuentra el iva de la vivienda, que en el caso de ser de obra nueva pueda alcanzar el 10% del valor total. A este IVA, habría que añadir un impuesto más, el dedicado a pagar los Actos Jurídicos Documentados, que lo paga el comprador y cuya cuantía dependerá de cada Comunidad Autónoma.

Teniendo en cuenta todos los factores y entendiendo que comprar una vivienda de obra nueva es más fácil de lo que podía parecer, es la hora de valorar si este es el tipo de vivienda que necesitas.