Salud

El enjuague bucal es un aliado de la salud dental, conoce los tipos que existen

10/08/2022

El enjuague bucal es un aliado de la salud dental, conoce los tipos que existen

El cuidado bucodental es un aspecto fundamental en la salud integral de las personas. Mantener una estricta y adecuada higiene dental es prioridad, a lo que se suman las visitas periódicas al odontólogo. Entre las acciones de higiene que se llevan a cabo, una primordial e imperiosa es usar un enjuague bucal. 

Uno de los hábitos que no debe faltar en la rutina del cuidado dental es el uso del enjuague bucal, también conocido como colutorio. Este producto es un excelente complemento para la higiene bucodental, de hecho la recomendación es utilizarlo inmediatamente después del cepillado de los dientes y el uso del hilo dental.

Pero, ¿sabías que existen diversos tipos de enjuagues bucales? Algunos enjuagues bucales te ayudarán con la inflamación de las encías, otros a prevenir la caries y más. En principio, es fundamental que se tenga claridad sobre la importancia que tiene usar este producto: contribuye a eliminar bacterias, virus y hongos de la boca, además de aportar flúor a los dientes, de tal manera de prevenir o detener un proceso de formación de caries.

A continuación se explicarán cuáles son los colutorios que existen, los que, con toda certeza, va a recomendar el odontólogo de confianza como parte de la consulta dental.

Tipos de enjuague bucal

De acuerdo con odontólogos y especialistas en la salud dental, existen dos tipos de enjuague bucal: los cosméticos y los terapéuticos.

Los terapéuticos son aquellos que tienen como principal característica que son antisépticos. Se recomiendan para reducir la biopelícula y colonias bacterianas en la boca y así prevenir la gingivitis.

Los enjuagues bucales aprobados por la ADA (Asociación Dental Americana) para tratar la gingivitis son los que contienen clorhexidina y uno que está elaborado por compuesto fenólico que es conocido como Listerine.

El enjuague con clorhexidina es una potente acción antiséptica, ya que este producto tiene la capacidad de eliminar la biopelícula, tanto en los tejidos blancos como en los dientes, entre 45 y 61%. Es importante saber que para su uso es esencial la supervisión del odontólogo, de hecho se utiliza bajo prescripción de un especialista.

El Listerine no es tan poderoso como el anterior, pero sí es bastante efectivo con respecto al resto que se puede ver en el mercado. Entre sus componentes están los aceites esenciales: mentol, timol, salicilato de metilo y eucaliptol.

En la clasificación de los terapéuticos también se incluyen los que están basados en fluoruro de estaño, ideales cuando se requiere la remineralización de superficies dentarias. No tienen el mismo poder antimicrobiano que los anteriores.

En lo que respecta a los enjuagues bucales cosméticos, estos son los que se utilizan para tratar la halitosis (mal aliento) o sencillamente para tener un aliento fresco. Uno de sus componentes principales es el cloruro de cetilpiridinio.

Se llaman cosméticos porque no actúan para eliminar las bacterias y prevenir una enfermedad periodontal, pero sí para tener un mejor aliento. Esto quiere decir que, a la par de su uso, se deben atacar las causas de la halitosis con la ayuda de un profesional de la odontología.

Algunas recomendaciones 

Además de recomendar el enjuague bucal que se requiere, el especialista por lo general da algunas indicaciones para potenciar sus efectos. Entre las recomendaciones están:

  • No diluir el líquido para “rendirlo”. Esto le resta eficacia considerablemente.
  • Usarlo luego del cepillado y el empleo del hilo dental. Bajo ningún concepto este producto sustituye los dos hábitos mencionados, sino que los complementa.
  • Enjuagar la boca con el producto al menos 30 segundos, ya que de esta manera los componentes harán su trabajo en encías, dientes y mucosa oral. 
  • Es importante que el último enjuague del día se haga antes de dormir, de esta manera el efecto se alarga mientras la persona duerme.
  • No se debe usar este tipo de productos en niños menores de 6 años, ya que podrían tragarse cantidades de líquido accidentalmente.