Sociedad

En qué características debes fijarte al elegir ropa premamá

05/11/2020

En qué características debes fijarte al elegir ropa premamá

Acabas de recibir la maravillosa noticia: en unos meses traerás a una nueva vida a este mundo. Se trata de un momento mágico que debe ser disfrutado al máximo, así como planificado, lo cual conlleva adquirir varios productos. Uno de los más importantes es la ropa premamá.

A día de hoy el catálogo es inmenso, por lo que tal vez pases por alguna dificultad a la hora de escoger los modelos que más te convengan. En ese caso no dudes en prestar atención a las próximas líneas, puesto que describiremos aquellas características que mayor trascendencia tienen.

Antes de adentrarnos en ellas conviene mencionar el momento en el que suele ser necesario comprar ropa premamá. Aunque no hay una cifra exacta, generalmente acostumbra a rondar los cuatro meses desde el instante en el que se produjo el embarazo.

Será entonces cuando la ropa que antaño se utilizaba dejará de servir, sobre todo por apretar en exceso, lo cual supone un perjuicio para la circulación sanguínea de la madre. Por ende, pasa a la acción y adquiere los productos que hagan gala de los siguientes aspectos tan positivos.

Diseño bonito 

Si bien es cierto que otros factores como los que detallaremos más adelante son de suma trascendencia, no puede pasarse por alto el factor visual. El motivo es claro: la mujer necesita sentirse a gusto consigo misma, lo cual en ocasiones es complicado durante el período de gestación tal como indican los psicólogos especializados.

Tobillos hinchados, varices y otros contratiempos pueden dar pie a que la gestante pierda un poco de autoestima. Recuperarla no es complicado si se viste con ropa premamá que sea bonita, preferiblemente de la nueva temporada, aunque buscando en outlets también es posible dar con prendas de lo más llamativas a la par que atractivas.

Con tal de que te sientas lo mejor posible, es aconsejable que el estampado –en caso de que lo tenga– guarde relación con la estación del año actual. Por ejemplo, un motivo de hojitas marrones encima de una textura de color beige queda especialmente bien en la estación actual: el otoño.

Por otra parte, no te olvides de que la ropa premamá también debe combinar con el resto de prendas, accesorios y complementos. Solo así quedarás cien por cien satisfecha con la apariencia que tendrás, olvidando la posible vergüenza que sentirías en caso de acudir a un lugar público.

Comodidad 

Por muy bonita que sea la ropa premamá, acabará cayendo en desuso si no hace gala de una exquisita comodidad. Desafortunadamente se trata de una característica que antaño solo se podía comprobar tras adquirir el producto en cuestión.

Hoy en día, gracias a Internet, ya no es necesario arriesgar y tener que recurrir a posibles devoluciones en un futuro. Basta con consultar las opiniones de otras madres que, a lo largo de su gestación, decidieron adquirir determinadas prendas de mayor tallaje para ir lo más cómodas posible.

Ya de por sí la confortabilidad se convierte en una característica clave a lo largo del día. Aun así, adquiere si cabe una mayor relevancia a la hora de dormir, momento en el que ciertas mamás pasan por serias dificultades.

Algunas de ellas incluso se ven obligadas a dormir con las piernas en alto haciendo uso de un cojín o de cualquier otro sistema elevador, ejemplificándolo un somier articulado. De esta manera les mejora la circulación sanguínea que, precisamente, suele empeorar debido a la ropa apretada tal como hemos visto en párrafos anteriores.

Si al dolor del tronco inferior le añadimos la incomodidad provocada por la ropa, el insomnio tarde o temprano acaba haciendo acto de presencia. Evitarlo está en tus manos: compra prendas que realmente sean cómodas para dormir, por ejemplo un pijama de un par de tallas más respecto a la que utilizas habitualmente.

Buena adaptación ante los cambios de temperatura 

Durante la gestación varios aspectos pueden influir negativamente en la madre. Uno de ellos guarda relación con los cambios considerables de temperatura, los cuales son habituales en nuestro país sobre todo en la época actual.

Por suerte, hay muchos modelos de ropa premamá que han sido fabricados teniendo en cuenta este factor tan crucial. Así lo demuestran las unidades cuya composición abarca un elevado porcentaje de lana de oveja merina. Se trata de un material que en los últimos tiempos ha obtenido una gran popularidad.

Y no es para menos, puesto que presenta una sobresaliente relación calidad-precio. A pesar de ser asequible, es capaz de mantener el cuerpo de la mamá a una temperatura perfecta por mucho que la misma entre en una superficie con calefacción y posteriormente salga al exterior con el correspondiente incremento de frío.

Por si fuese poco, la lana de oveja merina es idónea para la confección de prendas premamá gracias a que evita los malos olores, por lo que no surge la necesidad de lavarlas a diario.