Sociedad

Una fotografía de Dios, descubre lo imposible

06/10/2021

Una fotografía de Dios, descubre lo imposible

Desde tiempos inmemorables la religión —o más bien la existencia de Dios— ha estado en manos del debate. En mayor parte, esto se debe a que la existencia del mismo es imposible de demostrar de forma rápida y efectiva dejando, así, oportunidad a la duda.

No obstante, al ocurrir esto, muchas personas han intentado demostrar con hechos o pruebas la existencia de Dios o, también como ha ocurrido en otras ocasiones, intentar demostrar la existencia de Jesucristo. Hay una gran infinidad de blogs y medios de comunicación que han mostrado pruebas de lo mismo, como por ejemplo las que muestra en algunos de sus artículos virolico.

Con las nuevas tecnologías es posible

Muchas personas han comenzado a decir que, aunque siempre ha existido una enemistad entre la ciencia y la religión, puede que esta vez los estudios tecnológicos tengan la solución. Gracias al avance que existe con relación a las tecnologías audiovisuales, aquellas personas que han sido fervientes admiradores de buscar pruebas sobre esto están comentando que, con los nuevos teléfonos que se están llevando al mercado y sus cámaras tan mejoradas es cuestión de tiempo que nos encontremos con Dios captado en cámara.

Sin embargo, esto vuelve a crear un nuevo problema porque, por otro lado, también es más fácil falsificar las imágenes o vídeos y que lleguen a parecer muy realistas. De igual forma, a pesar de esto, las mismas tecnologías que nos facilitan la posibilidad de falsificar una imagen, son las mismas que nos pueden ayudar a averiguar si una foto es verdadera o si, por lo contrario, ha sido manipulada.

Pero ¿ya hay imágenes de Dios?

Si buscamos en Internet, nos encontraremos una gran diversidad de imágenes que dicen ser fotografías de Dios, Jesucristo, la Virgen María o hasta el Espíritu Santo. Sin embargo, es muy complicado diferenciar las que son verdaderas de las que no.

Normalmente las imágenes más claras suelen ser falsificadas, ya que, como dicen muchos religiosos, ni Dios ni Jesucristo dan pruebas fehacientes de su existencia, ya que gran parte de la religión se basa en la fe. Es decir, Dios pone a prueba tu creencia en él mediante la fe así que, si facilitase pruebas que no diesen lugar a duda, se perdería este sentido.

Por otro lado, cuando hay imágenes que no son tan evidentes es cuando en realidad entra la duda. Las fotografías y los vídeos en los que no podemos ver con total claridad lo que está ocurriendo, pero, aun así, se puede diferenciar una figura con forma humana y alguna característica clave —túnica, pelo largo, barba, etc.— suelen relacionarse con Jesucristo.

En cambio, a Dios no se le asocia una imagen como tal, así que los más creyentes han sopesado la posibilidad de haber visto una señal de Dios cuando aparecen formas imposibles en el cielo. Así, una mano formada por una tormenta o una especie de torso dibujado por los rayos de Sol pueden ser pruebas más que suficientes de que Dios existe y, además, quiere enviarnos un mensaje.