Sociedad

La Ley de Segunda Oportunidad es una salida financiera a las deudas

05/10/2020
Israel Guerra

author:

La Ley de Segunda Oportunidad es una salida financiera a las deudas

La Ley de Segunda Oportunidad se ha elaborado pensando en las personas físicas, las familias y los profesionales autónomos que no pueden hacer frente a las deudas que contrajeron en época de bonanza económica. Permite la refinanciación del total de la deuda para poder hacerle frente, el perdón parcial o incluso la exoneración de todas ellas, pudiendo empezar de cero una actividad comercial

Aquellas personas físicas, familias o empresas que se ven agobiados por las deudas y no saben qué hacer, pueden encontrar en la Ley de la Segunda Oportunidad una buena salida. Anteriormente, a esta ley solo se podían acoger las personas jurídicas o empresas para pedir la exoneración o el perdón de sus deudas. Sin embargo, en la actualidad, los particulares, familias o autónomos también pueden acogerse a ella si le es imposible hacer frente a las deudas contraídas en el pasado.

¿Cómo puede acogerse alguien a la Ley de la Segunda Oportunidad?

Lo primero que se ha de hacer si no se tiene capacidad real para pagar las deudas y quiere acogerse a esta ley es contratar a un abogado especialista en Derecho Financiero para la tramitación de todo el proceso. Estos abogados están especializados en ley de segunda oportunidad, así como en la cancelación de deudas de tarjetas revolving, préstamos y otros acreedores, y poder empezar de cero, libre de cargas.

La contratación de estos profesionales es estrictamente necesaria, ya que, si bien es cierto que la ley ofrece muchas soluciones para el deudor, no se puede llegar a ellas sin el asesoramiento de un experto en la materia. Este profesional analizará la situación financiera de cada caso en particular y estudiará las mejores soluciones.

¿Cuánto cuesta el servicio de estos abogados?

El servicio de abogados al deudor no debe verse como un gasto más, sino como una inversión que permite salir de una situación financiera complicada y seguir adelante. Además, existe la posibilidad de que se consiga el perdón total o parcial de la deuda, con lo que se recuperaría con creces el dinero que le cueste el abogado.

Conscientes de las dificultades financieras que pasan los clientes que se acogen a esta ley, en asesority.com ofrecen facilidades en los pagos con unos honorarios muy ajustados. Todo el proceso lo llevan a cabo por sólo 100 € al mes en 19 cuotas, que incluye el trabajo de un equipo de abogados especializados en la Ley de segunda oportunidad.

Además, mientras dura el procedimiento, la Ley de la Segunda Oportunidad establece que el deudor no debe pagar a sus acreedores, se paralizan los intereses y no se pueden interponer procedimientos judiciales contra él. Este es el modo en que la ley facilita que el deudor pueda pagar a sus abogados, así como el notario y los aranceles del mediador o administrador concursal, que son los gastos mínimos necesarios para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad.

Reclamar los intereses abusivos de las tarjetas revolving

Las tarjetas de crédito están presentes en el día a día de las familias, autónomos y pequeñas empresas españolas, pues los salvan de situaciones complicadas. Sin embargo, en ocasione, los intereses que cobran los blancos son desproporcionados. Es el caso de las tarjetas revolving. Contar con un buen equipo de abogados hará que se consiga llevar a buen puerto las pertinentes demandas que se realicen sobre estos casos de abusos.

En muchas ocasiones, con la reclamación de intereses tarjetas revolving, se cosigue recuperar los intereses pagados y en algunos casos con ese dinero se pueden cancelar otras deudas y evitar tener que solicitar la Ley de segunda oportunidad.

¿Qué es una tarjeta revolving?

Para aquellos que desconozcan la terminología, una tarjeta revolving es un tipo concreto de tarjeta de crédito que aplaza automáticamente el pago de todas las compras que se realizan con ella. Este pago a plazos lleva aparejados uno intereses que se consideran abusivos.

Se trata de un producto financiero muy atractivo para los consumidores, a pesar de los altos intereses, ya que habitualmente se está acostumbrado a vivir por encima de las posibilidades económicas reales. Del mismo modo, si se presenta un mes especialmente complicado de apuro financiero, estas tarjetas representaban una salida rápida y cómoda.

El hecho es que han ganado en popularidad en los últimos años, y los bancos las ofrecen con bastante facilidad, ya que las entidades las colocan con un interés altamente lucrativo.  Los tipos de interés de estas tarjetas oscilan entre el 20 y 29 % TAE, lo que los convierte en usureros y por este motivo se pueden reclamar.

Afortunadamente, con la aplicación de la Ley de 23 de julio de 1908 de Represión de la Usura, los abogados expertos de asesority.com pueden reclamar a las entidades bancarias para que sus clientes recuperen este dinero.

Principales inconvenientes de estas tarjetas

Los inconvenientes que presentan las tarjetas de crédito revolving son, además de los intereses abusivos, que son productos poco transparentes, y violan la Ley de Condiciones Generales de Contratación y los requisitos de transparencia. Al no respetarse los derechos de los consumidores, estos están en su derecho de hacer las pertinentes reclamaciones.

Por último, cabe resaltar que los usuarios de este tipo de tarjetas de créditos caen en una espiral de endeudamiento que les obliga a pagar intereses mes tras mes, sin posibilidad de recuperación.