Sociedad

Las mudanzas se animan en España, incluso en “tiempos de desolación”

15/11/2021

author:

Las mudanzas se animan en España, incluso en “tiempos de desolación”

Las empresas de mudanza en España se han animado, incluso durante el “parón” de actividad por la pandemia del coronavirus. La frase de San Ignacio “en tiempos de desolación, nunca hacer mudanza” no ha ido del todo con ellas. Son, digamos, la excepción que confirma la regla. Así lo refleja el INE. El año pasado, las mudanzas crecieron un 5,7%, en medio de caídas del negocio de los transportes en general, de entre un 20% y hasta un 60%, según las distintas categorías. La de los transportes terrestres bajó un 10,5% globalmente.

Las mudanzas se animan, incluso en “tiempos de desolación”, que dijo San Ignacio de Loyola, quien recomendó no hacer cambios cuando la confusión, la desolación o la turbación nos asaltan. Esta animación se ha notado, por ejemplo, al hacer una mudanza barata en Valladolid o en cualquier otra ciudad española, aunque curiosamente a la mayoría de los “españoles de a pie” les ha costado tradicionalmente cambiar de residencia, algo que hasta hace sólo unos años hacían una media de dos veces en su vida solamente.

Decimos esto, por no hablar de lo reacios que los españoles han sido tradicionalmente a hacer mudanza cuando se trataba de abandonar una ciudad cómoda y acogedora (Valladolid u otra), o una localidad más pequeña, para trasladarse a una “gran metrópoli, masificada y gigantesca”, al estilo de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla o Bilbao, por poner ejemplos de algunas de las capitales más pobladas de nuestro país.

Mudanzas: el “arraigo” ya no es “inmovilismo”

El consejo del santo de Loyola se refería a “la confusión, la desolación o la turbación” en la fe en Dios, y a permanecer firmes en ella cuando las dudas, las flaquezas, las debilidades o “las tentaciones del mal” acechaban a los creyentes cristianos. Pero la expresión se popularizó para todo el mundo y su uso se extendió con adaptaciones diversas para los tiempos de crisis y confusión de todo tipo.

Sin embargo, en los últimos años, y sobre todo a raíz de la pandemia, los usos y costumbres de todos los ciudadanos han cambiado de forma considerable. En España, por ejemplo, el “arraigo” a la tierra natal perdura, pero ya no es sinónimo de “inmovilismo”. Somos más “ciudadanos del mundo”, más del “estilo Marco Polo”, y esto se ha hecho notar también en los transportes y mudanzas internacionales.

Los españoles estamos cambiando nuestros hábitos. Según algunas estadísticas sectoriales, de hace cinco o seis años, los españoles, polacos y eslovacos eran los europeos más remisos para cambiar de casa, mientras que los nórdicos (finlandeses, suecos…) y centroeuropeos (suizos…) eran los que más mudanzas realizaban: hasta seis a lo largo de sus vidas. La media europea se situaba entonces en cuatro traslados.

Los Indicadores actuales de Actividad del Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que las mudanzas en España crecieron un 5,7% el año pasado, pese a todas las restricciones del “estado de alarma”, que duró varios meses. Aunque en los peores tiempos (invierno y primavera de 2020) casi nadie pudo salir de su casa y las empresas tuvieron que cerrar, en los meses posteriores, los de la “desescalada”, la actividad económica y empresarial de las mudanzas se reanimó y logró, al final del año pasado, una recuperación del 5,7%.

Mudanzas: el dinero ya no es problema

En muchas ocasiones, un servicio de mudanzas de calidad implicaba tener que pagar un alto precio, precisamente cuando los ingresos mensuales son uno de los principales condicionantes a la hora de decidir hacer mudanza o no. Sin embargo, ya no tiene por qué ser necesariamente así. De hecho, ya no es así.

Por seguir con el ejemplo de Valladolid, en esta capital castellana destaca una empresa que ofrece precios muy económicos; que pone a la entera disposición de sus clientes todos los recursos necesarios para el éxito de su mudanza, y que cuenta con personal especializado, vehículos apropiados y años de experiencia en el sector para que mobiliario y artículos y trasladados en la mudanza estén bien protegidos.

Nos estamos refiriendo a la empresa de Transportes y Mudanzas Josval, que realiza el transporte de todo tipo de mercancías, servicio de mudanzas y vaciado de locales, viviendas u oficinas con una excelente relación calidad/precio y sin contratiempos. Un servicio de mudanzas locales, nacionales e internacionales para particulares y empresas.

Factores que reaniman las mudanzas

Si, a pesar de las restricciones de la pandemia, el sector de las mudanzas creció un 5,7% en 2020, precisamente estas limitaciones de movilidad han provocado un cambio de mentalidad y actitud en la población española, sobre todo en la más joven.

El levantamiento de dichas restricciones fue como un “pistoletazo de salida”. La gente quería cambiar de aires. Muchas mudanzas se han producido desde el domicilio habitual hasta la segunda residencia, normalmente ubicada en lugares menos urbanos y más rodeados de naturaleza. El “teletrabajo” espoleó esta posibilidad, al no tener que estar presencialmente en las oficinas. Pero también a la inversa.

Mudanzas de vuelta

Es decir: cuando las empresas han empezado a exigir la presencia física en sus oficinas a los empleados, estos han tenido que hacer “un viaje de vuelta”, o sea, “una mudanza de vuelta”, desde la segunda residencia en la costa o la montaña hasta la ciudad.

Sin duda, la pandemia ha sido una “revolución” para algunos aspectos de nuestra mentalidad, y hemos empezado a cambiar de hábitos y costumbres. Hábitos y costumbres entre los cuales están los “cambios de aires”, con todo lo que ello conlleva. Y empresas como la vallisoletana Josval van a ocupar (están ocupando ya) un importante protagonismo, especializada como está en servicios de guardamuebles (almacenes que están acondicionados para guardar artículos del hogar por un tiempo ilimitado o determinado, muy bien protegidos), desmontaje, montaje de mobiliario, elevadores y cajas de cartón.