Sociedad

Educar con el juego, el aprendizaje con las emociones es más eficaz

28/09/2020
Foto del avatar

author:

Educar con el juego, el aprendizaje con las emociones es más eficaz

La forma más eficaz de educar es trabajando las emociones y no hay mejor emoción que la diversión. Por lo tanto, el juego es, sin lugar a dudas, la fórmula perfecta para enseñar

Los psicólogos, educadores y pedagogos se ponen de acuerdo en la tremenda importancia que tiene el juego en el ámbito educativo. Todos al unísono recomiendan implementar técnicas y estrategias en las que se utilice el juego, no solo como apoyo a las clases o en el estudio realizado en los hogares, sino colocarlo como una base funcional en las asignaturas.

El juego está considerado como una herramienta fundamental para fomentar la comunicación. Así mismo, también anima al respeto y a la creación de lazos afectivos entre los alumnos, en el núcleo familiar y en el resto de relaciones sociales.

Aprender matemáticas jugando

La asignatura de matemáticas está catalogada como una de las más difíciles y aburridas por la mayoría del alumnado joven, pero es, a su vez, la que más se presta al juego. Efectivamente, aprender matemáticas jugando es posible. Cada vez más profesionales de la enseñanza aplican juegos a sus clases, demostrando que los alumnos aprenden más deprisa y, además, los conceptos no se olvidan.

Usando conceptos como el razonamiento, la experimentación que acompañan a los juegos, ya sean libres o acompañados en su práctica, la creatividad y el uso de elementos que pueden tocar, manipular, transformar, superar retos… hace que se olviden de que están en clase y se involucren de verdad con el ejercicio y su solución.

Al aprender jugando las matemáticas, el joven alumno tendrá más fácil avanzar en el desarrollo de las habilidades relacionadas con esta disciplina, como, por ejemplo, la lógica, el pensamiento abstracto, el lenguaje, la resolución de problemas, la relación con el entorno, el autoconocimiento…

Un ejemplo, aprender las reglas de los signos matemáticos

El aprendizaje del funcionamiento de los signos matemáticos no es nada fácil, sobre todo para aquellos que están entrando en el fabuloso, pero complicado mundo de las matemáticas. Saber bien las reglas de los signos es fundamental para continuar el aprendizaje matemático, si estos conceptos no quedan bien claros y fijados en la mente de los jóvenes estudiantes, avanzar será mucho más difícil.

Con las tablas, contenidos y explicaciones que sobre este asunto se ofrecen en la página todosignos.com y su guía práctica para entender la ley de los signos matemáticos, este que represente un problema a superar en el curso académico, quedará resuelto y con los conocimientos bien asentados de forma rápida.

La educación divertida también en casa

Aunque la formación y la educación reglada y formal se debe dar en la escuela, el aprendizaje no tiene, ni debe terminar en el aula. El hogar es un lugar excelente para enseñar a los niños cómo funciona el mundo, cuáles son sus leyes y continuar formándolos, mientras se pasa el tiempo con ellos de forma divertida y amena.

Encontrar el tiempo necesario para jugar con los hijos tiene una importancia que pocas veces se calibra. Para los pequeños, pero, para los padres también, los ratos que se pasan en compañía mutua valdrán para toda la vida, pues se estará afianzando la amistad y las relaciones entre padres e hijos para siempre.

Son los juegos de mesa los que propician con mejores resultados esta unión y el aprendizaje de conceptos. Esta forma de jugar se considera de gran valor para seguir avanzando en las materias que se dan en las escuelas, además de ofrecer otros muchos beneficios directos. Existen tantos juegos de mesa disponible que es posible encontrar uno con la materia en la que se quiere profundizar, con los valores que se quiere promover, para las edades apropiadas…

No son pocos los beneficios que ofrecen los juegos de mesa a todos los niveles.

Beneficios de los juegos de mesa familiares

Los Juegos de mesa para niños y niñas ganan en valor e interés para padres, tutores y educadores por la capacidad que tienen para contribuir en la educación y en el desarrollo de los jóvenes.

Entre otros beneficios, los juegos de mesa activan el desarrollo de las capacidades motoras, sensoriales y mentales. Desarrollan la memoria, la concentración, la imaginación y la concentración. Según el nivel y el tipo de juego la incidencia en estos factores será mayor o menor.

También contribuyen a la formación como personas que viven en sociedad, ya que enseñan a resolver problemas, se elaboran estrategias y se toman decisiones. Del mismo modo, se enseña el respeto al compañero y a cumplir normas de convivencia. Favorecen de forma notable las relaciones sociales y refuerzan los vínculos afectivos entre familiares y amigos que participen en el juego.

A nivel personal consiguen avances en los niveles de tolerancia a la frustración, aprendiendo a controlar su ira e impaciencia. Por otro lado, facilitan el descubrimiento de la importancia del trabajo en equipo y del esfuerzo. Refuerzan la confianza en el compañero y la autoestima. Aumentan o refuerzan los conocimientos básicos de lectura, operaciones matemáticas, vocabulario, asociación de ideas y conceptos… Además, potencian la creatividad, la imaginación y el ingenio.