Cómo potenciar la compra impulsiva en el supermercado

In Sociedad
noviembre 21, 2023

Seguro te ha pasado más de una vez que vas al supermercado con una lista de la compra hecha y terminas saliendo con más artículos de los que planeabas adquirir.

Estas compras inesperadas son ejemplos de la «compra impulsiva» y son una práctica común en la vida cotidiana, ya que los supermercados utilizan estrategias de marketing y visual Merchandising para fomentar estas compras por impulso y así aumentar sus ventas de manera constante.

¿Qué es la compra por impulso en el supermercado?

La compra por impulso se refiere a decisiones de compra que tomamos sin una planificación previa. Sucede cuando, por ejemplo, nos dejamos llevar por productos que no teníamos en mente adquirir, influenciados por diversos estímulos y estrategias de los supermercados.

Y uno de los aspectos clave para potenciar la compra por impulso es la ubicación estratégica de los productos en los lineales.

Estrategias para fomentar la compra por impulso

Una de las estrategias más efectivas para fomentar la compra por impulso es el uso de ofertas y promociones atractivas, del tipo «compra uno y llévate el segundo a mitad de precio» o «llévate 3 y paga 2«.

Estas ofertas nos incitan a comprar más de lo planeado, ya que percibimos que estamos obteniendo un beneficio económico. Además, cuando estas ofertas tienen un límite de tiempo, generan una sensación de urgencia que aumenta la probabilidad de una compra impulsiva.

Otra táctica efectiva es la colocación estratégica de productos en el supermercado. Los artículos más populares o con un alto margen de beneficio se ubican a la altura de nuestros ojos, en lineales intermedios o en exhibiciones especiales cerca de los pasillos principales, lo que dificulta resistirse a comprarlos.

Tipos de compra por impulso en el supermercado

  • Snacks y dulces. Al pasar por el pasillo de los snacks y dulces, es común caer en la tentación de bolsas de papas fritas, chocolates y galletas, aunque no los necesitemos realmente. Su atractivo visual y disponibilidad inmediata pueden llevarnos a agregarlos al carrito de la compra sin pensarlo dos veces.
  • Productos en la zona de cajas. Las áreas cercanas a las cajas registradoras están diseñadas estratégicamente para fomentar las compras por impulso, por lo que aquí encontraremos productos pequeños y económicos, como chicles, revistas y baterías, que pueden resultar atractivos mientras esperamos en la fila para pagar.
  • Nuevos productos. La promoción de nuevos productos o lanzamientos especiales despierta la curiosidad de los clientes: muestras gratuitas, demostraciones en el lugar o packs incitan a comprarlos sin una planificación previa.

En resumen, la compra por impulso es una realidad en los supermercados y se planifica estratégicamente para aumentar el ticket promedio de compra y las ventas.

El objetivo final es que puedas salir con el carrito de la compra del supermercado lleno de productos, muchos de los cuales supongan el éxito de esta compra impulsiva estratégicamente planificada.

Estas estrategias permiten que los supermercados sigan siendo un escenario propicio para las compras impulsivas. La próxima vez que vayas de compras, mantén un ojo atento a las tentaciones que los supermercados colocan estratégicamente en tu camino. ¡Buena compra!

Foto del avatar
/ Published posts: 1488

Periodista vasco cuyas historias han abordado todo lo relacionado con el mundo del marketing y las nuevas tecnologías.