Sociedad 13/01/2023

Tengo muchas deudas y no puedo pagar

Las circunstancias de las personas pueden variar ampliamente. En los casos más graves, estas pueden encontrarse con una situación de insolvencia que no les permite afrontar sus compromisos y deudas. Sin embargo, si tengo muchas deudas y no puedo pagar, existen múltiples alternativas a las que puedo recurrir para regularizar mi situación.

¿Qué hacer si tengo muchas deudas y no puedo pagar?

En principio, es necesario analizar el perfil financiero: cuando una persona se encuentra en una situación en la que no puede afrontar sus deudas y obligaciones, el acreedor puede recurrir a un embargo de bienes. Sin embargo, si no puedo pagar mis deudas y no tengo bienes a mi nombre, se me considera en insolvente.

En estos casos, la normativa de la Unión Europea ha dispuesto que la persona tiene derecho a cancelar de manera parcial o total las deudas contraídas: la llamada Ley de Segunda Oportunidad. Por supuesto, para ello es necesario constatar la buena voluntad e intención de pago por parte del deudor.

La Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo que permite que particulares o autónomos en estas situaciones puedan regularizar su situación sin que ello afecte su sustento ni la actividad que les genera ingresos. Por lo tanto, lo primero que debemos hacer en caso de insolvencia es recurrir a esta ley, lo que nos permitirá cancelar la deuda sin la necesidad de recurrir a más endeudamiento.

¿Cómo permite Ley de Segunda Oportunidad cancelar mis deudas?

Si bien se encuentra establecida como una opción eficaz y viable, lo cierto es que recurrir a la Ley de la Segunda Oportunidad para cancelar la deuda sin pagar absolutamente nada requiere de la intervención de un profesional con experiencia en la materia.

En este sentido, los abogados especialistas en este tipo de mecanismos legales conocen íntegramente el proceso y los requisitos necesarios para llevarlo a término. Por lo tanto, se trata de la mejor opción para acceder a este recurso y cancelar la deuda.

La ley fue concebida con el propósito de asistir a los particulares y autónomos que se encuentren en situación de insolvencia. Gracias a ella, es posible negociar la deuda con el acreedoreliminarla parcialmente o en su totalidad cuando las circunstancias lo ameriten. Se pueden mencionar los siguientes beneficios de la Ley de la Segunda Oportunidad:

  • Para préstamos personales, micropréstamos y microcréditos, tarjetas de crédito y proveedores, es posible cancelar la totalidad de la deuda.
  • Es posible cancelar la totalidad de los intereses de préstamos sin pagar.
  • Es posible cancelar de manera parcial la deuda con organismos públicos como el Ministerio de Hacienda, Seguridad Social y Ayuntamientos.

Asimismo, los abogados especialistas en este tipo de reclamos se caracterizan por eliminar todas aquellas prácticas de cobro que suelen hostigar al deudor: las llamadas de cobro, los embargos al salario o a la vivienda, y la protección de otros bienes del patrimonio que sean esenciales para mantener la calidad de vida actual.

Muchas veces nos encontramos frente circunstancias que condicionan nuestra economía y nos obligan a acumular deudas. Justamente por ello, cuando tengo muchas deudas y no puedo pagar, puedo recurrir a abogados especialistas en la Ley de la Segunda Oportunidad para cancelar parcial o totalmente la deuda.