Sociedad

Comparar productos financieros en España es más fácil que nunca

24/11/2021

author:

Comparar productos financieros en España es más fácil que nunca

Utilizar productos financieros siempre es algo complicado. Cuando toca repasar la oferta de préstamos, créditos y demás soluciones financieras que ofrecen tanto bancos como entidades del sector, no resulta nada fácil dar con la opción más adecuada. Hay muchísimas propuestas diferentes, repartidas por distintas categorías, con requisitos y condiciones muy variadas y con características que les permiten encajar en diferentes tipos de usuarios y de situaciones.

¿Cómo dar con el producto financiero más adecuado? Hasta ahora era una tarea bastante complicada. Siempre era algo que exigía consultar a diferentes bancos, recurrir a distintas financieras, ojear opciones, comparar e ir descartando, a la vez que se consultaba con especialistas, hasta dar con algo que realmente fuera bueno para las condiciones generales del cliente. Un proceso largo y delicado, pero que se ha simpificado gracias a internet y a las herramientas a las que ha dado pie.

La comparación independiente de préstamos te lo pone fácil

Plataformas como Finaton.com han llegado para simplificar todo este procedimiento. En su interior, el usuario se encuentra con una página web clara y sencilla en la que puede ir directamente al tipo de producto financiero del que quiera informarse y obtener precios. Hay sitio para préstamos rápidos, minicréditos, préstamos sin intereses, préstamos con ASNEF y muchas más opciones. Todas las que conforman el panorama financiero pasan por su lupa, y eso permite al consumidor acceder directamente a lo que le interesa y, a partir de ahí, valorar las propuestas que mejor encajen.

El suyo es un sistema que, además, refleja perfectamente lo que internet puede ofrecer a frentes como el financiero. Deja atrás cualquier complicación, cualquier necesidad de reunión, de esperas y de trámites burocráticos largos y laboriosos. Todo está automatizado, simplificado y servido en bandeja de plata para que solo haya que entrar, echar un vistazo, escoger y solicitar el producto financiero que se desee. Es sorprendentemente sencillo, y lo mejor es que ha demostrado que funciona perfectamente.

Lo mismo se puede decir de la web de Finatino.com. Esta página es un potente comparador de productos financieros que funciona de forma completamente independiente y ajena a cualquier empresa de créditos y/o préstamos y que ofrece un servicio completamente gratuito. Se actualiza constantemente para acoger en su interior cualquier nueva oferta que llegue dentro del panorama de las finanzas y, además, cuenta con el criterio de grandes profesionales del sector encargados de analizar, comparar y valorar cada propuesta que aparece en este mercado.

Lo mejor de ella es que, además de tratar préstamos personales, hipotecas, tarjetas, préstamos con asnef y hasta servicios de reunificación de deudas, también pasa la lupa por el campo de los seguros para comparar los de coche, motos, hogar, salud y más opciones. En definitiva, todo lo que suponga un gasto a largo plazo dentro del ámbito financiero queda dentro de su radar. Y eso no hace más que ayudar al consumidor cuando tiene que decidirse, porque sabe que toda propuesta de calidad estará ahí y, además, analizada con total objetividad.

Lo que no debes pasar por alto con los productos financieros

Aunque haya métodos digitales como estas plataformas que hemos mencionado, hay ciertos aspectos que un usuario no debe pasar por alto para asegurarse de que consigue elegir el producto financiero que realmente le convenga. Estas páginas web se encargan de facilitar muchas cosas y aligerar todo el proceso de búsqueda y comparación, pero la decisión final es algo que siempre recae sobre los hombros del usuario, y es aquí donde llega el punto crítico de todo el proceso.

Porque hay que tener en cuenta principalmente tres factores: la calidad del servicio de la empresa financiera a la que acudir, los tipos de interés que tiene el producto en cuestión y los plazos que se van a manejar. Dejamos fuera otro factor que suele ser bastante decisivo, como es el importe máximo solicitable, porque es algo que recae mucho sobre el tipo de préstamo y es fácil de detectar. Sin embargo, los otros tres aspectos son algo que debe estar muy presente porque, prácticamente, van de la mano los unos con los otros.

Los intereses son, quizá, el apartado más peligroso de cualquier crédito o préstamo. El porcentaje que indican es un extra a sumar al coste total de la cantidad pedida, y debe controlarse con mucho rigor para evitar sorpresas desagradables. Se han visto casos recientes como los créditos revolving, que no hacían más que generar una deuda interminable y que han llevado a muchas empresas a los tribunales por usura. No siempre se llega a ese extremo, pero no son pocos los préstamos que circulan por las redes prometiendo ser las soluciones perfectas y escondiendo intereses totales de más del 50%.

Por otra parte están los plazos, y esto es algo que debe valorarse teniendo en cuenta el importe y los intereses del crédito. Una inyección económica de 1000 euros a devolver en un plazo de 15 días es algo que, más que poner las cosas fáciles, las complica aún más, sobre todo porque es muy probable que tenga algún tipo de interés asociado que eleve la cuantía, y no todo el mundo puede permitirse pagar, por ejemplo, 1100 euros en 15 días. Por eso, se debe tener mucho cuidado con esta balanza y recurrir al tercer punto, el servicio de atención. Una financiera profesional tendrá personal especializado que asesore a la perfección al cliente y le informe de todos los pormenores de un producto.

Un camino fácil en un mundo cada vez más difícil

Aun con todo, y a pesar de que el abanico de productos financieros sigue creciendo y volviéndose más y más complejo, los portales como los que hemos citado también evolucionan para hacer las cosas más sencillas a los usuarios. Su propuesta se va perfilando constantemente para responder a las necesidades del sector financiero actual y a sus nuevas tendencias, permitiendo siempre una mayor seguridad a la hora de buscar y de escoger.

No lo hacen todo por ti, pero sí ayudan en la parte más complicada, que es separar la paja del grano para dar con lo mejor. A partir de ese punto, el resto es cosa tuya, pero al menos con la seguridad de saber que, escojas lo que escojas, viene de un equipo fiable.