1637 views 5 mins 0 comments

EEUU realizará en el Ártico la mayor explotación petrolífera de la historia

In Portada
marzo 16, 2023

En una polémica decisión que ha dejado a ecologistas y a la comunidad internacional desconcertados, la administración de Joe Biden ha dado luz verde al controvertido proyecto de extracción de petróleo Willow en Alaska. Esta exclusiva investigación revela los detalles de la aprobación del proyecto y sus posibles implicaciones en el medio ambiente y las comunidades locales.

La petrolera ConocoPhillips, con sede en Houston, ha obtenido la concesión para explotar combustibles fósiles en el estado más septentrional de Estados Unidos. La decisión ha sido recibida con críticas y preocupación tanto por la ONU como por diversos grupos ecologistas, que temen por el futuro del Ártico y sus ecosistemas.

El proyecto Willow se ubica en una región inalterada de la costa norte de Alaska, en tierras públicas federales y a unos 320 kilómetros al norte del círculo polar ártico. Esta área, rica en biodiversidad y prácticamente inexplorada, está en el punto de mira de la industria petrolera, que busca explotar sus recursos naturales.

La administración estadounidense ha permitido a ConocoPhillips comenzar la extracción de petróleo en tres áreas del proyecto. Aunque la empresa solicitó iniciar la perforación en otros dos puntos, la decisión sobre estos ha sido aplazada por el gobierno, tal como se indica en el informe de aprobación. ConocoPhillips ha mantenido contratos de arrendamiento en la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska desde 1999.

ConocoPhillips ha anunciado que el proyecto Willow podría producir hasta 180.000 barriles de petróleo al día. La empresa asegura que se generarán 250.000 empleos durante la fase de construcción y otros 300 empleos permanentes una vez que esté operativo. La petrolera estima que Willow generará entre 8.000 y 17.000 millones de dólares en ingresos fiscales para el Gobierno federal, el estado de Alaska y los gobiernos locales de la zona.

A pesar de las promesas económicas, la ONU y diversos grupos ecologistas han expresado su preocupación por las implicaciones del proyecto Willow en el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. La ONU ha instado a los Estados a acelerar la transición energética y reducir la extracción y consumo de combustibles fósiles, principales responsables de las emisiones de CO2.

Diversos grupos ecologistas, como Greenpeace, se oponen al proyecto Willow debido a su posible impacto en los ecosistemas y en los patrones migratorios de los animales. Estos grupos advierten que el proyecto podría tener «impactos devastadores en toda la región del Ártico occidental», lo que supondría una grave amenaza para la salud, el medio ambiente y la seguridad alimentaria de las comunidades nativas de Alaska.

En 2021, un informe del Consejo Ártico alertó sobre una drástica disminución en las poblaciones de renos y aves de la tundra debido al cambio climático. Además, según un comunicado conjunto de 20 organizaciones, incluida la Alaska Wilderness League, se estima que Willow emitirá aproximadamente 239 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero durante sus 30 años de vida útil.

El Center for American Progress, grupo de expertos afín a los demócratas, calificó a Willow como un «desastre de carbono» en 2022, instando al presidente Biden a rechazar el proyecto. Con la aprobación del proyecto, Biden incumple sus promesas electorales, ya que como candidato aseguró que no permitiría nuevas perforaciones en tierras federales si resultaba elegido.

Varias organizaciones ambientales están considerando acudir a los tribunales para instar al Gobierno de Biden a detener el proyecto de extracción de petróleo en Willow. Mientras tanto, la administración ha anunciado la protección de casi 3 millones de hectáreas de tierra y aguas en el mar de Beaufort, en el océano Ártico, donde no se permitirán proyectos extractivistas

Foto del avatar
/ Published posts: 562

Diario obrero y republicano fundado el 14 de Abril de 2006.