Sociedad

La industria farmacéutica, una de las grandes triunfadoras del año 2020

04/01/2021

author:

La industria farmacéutica, una de las grandes triunfadoras del año 2020

El finalizado 2020 por fin ha quedado atrás, y aunque el inicio de 2021, y posiblemente buena parte del año presente continúe con una dinámica similar, lo cierto es que hay motivos para la esperanza y el optimismo en los próximos meses.

En los nueve meses de pandemia que hemos vivido prácticamente solo se ha hablado de Covid-19, la añoranza por las víctimas, los problemas económicos y las dificultades de millones de personas.

Sin embargo, cuando echemos la vista atrás, con el paso del tiempo, podremos llegar a la conclusión de que el año que ha concluido ha sido todo un ejemplo de trabajo conjunto, colaboración, innovación, desarrollo y empatía por parte de los estados, la comunidad científica y la industria farmacéutica.

Vacunas en nueve meses, un hito histórico

La crisis sanitaria ha hecho que todas las certezas que teníamos sobre el funcionamiento de la sociedad y de nuestra vida hayan cambiado por completo. Las empresas también han tenido que adaptarse y una buena muestra de ello es el proceso de transformación digital que han experimentado muchas de ellas.

Entre los aprendizajes más destacables se encuentra sin duda caer en la cuenta de la importancia que tiene la sanidad, la ciencia y la investigación. Durante los meses de parada total del mundo, las empresas del sector han trabajado de manera conjunta para aportar su granito de arena, demostrando así su faceta más solidaria y apasionada.

La realidad es tan palmaria en este sentido que hay mucha gente que se pregunta por qué no es posible hacer esto con otros virus, epidemias y enfermedades en las que se lleva trabajando durante años.

En cualquier caso, el ejemplo de las múltiples vacunas que ya se están validando y administrando a la población ha de ser el camino a seguir para futuras situaciones como la actual. La colaboración entre el sector público y privado y ofrecer recursos a la ciencia y la investigación es el camino para atajar a tiempo futuras pandemias.

Avanzar en la formación sanitaria

Desde el punto de vista de la formación, también hemos visto como miles de profesionales (en activo o recién salidos de otras etapas formativas) han querido empezar a andar en el sector sanitario, pero también en otros, como por ejemplo la informática o el marketing, debido a los nuevos canales de comunicación que han ganado protagonismo con el confinamiento.

En el caso de la formación sanitaria se trata de un ámbito que presenta muchas barreras de acceso, por la especialización, años y esfuerzo que requiere, pero existen también programas que enlazan dos espacios estrechamente unidos: el de la formación empresarial y el entorno sanitario.

Un ejemplo de este tipo de contenidos es el master mba industria farmaceutica, que aúnan en un mismo programa formativo las habilidades propias de un MBA (máster en administración de empresas) con la especialización en marketing farmacéutico.

Por necesidades del mercado y por los nuevos puestos de trabajo surgidos en el contexto global al que nos enfrentamos, el master mba industria farmaceutica es una de las mejores opciones para actuar frente a opiniones espoleadas este año como el miedo a las vacunas o el negacionismo del Covid-19.

Marketing farmacéutico y comunicación sanitaria, la mejor receta frente a la desinformación

El simple hecho de que la vacuna del Covid-19 haya aparecido en nueve meses es un argumento que muchos pueden calificar como de peso para dudar de su veracidad, pues nunca antes se había conseguido un logro como ese.

Sin embargo, si las vacunas han sido aprobadas por organismos e instituciones sanitarias y científicas de reconocido prestigio, superando test más estrictos que en otros procesos similares, ¿por qué existe esa ola de conspiranoicos que piensan que la vacuna lleva incorporado un microchip para ser controlados por las grandes empresas o que el único interés de las grandes farmacéuticas es solo ganar dinero?

La desinformación y los bulos son los grandes impulsores de estas creencias, y no hay que perder el foco. Es muy posible que las vacunas tengan efectos secundarios, como otras tantas que se administran cada día y como prácticamente todos los medicamentos que se comercializan.

Pero para hacer frente a ello, la labor de los profesionales sanitarios y científicos debe ir más allá de la simple investigación, y por ello el marketing y la capacidad comunicativa es imprescindible.

El máster MBA en industria farmacéutica es un buen ejemplo, como otros tantos que se están proponiendo y que son necesarios por el interés que están generando estos temas en fechas casi post-pandemia, parecen un buen remedio para actuar frente a la desinformación.

Juntos como sociedad estamos dando un ejemplo de compromiso social y colectivo para enfrentar un virus horrible. El Covid-19, una vez se supere, debería servir como ejemplo para saber anticiparse a situaciones similares en el futuro que volverán a aparecer.