Sociedad

Cinco razones por las que contar con un asesor inmobiliario al comprar una casa

22/06/2021

author:

Cinco razones por las que contar con un asesor inmobiliario al comprar una casa

El mercado inmobiliario está siempre en continuo cambio, pero hay dos cosas que nunca cambiarán en él: los compradores de viviendas y los asesores inmobiliarios. Ambas figuras forman una relación prácticamente inquebrantable, aunque hay mucho comprador que desconoce la labor del comprador. Sea por total ignorancia del sector o por poca publicidad de algunos, son más desconocidos de lo que deberían.

¿Es positivo? En absoluto. Contar con un buen asesor inmobiliario a la hora de comprar una vivienda es esencial. De hecho, vamos a ver exactamente las razones principales por las que contar con uno de estos expertos.

¿Por qué acudir a un asesor inmobiliario a la hora de comprar una vivienda?

En la actualidad, puedes encontrar muchos tipos de consultores inmobiliarios diferentes, pero al final, todos de un modo u otro van a garantizarte ciertas ventajas que agilizan y facilitan todo el proceso de compra de inmuebles. Precisamente esa es su labor, y precisamente por eso se hacen llamar asesores, porque se encargan de que el procedimiento llegue a buen puerto y de que todas las partes queden satisfechas, o al menos la que les corresponde a ellos.

Pero, ¿por qué exactamente recurrir a esta figura profesional? Vamos a ahondar en ello a continuación.

Porque te ayuda en la negociación

Los profesionales inmobiliarios tienen acceso a más información y, por supuesto, suelen contar con bastante experiencia en este terreno. Gracias a todo eso, pueden ser la ayuda perfecta que necesitas a la hora de negociar o pactar precios con los vendedores. Saben perfectamente cómo se debe cerrar un negocio de este tipo, y actuarán con todos los medios necesarios para conseguirlo.

De hecho, un asesor inmobiliario profesional se toma al pie de la letra las necesidades y requisitos de su cliente y se encarga de que este tenga la opción que más encaje con él. En base a eso, negocia lo que haga falta hasta conseguir lo que se propone.

Porque facilita la transparencia y seguridad

Un usuario no suele estar al tanto de todo lo que se mueve en el sector inmobiliario, por mucho que se informe, al igual que tampoco puede saber, por ejemplo, cuándo es la época más adecuada para comprar una vivienda. Un asesor, en cambio, sí que sabe todo eso, como también cuándo una vivienda tiene el precio adecuado y cuando está sobrepreciada.

En base a eso, el asesor inmobiliario suele hacer estudios constantemente para conocer bien las alternativas que un consumidor tiene a su disposición. Es más, suele estar presente también en las visitas a las viviendas para sondear cualquier posible problema, preguntar al propietario y encargarse de que todo está en orden. Hace las veces de filtro para garantizar seguridad y satisfacción.

Porque sabe cómo deben ser los contratos

Un contrato de compraventa debe cumplir una serie de puntos esenciales para entrar dentro de lo que dicta la normativa legal vigente. El asesor profesional del sector inmobiliario conoce y maneja toda la documentación legal y reglamentaria que debe tener una propiedad cuando está en venta. Por lo tanto, se asegurará de que no hay ningún atisbo de engaño o de dudosa legalidad.

Además, te explica todo lo que dicta el contrato y lo que implica, repasando cada apartado punto por punto. De todas formas, y aunque su perspectiva es esencial, viene bien corroborar la información por cuenta propia.

Porque acelera todo el proceso

A un asesor inmobiliario le puedes pedir que busque inmuebles que encajen con lo que buscas o necesitas. Con su conocimiento del mercado, de las opciones que hay y de tus necesidades, puede perfilar los resultados a la perfección, ofreciéndote algo que se amolde perfectamente a tu petición y sin que tengas que perder tiempo buscando por todas partes y comparando.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el asesor ya posee una cartera propia de clientes que están vendiendo inmuebles, por lo que te puede dar los datos de primera mano y, al mismo tiempo, asegurándose de que contratos y datos están perfectamente alineados para que no tengas problema. Lo acelera todo considerablemente.

Porque siempre está disponible en todo el procedimiento

El profesional se va a encargar de guiar todo el proceso de compra desde que le manifiestes tu intención y expliques tus necesidades hasta que tengas la llave y entres en la vivienda. Él se encarga de que todo siga adelante de la forma correcta, como también de asesorar y resolver cualquier posible duda que surja.

Su presencia es constante, y eso es un extra de tranquilidad, ya que nunca “te va a soltar de la mano”. Si hay algún paso que no tengas claro, alguna cláusula que no entiendas o incluso el propietario te comenta algo que no te encaja, ahí estará el asesor inmobiliario para aclarar todo lo necesario y que las complicaciones se vayan de la mano de las preocupaciones.