Salud

Lesiones de espalda: cuáles son las principales y cómo acabar con ellas

25/05/2021

Lesiones de espalda: cuáles son las principales y cómo acabar con ellas

Es una de las partes del cuerpo más delicadas, sabiendo que se utiliza bastante y se trabaja mucho con ella. Las malas posturas, no descansar bien o incluso hacer ejercicio en exceso, puede hacer que, a la larga, se presenten problemas más o menos graves en la columna.

Como bien es sabido, la espalda es la parte que se encuentra en la zona posterior del cuerpo humano, parte que se compone de tejidos, músculos y huesos, contando además con una gran extensión, que va desde el cuello a la pelvis. Precisamente por ser tan amplia, es frecuente que los usuarios sufran de lesiones de espalda, molestias que pueden causarse por diversos motivos, desde hacer demasiado deporte, hasta la jornada laboral o simplemente, por un golpe repentino.

En cualquier caso, los dolores en la espalda son muy frecuentes y, si no se tratan adecuadamente y a tiempo, pueden conllevar consecuencias graves. Por ello, además de las recomendaciones que dicen los expertos para prevenir todo esto, en el caso de que ya no haya vuelta a atrás, entonces hay que ponerse en las manos de los mejores profesionales, con el fin de acabar con el problema cuanto antes.

Si ir más lejos, en institutocirugiacolumna.com cuentan con un grupo de expertos especializados en todas estas dolencias. Traumatólogos y cirujanos ortopédicos que velan por el bienestar de sus pacientes, proporcionándoles los mejores tratamientos, para obtener buenos resultados y recuperar la movilidad como antes.

Debido a su experiencia, en la actualidad son considerados de los mejores especialistas de España, trabajando así en los hospitales más reputados del país.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes de espalda?

Son muchas las lesiones de espalda que pueden sufrir las personas a lo largo de sus vidas, algunas más leves y otras de gran gravedad. Así, son comunes las lumbalgias, contracturas o pinzamientos que pueden resolverse de manera relativamente sencilla.

No obstante, hay otras lesiones que implican incluso operaciones o se presentan como afecciones más graves. De esta manera, hay que hablar de la escoliosis, artrosis en la columna o los esguinces lumbares, a las que se añade la hernia de disco, que es una de las más frecuentes.

¿Qué es una hernia de disco?

Se trata de una lesión que afecta directamente a uno o varios discos de la columna vertebral. Entre sus síntomas más habituales, se encuentran el dolor severo en la espalda, molestias en brazos o piernas, debilidad, hormigueo o incluso entumecimiento.

Si bien las hernias se suelen dar con el paso del tiempo a causa de la edad, también existen otras causas que pueden acelerar la lesión, como la acumulación de tensión en la espalda, obesidad o levantar objetos de peso a menudo y en malas posturas.

Entre los tratamientos más habituales, lo normal es que los expertos aconsejen hacer ejercicios suaves y evitar posturas que puedan causar dolor. También se aconseja tomar ciertos medicamentos para la inflamación y, en los casos más graves, operarse.

La cirugía más común es la conocida como disquectomía, a través de la cual, los expertos proceden a cortar parte del disco dañado y así poder liberar la presión ocasionada.

¿Qué otras cirugías existen?

Además de la mencionada, en el caso de tener una lesión grave de espalda, existen tipos de cirugías muy comunes, siendo las principales las siguientes:

Laminectomía

Aquí se extrae el hueso que recubre la columna vertebral, aliviando la presión ejercida en los nervios.

Fusión

Se llama fusión espinal y es un procedimiento que conecta permanentemente a dos o más huesos de la columna. Además de aliviar el dolor, también se consigue mayor estabilidad, evitando que el disco se siga degenerando.

Discos artificiales

Finalmente, en esta cirugía lo que se hace es implantar discos artificiales en la zona dañada, sin embargo, se trata de un tipo de intervención que aún no está demasiado asentada, ya que es nueva y no se ha demostrado que tenga efectividad en todos los pacientes.