Sociedad

La apatía que produjo el confinamiento derivó en una deficiente salud dental

10/03/2021

author:

La apatía que produjo el confinamiento derivó en una deficiente salud dental

El periodo de cuarentena que obligó a la población nacional a protegerse del contagio por coronavirus ha traído aparejado algunos trastornos psicológicos (depresión, ansiedad, síntomas somáticos…) y también físicos, como son irritaciones en la piel y dermatitis, alteraciones en el aparato digestivo, insomnio, dolores en la espalda y rodillas… pero sobre todo, falta de higiene bucal que puede derivar en caries, mal aliento…

El Dr. Pablo Rodas, de la Clínica Dental Cervantes, dio la voz de alarma sobre la apatía generalizada en relación a la higiene bucodental que se adueñó de la población durante el periodo de confinamiento por la pandemia provocada por el coronavirus. Es ahora cuando se está notando este déficit en las consultas de los dentistas, que pueden comprobar que al no tener que ofrecer buena imagen a sus semejantes, la mayoría de los ciudadanos se olvida de estos cuidados.

Desde esta Clínica Dental en Granada insisten en el cuidado particular que deben seguir aplicando las familias durante estas situaciones extraordinarias, pues una buena dentadura significa un valor fundamental para asegurarse calidad de vida.

La salud bucodental en horas bajas por la pandemia

Es fácil de entender por qué las familias han descuidado de forma generalizada su salud, preocupados por salvaguardarse del enemigo número 1 del momento, el covid-19. El aislamiento ha provocado que se pospongan las visitas a los centros médicos, lo que incluye de manera más específica las consultas de los dentistas.

Para le Dr. Pablo Rodas, director y gerente de la Clínica Dental Cervantes – Dentista Granada de referencia, el mayor problema de este periodo de status quo lo han sufrido los más pequeños. Los niños con problemas dentales en su periodo de crecimiento están sujetos a constantes consultas y acciones para ir dirigiendo con acierto el mal que les aqueja. Las afecciones de estos niños pudieron remediarse con facilidad si hubieran seguido asistiendo a la cita con su dentista, ya que estos no mejoran solos con el tiempo. Los profesionales se encuentran ahora con estas situaciones han empeorado y necesitan de un tratamiento más profundo y especializado.

En cierta medida, estos y otros problemas podían haberse visto reducidos en intensidad si se hubiese llevado un habito coherente en la salud dental, dentro de los hogares.

Las caries han aumentado durante el confinamiento

La profusión de casos de caries dentales ha aumentado de forma alarmante durante el tiempo de cuarentena. El deterioro dental que termina produciendo caries dentales es, de por sí, la enfermedad más común durante la etapa de la infancia en las personas. Así mismo, es una enfermedad que es muy fácil evitar, ya que solo hay que mantener una buena higiene bucal.

Excepto para casos de extrema gravedad, los dentistas tenían prohibido ver a sus pacientes y recibir visitas de ningún tipo. Esto ha producido un aumento en el número de pacientes con caries o el empeoramiento de aquellos que ya las tenían por haberse desatendido sus procesos de limpieza y mantenimiento. La recuperación progresiva de las visitas a las clínicas dentales y a las consultas de los dentistas está demostrando el bajo nivel de cuidados que las personas han llevado a cabo en sus hogares durante la pandemia.

Actuaciones cotidianas para prevenir los problemas dentales más comunes

De forma muy sencilla y rápida se hubieran podido evitar muchos males en la boca y dientes si durante el estado de cuarentena provocado por el covid las familias se los hubiesen cepillado con frecuencia. Los niños deberían cepillárselos al menos dos veces al día, con una duración de dos minutos cada vez, utilizando una crema dental que entre sus ingredientes se incluya fluoruro.

Otras acciones que son aconsejables para periodos en los que no se puede visitar al dentista para llevar un seguimiento y recibir asesoramiento son los de hacer que los más pequeños beban leche pura con las comidas y agua con flúor entre ellas, evitando siempre y en todo caso los jugos de frutas industriales.

De forma general, se deberá evitar la comida basura y cualquier tipo de alimento azucarado. Es un hecho comprobado que una mala dieta tiene un efecto rápido y directo sobre la salud dental. El riesgo de contraer caries aumenta con la ingesta de alimentos procesados y con azúcar. Siempre hay que eliminar de la dieta todos esos productos que se quedan pegados a los dientes, como son las frituras, las galletas…

Por último, es de vital importancia que, en cuanto sea posible y las normativas y nuevas regulaciones lo permitan, se vuelva a visitar al dentista para llevar a cabo un chequeo dental. Es necesario esperar a que la situación de alarma baje el nivel para no empeorar la situación contrayendo o contagiando el coronavirus.

En cualquier caso, cuando se decide ir a consulta se deberá estar seguro que esta sigue las recomendaciones de los CDC (Centro de Control) y OSHA (Administración de Seguridad y Salud Ocupacional), para asegurarse que tanto los profesionales como los pacientes y el entorno permanecen seguros y con todas las medidas posibles para evitar el contagio.