Economía

Las criptomonedas y los juegos en línea, dos mundos cada vez más unidos

20/02/2021

Las criptomonedas y los juegos en línea, dos mundos cada vez más unidos

Hablar de criptomonedas es hablar de uno de los sectores tecnológicos de mayor interés en la actualidad. Todo lo que guarde relación con ellas a menudo son buenas noticias, ganancias y oportunidades de inversión. ¿Por qué los juegos en línea y las criptomonedas están cada vez más unidos? Diversos factores influyen.

Poco tiempo ha pasado desde que las criptomonedas comenzaban su irrupción en los portales de noticias, con titulares que rezaban ganancias e incrementos porcentuales increíbles. Hoy, muchas personas tienen un conocimiento sólido sobre el funcionamiento y las posibilidades de las mismas, y eso ha repercutido a que su utilización vaya en auge, las oportunidades de ganar dinero o acumular valor con ellas también; todo ello beneficiando en último grado a los usuarios y consumidores, pero también a las empresas que toman la iniciativa de incluirlas en sus servicios.

Oportunidades de inversión directa

Hay sitios de casino en línea y de juegos en general en los que actualmente se puede invertir sobre la subida o baja de una criptomoneda, siendo las más populares y disponibles, Bitcoin, Ethereum, Dash y Litecoin, aunque siempre existirán otros tantos sitios que ofrezcan alternativas menos conocidas.

Además de eso, hay sitios en los que se permite hacer el ingreso o retiro de sus plataformas en diferentes monedas, además de las tradicionales o fiat, siendo las criptomonedas unas de ellas. Gracias a ello, la sencilla fluctuación que tienen ofrece una oportunidad de arbitraje y de inversión directa que en comparación con los exchanges y sitios similares, no tiene ningún tipo de comisión y es algo que atrae a muchos usuarios.

Plataforma de pago

Sitios que ofrecen juegos en línea, casinos y apuestas deportivas, como el caso de las apuestas NetBet, permiten el ingreso y retiro de criptomonedas como de cualquier otra moneda fiduciaria tradicional. Esto es interesante de mencionar y es una de las razones de por qué ambos mundos estén cada vez más unidos, ya que con el tiempo muchos proveedores de juegos en línea autorizados y con licencia de operación en sus países de origen están permitiendo que los usuarios puedan “jugar” o “apostar” con criptomonedas.

¿Por qué es importante? Porque hasta hace no mucho tiempo las criptomonedas eran un simple bien de acumulación de valor y poco o nada se parecían a un instrumento de transacciones y pagos, como sí sucede con las divisas tradicionales y cómo se espera originalmente que funcionen estas divisas criptográficas. El hecho de que muchas empresas del sector -y también de otros tan diferentes, quepa decir- acepten criptomonedas aumenta la confianza y las posibilidades de uso de muchos usuarios, ya que en la actualidad abrir una cuenta en un monedero de criptomonedas es mucho más fácil que solicitar una tarjeta de crédito, por lo que sitios como el mencionado aumentan notablemente su mercado objetivo.

La confianza crece paulatinamente

Todo lo anterior sirve para graficar que la confianza en las criptomonedas crece paulatinamente. Por un lado, el valor de muchas de ellas se encuentra en máximos históricos, lo que da a entender que la demanda ha crecido y la confianza de los mercados también; y por otro lado está el soporte institucional y corporativo que muchas de ellas se han ganado, bien desde los comunicados e intenciones de respaldo por parte de gobiernos y grandes corporaciones, pero también por parte de las empresas y servicios que, como las plataformas de juegos en líneas ya mencionadas, incluyen a las criptomonedas entre sus plataformas de retiros y depósitos, brindando a los usuarios mayores alternativas y hasta una oportunidad de ganancia en sí misma.

El auge de las criptomonedas sigue siendo el mismo desde sus inicios. Sin embargo, dada la notoriedad y la infraestructura tecnológica, comercial y social con la que cuentan ahora, estas divisas criptográficas cada vez irán ganando mayores adeptos, mayor número de empresas que confíen en ellas como sistemas de pagos, y con ello, por supuesto, mayor valor comercial.