1209 views 3 mins 0 comments

La ley de protección animal también exige un buen adiestramiento

In Sociedad
julio 31, 2023

En un paso significativo hacia el bienestar animal, España ha promulgado una nueva Ley de Protección Animal que busca garantizar una mayor protección y cuidado de los animales en el país. La ley, que entró en vigor a principios de julio, establece una serie de medidas para prevenir el maltrato y el abandono de animales. De hecho, considera en adelante seres sintientes a los animales.

Uno de los objetivos también de esta nueva legislación es el fomento de la adopción de animales abandonados con campañas de concienciación sobre la tenencia responsable, la esterilización y la identificación adecuada de las mascotas (incluso con la creación de un DNI individual para ello).

La principal clave para los dueños: el adiestramiento

Una de las principales implicaciones de esta ley es la necesidad de un mayor enfoque en el adiestramiento canino. “El adiestramiento adecuado de los perros no sólo mejora la convivencia entre los animales y sus dueños, sino que también juega un papel esencial en la prevención de comportamientos agresivos” explican desde Gos Lluçanès.

Estas técnicas abarcan diversos campos que van desde la obediencia hasta la gestión de conductas problemáticas con una formación adecuada a los perros y, también, a los dueños para que sean capaces de comprender mejor la necesidad de cada uno y gestionar una comunicación que sea ágil y real entre animal y humano para evitar accidentes.

“Un perro bien adiestrado es menos propenso a comportamientos agresivos, lo que disminuye el riesgo de accidentes y conflictos con otros animales o individuos. Además, ayuda a los perros a adaptarse mejor a diferentes situaciones y entornos, lo que reduce su estrés y ansiedad” explican.

Esto también es básico en perros rescatados o adoptados que pueden haber experimentado situaciones traumáticas en el pasado. Con todo ello se consigue evitar que el perro reaccione de forma brusca si se asusta o se encuentra en una situación de estrés, afrontando con calma cualquier paseo o encuentro.

Todo un reto para el bienestar animal que, los amantes de los peludos, entenderán como un paso adelante en su defensa y protección.