Sociedad

Las plagas, un problema real para la salud

29/01/2021

author:

Las plagas, un problema real para la salud

El control de plagas se presenta como una solución realmente eficaz para evitar posibles problemas de salud derivados de estos ataques biológicos, tanto en el entorno privado como en el profesional. Con la actuación de una empresa específica para este trabajo, la calidad de vida y el bienestar social tienen el respaldo que necesitan

Las plagas de animales no se refieren únicamente a las que se puedan sufrir en el campo, atacando los cultivos. Son las plagas en el entorno urbano las más peligrosas para la salud de las personas, un problema que se da con más frecuencia de la que sería deseable. Insectos, roedores y algunas aves, como las palomas, son las más habituales dentro de las ciudades.

La presencia de plagas supone una gran amenaza para la salud y puede llegar a provocar enormes pérdidas económicas en los distintos negocios. Desde la web A tu Salud Gestión Ambiental, se ofrece una excelente ayuda para la prevención y el control de plagas a través de técnicas y tratamientos especializados. Su tecnología y productos utilizados son capaces de adaptarse a los diferentes sectores de negocio y a los distintos tipos de ataques biológicos. Los profesionales de atusaludambiental.es se encargan de la desinsectación, desinfección y desratización para eliminar insectos y ratas antes de que representen un verdadero problema o cuando ya se han convertido en plaga.

Las plagas más importantes y su efecto en la salud de las personas

El exceso de animales en un entorno humano representa, en la mayoría de los casos, un perjuicio claro para la calidad de vida de las personas. Sin un control adecuado en el nivel de población, estos seres vivos se convierten en un problema real para la convivencia. Sin embargo, si además son intrusos, representarán un verdadero peligro, tanto para los bienes materiales como para las infraestructuras y, fundamentalmente,  se convertirán en un riesgo para la salud.

Las plagas más comunes ofrecen un riesgo directo, sobre todo aquellas que se viven en los núcleos urbanos. A continuación, se van a ofrecer una serie de plagas y las respectivas enfermedades que pueden contagiar a las personas. Con esta información se pretende dejar claro la importancia que tiene para la salud una correcta prevención de estas plagas. Un problema, que como ya se ha comentado, puede sufrir cualquier entorno, desde el campo hasta en las ciudades, en las viviendas o en los entornos profesionales (edificios de oficinas, industrias y locales comerciales de todo tipo).

Las cucarachas

Posiblemente, una de las plagas más comunes y odiadas. De modo instintivo la mayoría de las personas sienten repulsión por este animal. No es de extrañar esta animadversión hacia un insecto que se cuela muy fácilmente en cualquier vivienda, empresa o negocio. Bastará que las instalaciones mantengan un rincón sin la suficiente higiene, con algo de humedad y calor para que estos seres se reproduzcan sin control.

Las enfermedades que las cucarachas pueden transmitir a los humanos están relacionadas con patógenos capaces de causar asma, diarreas, la fiebre Tifoidea, la Salmonela, el Cólera, la Disentería e incluso la Lepra… Todos estos males los contagia simplemente con su paso por los alimentos o los inmuebles, ya que no pica, sino que las bacterias y gérmenes que habitan en su cuerpo se extienden allá por donde pasan. Por este motivo, su rápida transmisión de enfermedades, es fundamental la actuación de una empresa de control de plagas en cuanto se localice a la primera.

Las ratas

Otro de los grandes transmisores de enfermedades a los humanos. Posiblemente, este tipo de plagas sean las más peligrosas de todas en relación a la enorme cantidad de vectores insalubres y parásitos de los que son portadoras. Entre otros, una rata puede producir en las personas aspa o leptospirosis, tifus, la peste, la enfermedad de Weil o el hantavirus.

Su propagación también es debido a los lugares que habitan sucios y llenos de bacterias que se van acumulando en su cuerpo, pero que también se desprenden a través de su saliva, orines y deposiciones.

Los ácaros

Un ácaro es una araña de proporciones diminutas que gusta de sentirse protegido y cómodo entre la fibra de colchones, cojines, moquetas, alfombras, ropa de cama, etc. Su alimentación se basa en una dieta consistente en piel humana y necesitan de una temperatura agradable y suficiente humedad para proliferar, algo que consiguen fácilmente ocupando estos ambientes.

De entre las enfermedades que transmiten estos seres vivos, cabe reseñar la sarna o escabiosis que actúa sobre la piel, que puede llegar a ser grave si la persona tiene el sistema inmunológico deprimido. Sus excrementos también pueden contribuir al aumento del asma y ciertas alergias.

Las palomas

A pesar de ser un ave con un aspecto agradable y buena reputación social, la aglomeración de estos pájaros además de ser un peligro para el mantenimiento de las estructuras pueden transmitir enfermedades graves a los humanos. Y es que, entre su plumaje, portan una buena cantidad de parásitos. Por otra parte, si se llegan a inhalar los excrementos de las palomas, pueden llegar a transmitir hongos Cryptococcus que producen enfermedades como la critptococosis, que es una infección pulmonar, y la neurocriptococosis, que es una infección del sistema nervioso central.

Las garrapatas

Por último, las garrapatas encuentran el cobijo ideal en la piel de animales, como perros, gatos, roedores y algunas aves. A través de las mascotas, consiguen penetrar en los hogares. Son unos grandes vectores de reacciones alérgicas e infecciones, aunque también pueden producir patologías, como la enfermedad de Lyme. Por otra parte, sus picaduras también son dañinas, pudiendo producir lesiones en la piel que formen ampollas o sarpullidos, causando dolor en distinto grado.