Sociedad

Qué ordenador portátil comprar según tus necesidades este Black Friday

12/11/2021

Qué ordenador portátil comprar según tus necesidades este Black Friday

Cuando se necesita adquirir un nuevo equipo informático surgen las dudas de si es preferible comprar un tablet, un PC de sobremesa, un portátil, o un AIO. Los equipos portátiles se han convertido en una de las mejores opciones para todos, ya que aportan movilidad, y tienen un fantástico rendimiento. Una vez decidido a comprar uno de estos, la siguiente cuestión es: qué ordenador portátil comprar.

 

Esta segunda duda no es tan fácil de contestar, ya que dependerá de las necesidades de cada usuario. Según los usos que se le vayan a dar, se necesitaría un portátil con unas características muy específicas u otras.

 

Presupuesto

Es importante determinar la cantidad de dinero que se puede invertir en la nueva adquisición. Para eso, sería recomendable fijar un rango de precios asequibles entre los que pueda estar la compra. Marcando un mínimo y un máximo servirá para eliminar multitud de modelos que no entren en dicho rango, y así centrarse en seleccionar los mejores dentro de las posibilidades económicas de cada usuario.

 

Generalmente, la media más frecuente suele ser entre 500-800€. Dentro de este rango existe gran cantidad de marcas y modelos que se ajustan a ello, con prestaciones que se pueden adaptar bien a diferentes usos. En cambio, para los más exigentes en cuanto al rendimiento, como gamers o para usos profesionales, la mejor opción es ir directamente a los de más de 1000€.

 

¿Qué portátil comprar según el uso?

Para acertar en la respuesta sobre qué portátil comprar se necesita primero determinar qué uso se le va a dar al equipo. No es lo mismo un usuario que necesite un portátil para ofimática y navegación que otro que lo necesite para gaming o para cargas pesadas.

  • Estudiantes

Los estudiantes necesitan unos portátiles que cumplan unas condiciones muy específicas, y que tengan ciertas características para que el estudio no se transforme en una pesadilla. Las claves para elegir un buen portátil para estudiantes son:

  • Precio: generalmente los estudiantes no cuentan con grandes ahorros, por lo que deberían de ser económicos.
  • Sistema operativo: si se busca una plataforma segura, estable y robusta para trabajar sin problemas, entonces las mejores opciones son los Macbook (si se cuenta con dinero suficiente), o una opción más económica con Linux o ChromeOS. Los Chromebooks son uno de los equipos más demandados por los estudiantes, ya que son muy baratos y tienen los servicios de la nube de Google perfectamente integrados, pudiendo guardar los apuntes y trabajos en Gdrive para no perderlos incluso si pierdes el portátil o se estropea, así como el uso fácil de servicios de videoconferencia, Google Docs, etc. Sin embargo, muchos otros estudiantes terminan decantándose por Windows, el principal motivo es la compatibilidad con los videojuegos para esos ratos de ocio entre estudio y estudio.
  • Pantalla: es importante elegir una pantalla más grande, preferiblemente de 14” o más, y con una buena resolución. Así no se fatiga tanto la vista cuando se pasan horas frente a la pantalla.
  • Autonomía: si se va a usar para tomar apuntes en la universidad, o se desea trabajar en el transporte público, en la biblioteca, etc., es vital que cuente con una buena autonomía, al menos de unas 8 o 9 horas.
  • Hardware: las características técnicas dependerán de cada estudiante. Por ejemplo:
    • Ingeniería: los estudiantes de arquitectura e ingeniería suelen ejecutar programas CAD y otros de cálculo que necesitarán de un buen desempeño, por lo que se debería optar por equipos Intel Core i5 o i7, o AMD Ryzen 5 o 7, con al menos 8 GB de RAM y discos duros SSD.
    • Informática: es importante primar una buena pantalla para leer el código fuente, y contar con un buen teclado. Por supuesto, para que la compilación no se demore demasiado, sería importante contar con más núcleos de procesamiento, preferiblemente un Core i7 o Ryzen 7. En caso de necesitar cargas pesadas como la virtualización, es importante también contar con capacidades de RAM superiores, como 16 o 32 GB, así como una gran capacidad de almacenamiento.
    • Medicina, arte, etc.: no es tan importante que el hardware sea demasiado potente. Un equipo lo más equilibrado posible puede ser la mejor opción. Podría haber algunos casos concretos donde se necesite potenciar algún componente, como por ejemplo la cantidad de almacenamiento disponible para los creativos que van a crear gran cantidad de archivos pesados como vídeo, fotografía de alta resolución, etc.
  • Programadores

(véase Estudiantes > Informática)

  • Gamers

Los gamers necesitan unas especificaciones muy concretas que podrán encontrar en los portátiles gaming:

  • Pantalla: es importante que sea de mayor tamaño, 15 o 17”. Además, el panel debería ser IPS, ya que ofrece unas buenas prestaciones para gaming. También es importante que cuenten con una alta resolución, FullHD o incluso 4K si eres más exigente. La frecuencia de refresco debería ser alta, de 90 Hz, 120 Hz, o más, mientras que el tiempo de respuesta debe ser lo más bajo posible (ms).
  • CPU: aunque un Core i5 o Ryzen 5 pueden estar bien para gaming, lo mejor es optar por modelos de mayor rendimiento como los Core i7 y Ryzen 7. Preferiblemente que cuenten con la mayor frecuencia de reloj posible.
  • GPU: es un elemento clave, y debería ser dedicada (evitar las integradas), como las de AMD o NVIDIA. En función de los títulos de videojuegos, deberían ser más o menos potentes, y según la resolución a la que se desee jugar, tener más o menos VRAM.
  • RAM: es importante contar con 8 GB o 16 GB, con esa capacidad sería suficiente para la mayoría de títulos AAA.
  • Almacenamiento: no importa tanto el tamaño como el tipo de unidad, ya que optar por un SSD es lo mejor para cargas más rápidas y mantener una buena tasa de FPS en videojuegos de mundo abierto.
  • Conectividad: si se juega en multijugador, es importante que tengan WiFi 6.
  • Diseñadores gráficos y Edición de vídeo

Estos otros profesionales necesitan de un portátil que cuente con:

  • CPU rápida y poderosa, ya que el renderizado y la codificación podrían tardar demasiado si no es así. Por tanto, lo mejor es optar por procesadores Core i7 o Ryzen 7, e incluso pensar en un Core i9 y Ryzen 9 para casos en los que se necesite mayor rendimiento.
  • Memoria RAM de gran capacidad para mover de forma ágil el software empleado para estos trabajos. 16-64 GB podría ser un rango bueno, según las necesidades de cada uno.
  • GPU dedicada de alto rendimiento en el caso de tener que renderizar. Para diseño gráfico que no implique renderizado pesado o para edición no es necesario tener una GPU potente, incluso con una integrada bastaría.
  • Pantalla con la mejor resolución posible, además de con un tamaño de 15 pulgadas o superior, buena tasa de refresco y respuesta, paneles IPS y, lo más importante, que ofrezca una gama de colores lo más real posible, ya que eso facilitará el trabajo a la hora de visualizar el diseño como quedaría de verdad, sin alteraciones cromáticas.
  • Ofimática y navegación

Para software ofimático, apps convencionales y navegación, no será necesario un portátil potente ni con características muy llamativas. Incluso con un Core i3 o Ryzen 3, 4-8 GB de RAM, y una unidad de almacenamiento de 128 GB sería suficiente. Por tanto, se puede optar por modelos más baratos.

  • Convencional

Por último, también están aquellos que usan el equipo portátil para todo, que son la mayoría de usuarios. Es decir, para navegación, multimedia, ofimática, gaming, etc. En estos casos la mejor opción es elegir una configuración intermedia:

  • AMD Ryzen 5 o Intel Core i5
  • 8GB de memoria RAM
  • 256 GB de SSD
  • Pantalla IPS 15.6” FullHD
  • GPU dedicada con prestaciones medias, como una NVIDIA GeForce GTX 1650 o similares.

Conclusión

Teniendo en cuenta qué tipo de uso se le va a dar, así como el presupuesto, la cantidad de modelos que entren en esas cotas será mucho menor, pudiendo hacer la elección mucho más fácil. Y es que no existe un portátil ideal o universal que sea bueno para todos. Siempre dependerá de las necesidades de cada uno, y de las posibilidades económicas con las que se cuente.