¿Qué pasa si dejo de pagar una tarjeta revolving?

In Sociedad
noviembre 16, 2023

Las tarjetas de crédito son un recurso muy importante para financiar gastos necesarios que a veces no podemos costear por nuestra cuenta. Sin embargo, en algunos casos pueden constituir un servicio abusivo. Por eso, muchos clientes de Abogados Revolving, especialistas en este tipo de casos, se preguntan ¿qué pasa si dejó de pagar una tarjeta revolving?

¿Cómo saber si tengo una tarjeta revolving?

Lo primero que tenemos que saber de las tarjetas revolving es que no se anuncian como tales. Sin embargo, existe una forma infalible de saber si tenemos una: cuando el interés TAE alcanza el 20 % o más, se considera que supera la media para ese tipo de productos.

Asimismo, estas tarjetas suelen cobran una tarifa mensual fija, en oposición a lo que sucede con las tarjetas convencionales; por lo tanto, es un tipo de interés abusivo.

Y esto no es casual, fue determinado así por una sentencia del Tribunal Supremo del 4 de marzo de 2020. Como resultado, cualquier tarjeta de crédito que cumpla con esta condición es considerada revolving y los pagos e intereses adeudados se consideran ilegítimos y pueden reclamarse.

¿Qué pasa si dejó de pagar la tarjeta revolving?

Las consecuencias de dejar de pagar la tarjeta pueden ser de dos tipos: legítimas o ilegítimas. En el primer caso, se debe tener argumentos válidos para dejar de pagar. Esto consiste en constatar legalmente que existe una tarifa abusiva y que, por lo tanto, se trata de una modalidad revolving.

La buena noticia es que este tipo de reclamos suele favorecer al damnificado, ya que el antecedente del Tribunal Supremo lo determina de esta manera. Para hacerlo, debemos poder Reclamar tarjetas revolving con un despacho de abogados especialistas en la materia como Justalia.

Estos profesionales no suelen cobrar sus servicios por adelantado, sino que lo hacen una vez que se aprueba el reclamo y la persona recupera el dinero. Por lo tanto, antes de dejar de pagar, debemos notificar al banco nuestra intención de disputar el pago.

En el caso del cese de pagos ilegítimos, esto ocurre cuando no se constata que se trata de una modalidad revolving, no se reclama a la entidad, no se la notifica debidamente o no se persigue un reclamo judicial.

En estos casos, es posible que suframos algunas de las siguientes consecuencias, cuya gravedad dependerá de cuánto tiempo dejemos de pagar la tarjeta y el monto adeudado:

  • La primera medida a tomar por la entidad es el bloqueo de la tarjeta, lo que no quiere decir que se cancele la deuda ni se congelen los intereses.
  • En relación con lo anterior, hasta que la entidad asuma como válido el reclamo o se lo indique un juez, podemos ver un aumento desmedido en los intereses de la tarjeta.
  • Luego, podemos ser incluidos en un registro de morosos como ASNEF o RAI, de los cuales es muy difícil salir incluso si saldamos la deuda o ganamos un reclamo judicial. Esto dificultará la posibilidad de acceder a otros tipos de financiación.
  • Finalmente, la entidad iniciará acciones judiciales hacia la persona que deja de pagar.

Son las consecuencias más graves porque, en caso de prosperar en el juzgado, pueden derivar en el embargo del salario, las cuentas y los bienes de la persona.

Foto del avatar
/ Published posts: 1488

Periodista vasco cuyas historias han abordado todo lo relacionado con el mundo del marketing y las nuevas tecnologías.