Sociedad

El director financiero y fiscal, elemento clave en las PYMES españolas

25/02/2022
Foto del avatar

author:

El director financiero y fiscal, elemento clave en las PYMES españolas

El director financiero y fiscal es uno de los puestos más importantes en cualquier empresa. Su función consiste en mantener la estabilidad económica de la organización, pero, también, impulsar nuevos sistemas, valores, políticas corporativas relacionadas con las finanzas. Es, en definitiva, el responsable tanto de la planificación como de la ejecución de los planes económicos y de la gestión de la información financiera.

Como norma general, las PYMES externalizan este puesto profesional de director financiero, delegando el servicio en una Asesoría fiscal y contable. De este modo, se evita mantener un cargo permanentemente sin ser absolutamente necesario. Este papel será fundamental para entender lo que, para muchos autónomos, pequeñas y medianas empresas, es demasiado complicado en relación a sus gastos y beneficios.

Con el trabajo de un director financiero externo actuando como un asesor fiscal y contable, no solo se ayudará a la empresa a establecer la mejor forma de liquidar sus obligaciones con Hacienda, sino que responderá a dudas como: ¿aplazo el IVA o lo pago de golpe? Por otro lado, asistirá a la empresa para entender cuál es el mejor momento para ponerse al día con sus proveedores y así evitar imprevistos, cuánto debe cobrar el empleado por hora trabajada o servicio y otras cuestiones contables que redundarán en el saneamiento y mejora de las cuentas. A todas estas ventajas se le suma que, al ser un servicio externo, las pymes terminan pagando mucho menos que por el mismo servicio que les daría un trabajador en plantilla.

Pymes siempre al día de sus obligaciones fiscales y tributarias

El puesto que ocupará dentro de una empresa el director financiero es equivalente a ser el responsable de toda el área contable, fiscal y laboral. Se considera, por tanto, como uno de los elementos clave en el correcto desarrollo de una PYME.

Entre sus principales funciones destaca la toma de decisiones basadas en la información contable, es decir, tendrá que asegurar que los movimientos llevados a cabo dentro de la organización, que impliquen acciones económicas y financieras, vayan reflejados en la contabilidad.

Este profesional debe no solo presentar en forma los aspectos contables, sino que también deberá hacerlo en tiempo. Es decir que, si la PYME tiene que llevar a cabo revisiones mensuales de sus cuentas, el director financiero tendrá que establecer los mecanismos y procedimientos para que todos los documentos se contabilicen en esos periodos y se presenten a tiempo ante las autoridades fiscales.

Del mismo modo, una buena contabilidad va a depender del tratamiento del cálculo y de la presentación en tiempo y forma de todas las obligaciones tributarias, sin olvidar la representación de la PYME ante la autoridad fiscal.

Gestión de los pagos de la empresa

Además del control de impuestos e imprevistos, el director financiero deberá tratar correctamente todo lo relacionado con los trabajadores de la organización. En este sentido, tendrá que actuar en campos como la contratación, la gestión de nóminas, las vacaciones, diseñar métodos para lograr un menor coste que un empleado que cumpla la misma función, las vacaciones, bajas… Y, por supuesto, representar a la empresa, cuando sea preciso, ante las autoridades laborales.

Como norma general, en empresas de gran tamaño este profesional se encuentra en nómina y cuenta con despacho propio, pero en el caso de las Pymes, son asesorías externas las que se encargarán de llevar a cabo en este entorno una reducción de costes y mejora del beneficio empresarial.

Una consultoría contable de confianza

Conociendo los beneficios que conlleva la contratación de estos servicios para Pymes de forma externa, cabe preguntarse cuál es la que los ofrece con la suficiente confianza. En este sentido, cabe señalar que agencias como CCPYMES cumplen con todos los requisitos para llevar de forma eficaz todas las obligaciones de este tipo de consultorías.

La amplia variedad de servicios que ofrece la han convertido en todo un referente, ganándose la confianza de un número cada vez más elevado de PYMES. Estas son algunas de las responsabilidades que cumplen a la perfección y la han colocado como líderes del sector.

Están considerados como los más profesionales en el asesoramiento sobre todos aquellos temas concernientes tanto a la administración como a la gestión de la empresa. Así mismo, también se han hecho tremendamente populares por sus eficaces y acertadas recomendaciones a los emprendedores y a todo tipo de Start ups.

Por otro lado, y en cuanto a elementos básicos de sus funciones, se encuentra el buen asesoramiento para elegir la forma jurídica de la empresa, la elaboración minuciosa tanto de los balances como de los informes contables. Así mismo, llevan a cabo las declaraciones fiscales periódicas, son expertos en las recomendaciones enfocadas en la implementación de distintos programas de contabilidad y facturación y llevan a cabo, de forma periódica, auditorías de cuentas.

La importancia de contar con un director financiero en las pymes

Queda fuera de toda duda que las funciones de este profesional son de gran importancia para el crecimiento y el sano desarrollo de un negocio.

Con un director financiero al mando de las cuentas, el propietario de una pequeña o mediana empresa, emprendedor o dueño de un negocio, podrá estar tranquilo en cuanto a la administración de activos, la dirección de las operaciones del departamento financiero, la implementación de acciones que generen valores económicos y un aporte estratégico con una nueva perspectiva financiera que contribuya al crecimiento de la organización.