Sociedad

Celadores: ¿conoces cuáles son sus principales funciones?

11/07/2022

Celadores: ¿conoces cuáles son sus principales funciones?

Los celadores forman parte del personal sanitario que trabaja en el área de la salud, específicamente en organismos sociosanitarios y hospitales, pero ¿conoces el alcance de sus funciones? Sin duda alguna, tienen un rol esencial para el óptimo funcionamiento de todo el sistema. 

Hay muchas áreas o sectores dentro del sistema sanitario que son desconocidos por la población en general, y es que son muchas las personas que conforman ese gran sistema, y cada una de ellas cumple con un rol esencial. Es, justamente por esa razón, que cada vez son más las personas que muestran interés por ese trabajo y si bien no existe una titulación oficial, hacer cursos para celadores puede ampliar de forma significativa las posibilidades de lograr un puesto de trabajo dentro del servicio público de salud. 

¿Cuáles son las funciones del celador?

Como comentamos anteriormente, un celador es un trabajador sanitario que ejerce su función en organismos sociosanitarios, así como también en hospitales. Además, no requiere una titulación oficial, lo que le abre las puertas a muchas personas que desean trabajar en el sector de la salud.

Pese a lo anterior, en muchas ocasiones no tenemos lo suficientemente claro cuáles son las funciones de un celador. 

A continuación compartimos las más destacadas:

  • Movilizar a los pacientes

Una de las principales y más destacadas funciones de un celador, es la de movilizar a los pacientes. Es el personal encargado de hacer los traslados de una planta a otra, o de llevar al paciente a quirófano para una intervención. El objetivo del celador, en todo momento, es trasladar al paciente de forma cómoda y segura, para que llegue a su destino sin ningún tipo de contratiempo. 

  • Ayudar al resto del personal

El celador es el trabajador que también ayuda al personal sanitario para realizar gran parte de las tareas cotidianas, como es el caso de asear a los pacientes, atender todas sus necesidades y requerimientos, asegurarse de que son bien alimentados, e incluso, para derivar cualquier tipo de requerimiento al personal más indicado para ello, como alguna enfermedad o determinados médicos. 

  • Instruir a los pacientes

Los celadores también son los encargados de instruir a los pacientes para que estos hagan un uso adecuado de todas las instalaciones. Esa instrucción incluye tareas tan sencillas como enseñar a subir y bajar las persianas correctamente, así como también las diferentes funciones de la cama, y demás elementos presentes en la habitación. 

  • Reporte de problemas o desperfectos

Es un trabajador que está en constante vigilancia de todo el entorno y en estrecho contacto con los pacientes, lo que le permite observar cualquier tipo de problema o desperfecto. Tiene la obligación de reportar los problemas o desperfectos de las máquinas o demás elementos dentro del centro hospitalario. No importa si el desperfecto se encuentra dentro del edificio o fuera, porque siempre deberá avisar al departamento que corresponda, para que solucionen el problema a la mayor brevedad posible. 

  • Vigilancia 

El objetivo más importante de un celador es velar por el bienestar del paciente, y para ello, es determinante que todas las personas que hacen uso de las instalaciones del hospital, cumplan las reglas básicas de comportamiento. Es el encargado de que los visitantes mantengan el orden, un tono de voz adecuado y, en general, un comportamiento acorde al lugar, siempre con el objetivo de que los pacientes estén lo más cómodos posible. 

  • Traslado de documentos u objetos

También, tienen la función de trasladar documentos de forma segura, como recetas médicas, órdenes para que un paciente haga un determinado examen o prueba, autorizaciones, resultados médicos, entre otros. También serán los encargados de trasladar fichas y, en general, objetos relacionados con el área de la salud y que son requeridos por el personal sanitario. 

Además de las funciones anteriores, los celadores también pueden ejercer otras funciones, siempre que se les asigne una tarea específica o se requiera un determinado servicio.

¿Cuáles son los requisitos exigidos para ser celador?

Si bien no es necesario tener un título oficial para ejercer como celador, el hecho de hacer un curso de formación como celador en instituciones sociosanitarias puede aumentar de forma significativa las probabilidades de lograr un puesto dentro de las plazas ofrecidas en este sector. Se trata de un trabajo estable y con un nivel de responsabilidad medio, además de muchos otros beneficios interesantes. 

Pese a lo anterior, existen algunos requisitos básicos o mínimos que una persona debe cumplir para aspirar a un empleo de celador, aunque en comparación con otras áreas de la salud, estos requisitos son mucho más flexibles. 

A continuación compartimos algunos de los más destacados: 

  • El aspirante a celador debe tener, como mínimo, 16 años al momento de inscribirse para las correspondientes oposiciones.
  • El aspirante debe tener nacionalidad española, o bien, la nacionalidad de alguno de los Estados miembro de la Unión Europea
  • El aspirante debe tener un certificado escolar, porque de lo contrario, no podrá inscribirse en las oposiciones.

Adicionalmente, contar con un curso de celador especializado hará mucho más probable poder obtener un puesto dentro del sistema de la sanidad pública. Una de las ventajas más interesantes es que hay posibilidades de obtener el certificado de celador, tanto de forma presencial como de forma telemática. 

El celador cumple un rol de gran importancia dentro del sector sanitario, porque ejerce una ayuda integral en todas las áreas del personal sanitario, además de ejercer la labor de vigilancia, tan necesaria para asegurarse de que todo funciona de forma óptima dentro de las instalaciones, tanto por los elementos materiales, como también por las personas que están en el centro. 

Se trata de uno de los pilares más importantes dentro del servicio de la salud. Sin los celadores, sería prácticamente imposible ofrecer una atención sanitaria óptima, porque son los encargados de velar por el bienestar de todos los pacientes, así como también de facilitar toda la tramitación de los diferentes procedimientos. Es un tipo de trabajo donde es importante tener vocación de servicio, y facilidad para entablar relaciones respetuosas y armoniosas con el entorno.