Salud

¿Qué son las infiltraciones y para qué sirven?

04/03/2022

¿Qué son las infiltraciones y para qué sirven?

Al momento de recuperarse de lesiones óseas, musculares o articulares, hay muchas maneras de abordar el problema. Si bien los tratamientos analgésicos y las terapias de rehabilitación son las maneras más conocidas, no siempre esto es suficiente, por lo que se procede con otras maneras más efectivas, pero no por ello invasivas o arriesgadas, como las infiltraciones.

Su nombre realmente no deja lugar a dudas, las infiltraciones son procedimientos que se encarga de realizar un traumatólogo, de preferencia especializado en este tipo de métodos, de manera que inyecta una sustancia o compuesto -normalmente un analgésico- en del área a tratar, siendo casi siempre músculos y articulaciones.

Las infiltraciones son recomendables normalmente cuando ni los tratamientos analgésicos convencionales ni la rehabilitación ofrecen una correcta evolución. Al tratarse casi siempre de lesiones con mucha presencia de dolor, si el mismo es muy fuerte, la infiltración puede llegar a ser una excelente alternativa.

¿En qué consiste este procedimiento?

Aunque son utilizadas más comúnmente en la rehabilitación deportiva, las infiltraciones se han convertido cada vez más en alternativas frecuentes para la recuperación de lesiones, siendo un método mucho más eficaz que los tratamientos analgésicos orales o las rehabilitaciones convencionales, pero siendo poco arriesgado o invasivo en comparación con la cirugía, un procedimiento que solo es recomendable por los traumatólogos en la actualidad cuando incluso las infiltraciones no funcionan para disminuir el dolor, devolver la funcionalidad o recuperar antes de la lesión.

Este procedimiento consiste en inyectar un fármaco, compuesto o sustancia. Pero no siempre puede ser el mismo, ya que puede variar de acuerdo con las necesidades del paciente, una vez haya sido evaluado por un profesional especializado en este tipo de intervenciones. Entre los que se pueden infiltrar es posible encontrar los siguientes:

  • Corticoides y antiinflamatorios: son las sustancias más utilizadas en esta clase de tratamientos, porque disminuyen rápidamente la inflamación y el dolor, tanto en zonas musculares, como óseas y articulares.
  • Ácido hialurónico: considerado como uno de los compuestos regenerativos más poderosos, es utilizado para patologías como la artrosis y la recuperación de lesiones en grandes articulaciones, como las rodillas, hombros o tobillos.

¿Cuál es su utilidad y sus ventajas?

  • Recuperaciones más rápidas: una de las principales utilidades de las infiltraciones, y a la vez ventajas, es el hecho de que no solo es un procedimiento eficaz para la reducción del dolor en las áreas lesionadas, sino que también es totalmente efectivo para una recuperación más convincente y en menos tiempo, sobre todo cuando se siguen al pie de la letra las recomendaciones de los especialistas en ese sentido.
  • Sin riesgos: las infiltraciones siempre se realizan exactamente en el área donde está la lesión, lo que minimiza casi que en su totalidad los riesgos, y acelera los procesos de recuperación y disminución del dolor.
  • Tratamiento versátil: es un tratamiento que los especialistas recomiendan que se realice como máximo 3-4 veces por año en caso de lesiones graves, pero que en realidad es versátil, por el hecho de ser útil para todo tipo de patologías con origen traumatológico y reumatológico. De esta manera, es posible utilizar las infiltraciones en hombros, codos, rodillas, caderas, pies o manos, para tratar cualquier tipo de lesión y otras patologías, como artritis o artrosis.
  • Efectos: una de las virtudes de las infiltraciones reside en el hecho de que al cabo de unas horas es posible comenzar a sentir los efectos. Por esta razón, desde el mismo día en el que se realiza la primera sesión, el paciente será capaz de valorar la eficacia del método, a la vez que podrá indicar a su traumatólogo si el tratamiento ha sido efectivo o, en caso de ser necesario, si se tendrían que valorar otras alternativas.

La recuperación de lesiones es una de las necesidades habituales de las personas. El dolor, la pérdida de movilidad completa o alguna funcionalidad, son algunas de las barreras a vencer. Muchas veces, la solución pasa precisamente por las infiltraciones.