Compartir

Para cualquiera que haya estado atento a las informaciones sobre la muerte de Fidel Castro en los medios de comunicación de masas de nuestro país, ha resultado evidente como han pasado de la euforia por su deceso, al desconcierto por la respuesta masiva del pueblo cubano en las convocatorias para honrar su memoria y el dolor sincero expresado en las mismas.

Los medios de nuestro país se han atenido a su férrea disciplina de “guerra fría” en las informaciones y en la opinión, con su habitual despliegue de adjetivos (des)calificativos: dinosaurio, dictador, totalitario, omnipresente, etc. Eso respecto a Fidel Castro.

Más difícil lo han tenido con la impresionante respuesta del pueblo cubano. La red estaba llena de fotos y vídeos de los multitudinarios actos celebrados a lo largo de la isla y de entrevistas a centenares de ciudadanos cubanos. No era fácil manipular la evidencia y los medios han mostrado un absoluto desconcierto ante la realidad.

Desde sus esquemas anticomunistas, propios de tiempos de la guerra fría, los medios sistémicos (y bastantes medios digitales auto proclamados antisistémicos e independientes) han tenido muchos problemas para hacer coincidir su retórica propagandística con lo que todos estábamos viendo con nuestros propios ojos y en tiempo real. Era muy difícil explicar como un “tirano” era despedido por millones de “tiranizados”.

Pero a pesar del desconcierto, inasequibles al desaliento, los medios han intentado colar de matute su filfa manipuladora, llegando en muchos casos a un impagable ridículo y al que se han prestado sus multimillonarios comunicadores estrella.

El premio ha sido para Carlos Herrera, que en su programa de la COPE y rodeado por Inocencio Arias, Edurne Uriarte y Gloria Lomana como tertulianos, entrevistó el pasado lunes 28 de noviembre a Norberto Fuentes, un conocido disidente de Miami. Como Fuentes no se prestó al análisis obsoleto y grosero de Herrera y su ganadería de tertulianos, fue cortado en directo e insultado durante la entrevista y después, una vez que le cortaron la comunicación. No dejen ustedes de buscar el audio en YouTube, es delicioso.

Más allá del ejemplo anterior, esta ha sido la tónica “informativa” general. En esta ocasión ha sido muy evidente el desaire de los mensajes mediáticos al ser contrastados con las imágenes de lo que estaba sucediendo realmente. Pero no siempre es así, al contrario, habitualmente consiguen convertir sus mensajes en el sentido común general, imponiendo así la visión del mundo conveniente al dueño de la imprenta, el único realmente libre en el circo de la comunicación.

fyexjoba

Antonio Saceda
Madrileño, comunista, miembro de la Comisión del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre, activo en las redes sociales.