Sociedad

Consejos de mantenimiento para prolongar la vida útil de una bicicleta

11/02/2022
Foto del avatar

author:

Consejos de mantenimiento para prolongar la vida útil de una bicicleta

Realizarle un buen mantenimiento a la bicicleta es esencial para garantizar el mejor rendimiento y que conserve el mismo nivel de seguridad y servicio del primer día. Un correcto cuidado implica tener la bici limpia, engrasada y a punto, con las pertinentes revisiones realizadas por profesionales de forma periódica. Estos cuidados, además, prolongarán la vida útil de la bici por tiempo indefinido.

Los ciclistas saben que cuidar de su bicicleta es de obligado cumplimiento, la mejor forma de que siempre se mantengan en óptimas condiciones de funcionamiento para su disfrute. Una acción que tiene una gran importancia ya que será lo que garantice la seguridad en el pedaleo y se eviten en cierta medida posibles accidentes o caídas. Por otra parte, una bicicleta supone una inversión, por lo que aplicarle el mantenimiento constante que necesita ahorrará dinero a largo plazo, pues se prolongará su vida útil, así como su valor en caso de querer venderse.

Revisiones por profesionales

Es bastante habitual querer realizar los arreglos uno mismo, sin tener la preparación ni las herramientas adecuadas, una actitud que solo logrará depreciar la calidad de las prestaciones de la máquina. Lo más aconsejable es que las revisiones las lleven a cabo los profesionales, además son necesarias cada cierto, del mismo modo que se lleva el coche al taller.

Unos de los aspectos esenciales que se han de revisar es la suspensión. Actualmente, existen talleres especialistas en suspensiones de bicicletas que recogen el producto en casa, lo reparan y lo vuelven a enviar. Con total comodidad, sin tener que preocuparse de nada, tan solo hay que elegir uno de confianza.

Un ejemplo de estos talleres especializados en horquillas de suspensión es Doctor Bike Taller, donde se reparan y se realizan mantenimientos de cualquier amortiguador y horquilla, incluida la famosa horquilla Lefty de Cannondale.

Mantenimiento básico para realizar uno mismo

Además del llevarla a un taller de confianza para las revisiones periódicas, es importante que el propio usuario la revise con regularidad y se fije en los siguientes aspectos.

Limpieza de la bicicleta limpia

Es el mantenimiento más básico, sencillo y esencial para garantizar el correcto funcionamiento de la bicicleta. Es el primer paso para evitar el deterioro prematuro de los componentes. Además de que la bici lucirá mucho más, la limpieza y la lubricación adecuada protege las partes de un desgaste excesivo, evitando que aparezca el óxido y la corrosión. Se recomienda usar un producto específico para la limpieza de bicicletas.

Limpieza y lubricación de la transmisión

Además de la limpieza general, es necesario prestar especial atención al tren de transmisión (cadena, pacha, platos, tensores y descarrilador). Este mantenimiento asegura un cambio de marcha más suave, haciendo que el manejo sea más cómodo.

La lubricación es la que se encarga encargada de que el sistema de tracción se mueva de forma fluida. Su mantenimiento periódico alarga exponencialmente la esperanza de vida de la cadena y los piñones, por lo que se ahorrará dinero al no tener que reemplazarlos.

Comprobar la presión de los neumáticos

La presión de los neumáticos afecta directamente a la calidad de la rodada y al desgaste regular de la rueda. Es, por tanto, uno de los aspectos esenciales que hay que cuidar y revisarla al menos cada dos semanas. Si la presión está por debajo de los niveles adecuados, el esfuerzo para mantener la velocidad que hay que ejercer será mucho mayor. En los neumáticos se señala la horquilla de presión mínima y máxima que debe soportar. Es necesario tener en cuenta que la presión de las ruedas traseras debe ser mayor, pues soporta mas peso.

Revisión de los frenos

La seguridad es lo más importante cuando se monta en bicicleta, por eso los frenos deben revisarse con asiduidad para confirmar que siempre funcionen correctamente. Estos son los aspectos que hay que considerar al revisar los frenos.

El primer lugar, hay que probarlos tirando y sosteniendo las palancas para comprobar su eficacia y vigilar que las pastillas no se hayan desgastado hasta la línea límite que indican. Así mismo, las pastillas de freno deben tocar el disco: primero la parte delantera de la pastilla y después completa.

En segundo lugar, los rotores deben estar limpios para evitar la disminución de la efectividad de frenado. Lo mejor es utilizar limpiador de frenos específico para lograr buenos resultados.

Apretar bien los pernos y tuercas

Todas las piezas que componen una bicicleta están unidas por tornillos y tuercas. Lo peor que le puede ocurrir a un ciclista es que la bicicleta se desbarate mientras va montado en ella. Por este motivo, hay que mantener todas las piezas de la bicicleta bien apretadas. Por otro lado, las tuercas y tornillos que se aflojan provocan un desgaste grave, reducen el rendimiento y, en el peor de los casos, causan accidentes graves.

Es aconsejable hacer una revisión semanal, simplemente rebotando la bicicleta en el suelo y estando atento a las tuercas y tornillos que suenen sueltos.

Para apretar tuercas y pernos de forma efectiva, es necesario consultar el manual del fabricante acerca de las especificaciones de torque. Mientras que un apriete insuficiente provoca ruidos chirriantes, un apriete excesivo generará daños físicos.