Compartir

Es habitual que con las prisas nos olvidemos en ocasiones de mirar atrás. Apenas hay tiempo para asimilar el día a día, cómo para hacer un recorrido de las causas que nos han traído al momento actual.

Hace poco, alguien me preguntó que diferencia había entre el Daesh y el Isis, y entiendo que al usarse ambas por igual y además la cantidad de grupos que entran y salen y cambian de nombre, pueda haber un cierto desconcierto. No deja de formar parte de una estrategia de despiste, ya que todos ellos tienen un origen común –EEUU– y la mayor parte de las veces el nombre se adapta al país en el que actúan o el grupo local con el que se relacionan.

Daesh es la transliteración del acrónimo árabe formada por las mismas palabras que componen ISIS (Estado Islámico de Irak y Siria, por sus siglas en inglés), es decir, ‘Al-dawla al-islâmiyya fi l-‘Irâq wa l-shâm’ en árabe.

Dependiendo de cómo se conjugue esta palabra –DAESH- puede significar “algo que aplastar o pisotear“, “intolerante” , “el que siembra la discordia” o “basura” por lo que irrita enormemente a los militantes del grupo, dadas sus connotaciones peyorativas.

Esta aclaración no quita que llamar “rebeldes moderados” a estos grupos armados -financiados igualmente por occidente- sea de un descaro y una gravedad extrema. En numerosas ocasiones el Daesh ha reivindicado – como propios- actos terroristas llevados a cabo por grupos que trabajan bajo otras siglas, ya que en realidad ellos consideran que todo cabe bajo el paraguas del Estado Islámico.

Cuando Alba Rico, en su último y vomitivo artículo habla de la “primavera árabe” en Siria como “una revolución democrática muy transversal, no sectaria, en la que participaban millones de sirios, muchos de ellos de izquierdas, que no se reconocían en una dirección o un partido (una especie de 15M gigantesco cristalizado en Consejos y Coordinadoras Locales)” estaría bien recordarle -no sólo a él- sino a todos los que le aplauden, que el Daesh, en nombre del Estado islámico lleva años cometiendo atrocidades por todo el planeta.

Estos son algunos de los producidos recientemente, destacables por su magnitud:

Qubba ( Libia) 25/2/ 2015 48 muertos.
Sanaá (Yemen ) 20/3/15 137 muertos.
Jalalabad (Afganistán) 18/4/15 22 muertos.
Kuwait City ( Kuwait ) 26/06/2015 27 muertos.
Sousse (Túnez) 26/6/2015 38 muertos.
Ankara (Turquía) 10/10/2015 102 muertos.
Beirut ( Líbano ) 12/11/2015 44 muertos.
París ( Francia) 13/11/2015 132 muertos.
Niza (Francia) 14/7 / 2016 84 muertos.
Sinaí (Egipto) 3/10/2016 224 muertos.
Berlín (Alemania ) 19/12/2016 12 muertos.

Los mismos que llevan asesinando en Siria desde hace casi seis años y que algunos defienden y continúan llamando “oposición” llevan años aterrorizando en muchos otros países.

No son “rebeldes moderados”, no son transversales ni de izquierdas, son grupos armados por occidente para causar el terror y desestabilizar. Lo único que tienen en común esos atentados es el objetivo que persigue EEUU y aliados con sus guerras imperialistas. Mantener su hegemonía en el planeta.

loading...
Lola Soria

Lola Soria es licenciada en historia, natural de Barcelona y residente en Almería. Ha trabajado como cooperante en Nicaragua y es miembro de la Comisión del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre.