1862 views 5 mins 0 comments

Cómo las nuevas tecnologías pueden ayudarte a invertir mejor

In Sociedad
julio 10, 2023

Las finanzas en línea son un fenómeno a lo largo y ancho de España, con cada vez más usuarios que se vuelcan hacia los mercados en búsqueda de ingresos adicionales y beneficios. A continuación, todo lo que necesitas saber para empezar a operar de manera exitosa y evitar algunos errores de principiante que pueden causarte dolores de cabeza. 

No es ninguna novedad que las nuevas tecnologías han cambiado de gran manera nuestro vínculo con el dinero y las finanzas. Por ejemplo, resulta difícil pensar en comenzar un proyecto sin al menos consultar a una gestoría financiera online que nos ayude a ordenar los números y realizar planes más acertados para nuestro emprendimiento. 

Lo mismo sucede en torno a las finanzas personales de los pequeños y medianos ahorristas españoles. Este sector que mucho tiempo se mantuvo al margen del sector financiero, hoy en día es uno de los más activos dentro de los mercados gracias a la llegada de las herramientas Fintech. 

¿Qué es el sector Fintech? Se trata de empresas que tienen como objetivo sintetizar lo mejor de la innovación tecnológica con lo último en necesidades financieras por parte de los usuarios. De esta manera, las transacciones, depósitos, inversiones y otro tipo de movimientos se han acelerado de manera radical. 

Es por ello que a continuación nos centraremos en algunas formas en las que la tecnología puede ayudarte a invertir mejor en la actualidad, sin caer en errores de principiantes que afecten las posibles ganancias. 

1 – Estar al tanto de los últimos recursos: como suele suceder en el campo tecnológico en general, las novedades y últimos desarrollos se encuentran a la orden del día. Conocer esos recursos pueden ayudarnos a crear una estrategia financiera mucho más sólida y reducir al máximo los riesgos.

Por ejemplo, herramientas como el copy trading permiten empezar a operar en diversos mercados siguiendo los movimientos de inversores con más experiencia y con un historial positivo. Así, si todavía no nos encontramos con la confianza necesaria, podemos aprender de los que más saben al mismo tiempo que empezamos a obtener beneficios. 

Lo mismo sucede con recursos como el stop lossing, un programa que permite configurar el cierre de una operación cuando las pérdidas superan el monto establecido por nosotros. Así, se disminuye no solo el riego, sino que también se deja de lado la dedicación exclusiva a los mercados financieros. 

2 – Formación en línea: los conocimientos financieros son un área que no podemos dejar de lado, ya que necesitamos mantenernos actualizados de las últimas regulaciones, estrategias y las ya mencionadas herramientas tecnológicas. Por suerte, hoy en día la cantidad de cursos y recursos pedagógicos es más que abundante. 

En ese sentido, incluso muchas instituciones tradicionales también han abierto sus campos de estudio dentro del área financiera online. Ante el incremento de interesados e inversores autodidactas, la creación de este tipo de oferta académica y material formativo va en aumento: cursos, seminarios, tutoriales en línea y material descargable está esperando por ti. 

3 – Trading social: por último, una de las tendencias más interesantes de los últimos años también tiene que ver con la tecnología puesta al servicio de la inversión financiera. El denominado trading social hace referencia a los usuarios que eligen intercambiar información y conectar con otros inversores. 

De esta manera, circulan conocimientos, recursos, estrategias y fuentes de información que pueden enriquecer nuestro perfil de inversión, así como nuestra cartera. Atrás ha quedado el mito de la inversión solitaria y competitiva: actualmente, las personas eligen conectar entre sí para crear una red y ofrecer ayuda en caso de ser necesaria.