Sociedad

No estás solo: centro de tratamiento de adicciones

25/05/2022

No estás solo: centro de tratamiento de adicciones

Las adicciones no son algo nuevo, y de hecho ya tenemos testimonios de personas con estos problemas en el siglo XIX, cuando sucedieron las conocidas como Guerras del Opio entre China y Gran Bretaña.

En esos tiempos tan lejanos ya existían los adictos a las drogas, al opio, en este caso, pero en aquella época no contaban con un centro de tratamiento de adicciones para que les pudieran ayudar a tener una nueva vida.

El proceso actual consta de cuatro pasos

Cada centro de rehabilitación y desintoxicación tiene sus métodos, pero la metodología moderna hace atravesar al paciente cuatro fases progresivas.

Desintoxicación

Dependiendo del grado de adicción del paciente, los médicos pueden decidir someterlo a un proceso de desintoxicación o no, algo que se consigue mediante fármacos que permiten que no aparezca el temido síndrome de abstinencia.

Todas las personas no tienen el mismo nivel de adicción, de modo que en algunos casos se puede pasar esta fase en la propia vivienda con vigilancia, mientras que en otros lo mejor es que se haga en un hospital bajo supervisión.

Deshabituación

Aquí hay que reeducar al adicto, da igual que lo sea a las sustancias o al juego, con el fin de que se dé cuenta del problema real que acarrea y con la intención de que identifique esas situaciones que hacen que recaiga de nuevo.

Los psicólogos tienen mucho que decir en este momento, pues deben enseñar al paciente a manejar la ansiedad y la impulsividad, estableciendo los mecanismos de control con el fin de ayudar a que el proceso sea un éxito, haciendo analíticas de control o incluso controlando el dinero del adicto.

Con estos límites, se establecen una serie de barreras que dificultan las recaídas, que son más frecuentes en estas primeras fases que en las últimas.

Rehabilitación

Este es un periodo clave, pues aquí es donde se ve si los comportamientos que han llevado a esa persona a ser un enfermo se han ido cambiando.

Se comprueba si la reeducación ha tenido algún efecto y, para ello, comienzan a relajarse y a eliminar los mecanismos de control, dejando al enfermo más libertad con la idea de ver si reacciona bien al tratamiento.

Reinserción

Un drogadicto, un alcohólico o un ludópata, no solo pone en riesgo su vida, sino que suele romper con todo su círculo social, dejando los estudios, el trabajo, sus aficiones, amigos y familiares.

De esta manera, la última fase en el tratamiento de la adicción consiste en reintegrarlo en la sociedad, en tratar que vuelva a hacer una vida normal y que comience a relacionarse con su familia de forma habitual, algo que antes no era posible.

 

No se deja a los adictos a su suerte, sino que ahora los profesionales tienen que ver si todo el trabajo se ha consolidado. De ser así, el riesgo de recaída será mucho más bajo, aunque algunos enfermos recaerán y es algo para lo que deben estar preparados, puesto que salir de una adicción no es nada fácil.