Las dificultades de la adaptación a la nueva ley contra el fraude

In Sociedad
marzo 02, 2023

9 de julio de 2021, esta es una fecha clave para los autónomos y las empresas españolas, ya que la nueva ley contra el fraude fiscal se ponía en marcha y comenzaba un momento de grandes cambios en el día a día de los empresarios del país.

Son decenas de miles los proyectos empresariales —grandes, pequeños y medianos— que han tenido que contar con la ayuda de una Asesoría fiscal para entender las nuevas normas, cómo estas afectan a su empresa y cuál es el mejor modo de adaptar sus prácticas a lo que la llamada Ley 11/2021 requiere desde ese momento.

Gracias a estos expertos del ámbito fiscal, directivos y profesionales liberales han integrado software de facturación adecuados, han aprendido a trabajar con los nuevos límites de pagos en efectivo e incluso se han beneficiado de algunas de las ventajas de la normativa.

Programas de facturación autorizados

El objetivo final de la ley es que la economía sumergida se reduzca todo lo posible y que las empresas no puedan llevar una contabilidad B. Para ello, la ley establece el uso de software informático para controlar la facturación. ¿La novedad? El programa elegido debe contar con el beneplácito de la Tesorería del Estado e integrar exhaustivos sistemas de control que impidan registrar pagos de manera incorrecta.

Estos programas, además, están pensados para facilitar la vida de las empresas, que pueden comprobar cómo, gracias a estos sistemas informáticos, su facturación, liquidaciones y pagos de impuestos se simplifican y se reduce el margen de error que se puede cometer dentro de la actividad económica cotidiana.

Límites en los pagos en efectivo

La mejor manera de eliminar el dinero negro es registrando de manera oficial todos los pagos. ¿De qué manera? Limitando los abonos en efectivo. La norma 11/2021 limita los pagos con dinero en efectivo a la cantidad de 1000 euros —antes se podía pagar en efectivo hasta 2500 euros—; el resto de facturas han de ser realizadas a través de pagos con tarjeta o transferencias.

De esta manera, para la Hacienda pública, es mucho más sencillo controlar que la facturación coincide con los pagos que se han realizado.

Ventajas para autónomos y empresas

Precisamente, con el objetivo de promover las buenas prácticas, los profesionales de la asesoría fiscal recuerdan que la Ley Antifraude también cuenta con algunos elementos de interés para los empresarios.

Estos se materializan en rebajas en las sanciones por liquidaciones de IVA trimestral fuera de plazo o por reducciones importantes (de hasta el 70 %), en el caso de abonar dentro de los plazos establecidos las sanciones recibidas en inspecciones debido a alguna mala praxis.

Todas estas nuevas normas deben integrarse de manera inmediata en el día a día de las empresas. Esto ha derivado en una gran actividad de las empresas de asesoría fiscal, que están trabajando codo con codo con sus clientes para establecer un plan de adaptación a la ley contra el fraude para trabajar más y mejor, y contribuir correctamente con las arcas del Estado.

Foto del avatar
/ Published posts: 1172

Periodista vasco cuyas historias han abordado todo lo relacionado con el mundo del marketing y las nuevas tecnologías.