Sociedad

La mejor ayuda para dejar las drogas se encuentra en los centros de desintoxicación

14/09/2021

La mejor ayuda para dejar las drogas se encuentra en los centros de desintoxicación

El falso mito de que cuando una persona no abandona las drogas es porque no quiere está muy extendido.

Con la única excepción del caso del tabaco, en el que solo un ínfimo porcentaje de fumadores consiguen abandonar por sí mismos la adicción de forma definitiva, podemos afirmar que con el resto de drogas resulta prácticamente imposible hacerlo sin la ayuda profesional de un centro de adicciones.

Intentar dejar solo las drogas es casi imposible

Para quienes no están familiarizados con los graves problemas que supone una adicción, vamos a poner un símil que les hará comprender cuál es la posición de debilidad extrema en la que se encuentra una persona esclavizada por la droga.

La situación de cualquier adicto se asemeja a la de un náufrago en una isla desierta e inhóspita, sin embarcación disponible y rodeado por un mar permanentemente embravecido.

Por mucho que el náufrago quiera escapar de la isla, tendrá que hacerlo de la forma más rudimentaria, es decir, a nado.

Puede que consiga alejarse de la isla unos cientos de metros, pero la fuerza del mar lo agotará pronto y se verá abocado a buscar de nuevo el refugio terrestre de la isla.

En cada intento fallido, el náufrago aumentará su frustración y terminará convenciéndose de que no puede escapar de la isla. Y con el tiempo, dejará de intentarlo y se resignará a pasar el resto de sus días en ella.

En este símil, el náufrago es el adicto, la isla es la droga y el mar embravecido es el síndrome de abstinencia producido cuando la persona intenta dejar de consumir estupefacientes.

La intervención familiar aislada tampoco es aconsejable

Supongamos que la familia del náufrago intenta sacarlo de la isla por sus propios medios. Para ello, utilizarán una lancha y se aproximarán a la peligrosa rompiente del islote de la droga.

Pero el náufrago ya está totalmente convencido de que no puede salir de la isla, así que no hará nada por facilitar la arriesgada operación de rescate.

Los familiares tienen entonces dos opciones: o se vuelven por donde han venido, o intentan alcanzar la playa para obligar al náufrago a embarcar.

En este último caso, la familia correrá un alto riesgo de que la embarcación familiar resulte destrozada por el fuerte oleaje y de que alguno de ellos desaparezca entre las aguas turbulentas.

Es decir, los bienintencionados intentos familiares por sacar de las drogas a un ser querido suelen ser llevados a cabo por personas sin la preparación ni los medios adecuados, y que además desconocen por completo los mecanismos de adicción de las distintas drogas.

Estas intervenciones están abocadas al fracaso. Y no solo eso, sino que suelen derivar en un empeoramiento notable de la relación familiar y, en ocasiones, en tragedias personales.

Es posible abandonar las drogas con la ayuda de un centro especializado

Cualquier persona con problemas de drogas o que quiera ayudar a quien los tiene, debe exponer el caso a los profesionales especializados de un buen centro de desintoxicación.

Volviendo al símil anterior, en los centros de tratamiento de adicciones conocen perfectamente la isla de las drogas, así como las mareas y las fuertes corrientes marinas que la rodean.

Por eso acudirán al rescate del náufrago a bordo de un sofisticado helicóptero y pondrán todos los medios para que el rescatado vuelva a adaptarse a la vida en sociedad, después de tantos años de aislamiento.

Ponte en contacto con el Centro de Adicciones Orbium y allí te explicarán cómo consiguen que sus porcentajes de éxito en el abandono de adicciones a las drogas sean superiores al 90 %.