Compartir

Es importante tener una mascota en casa. Ellas nos proporcionan grandes beneficios a la salud, tanto físicamente como psicológicamente. No es de extrañar, por tanto, que cerca del 70% de la población española conviva con un animal de compañía.

Y es que los beneficios que aportan son generales, para toda la familia, y son muchos los psicólogos  que recomiendan adoptar un animal para tratar ciertas habilidades personales e,  incluso, existen terapias en las que los animales son el recurso principal, o una herramienta de gran utilidad, para afrontar y tratar ciertas enfermedades.

Entre otras virtudes que trae consigo el vivir en compañía de algún animal, enumeramos algunas de las más interesantes:

  • Mejora la salud cardiaca, sobre todo en los dueños de perros, que tienen menos riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. El simple hecho de contemplar como juega tu perro, acariciar al gato o ver a los peces en la pecera, reduce la frecuencia cardiaca, pues proporciona un efecto altamente relajante.
  • Ayudan a crear oxitocina, considerada la hormona de la felicidad y llamada molécula del amor. Sólo con jugar un poco con ellos, producimos esta hormona que ayuda a disminuir los niveles de estrés y es el perfecto antídoto contra la depresión.
  • Según un estudio, los bebés que comparten vida con un perro sufren un 30% menos de enfermedades respiratorias y un 50% menos de infecciones de oído. Así mismo, si convivían con perros o gatos, tenían un 50% menos de probabilidades de sufrir alergias y asmas. En definitiva, los niños que crecen con mascotas tienen  menos probabilidades de caer enfermos. Se cree que es debido a la exposición con la suciedad de estos animales, que hace que se  desarrolle el sistema inmunitario, haciéndolo más fuerte.
  • Disminuye el estrés tras una interacción con las mascotas. Las personas experimentan un aumento en la frecuencia de las ondas asociadas a la relajación y una reducción en el cortisol, la hormona del estrés. Una actitud que muchos dueños de perros realizan para evitar el estrés de los animales en celo, es la de castrar al perro.
    • El castrar perros trae aparejado una alteración hormonal y, por tanto, una disminución de conductas sexualmente dimórficas (demostrada por ambos sexos) como la monta, el marcaje con orina y la agresividad, lo que conlleva un aumento de la tranquilidad para el dueño. Castrar perro reduce la agresividad intrasexual (macho contra macho) en un 60%, la marcación con orina en un 50% y el vagabundeo en un 90%.
  • Aumenta el rendimiento físico, obviamente al sacar a pasear al perro, correr o jugar con él, se está realizando una actividad física que siempre es beneficiosa.
  • Alivian de forma notable la soledad y la depresión. En la mayoría de estas dolencias, alguien que escuche y reciba amor es más que suficiente para superar conflictos emocionales y un animal suple perfectamente a las personas en estos cometidos.
  • En relación a los niños, debería ser casi una obligación tener un animal de compañía, no sólo por el juego que proporcionan, sino porque da una oportunidad de aprender sentidos, como el de la responsabilidad y el respeto.

Elegir la mascota adecuada

Ya tenemos claro lo importante y saludable que es tener una mascota en nuestras vidas, un animal al que querer y cuidar, con el que podamos jugar y que sea confidente silencioso de nuestras vidas. Pero ¿cuál es el mejor para nosotros?

Tal vez si estás indeciso, podrías plantearte la pregunta de otra forma. ¿Para qué animal voy a ser un buen dueño? Entonces podrás ponerte en el lugar del animal y ver si el ambiente que existe en tu casa es bueno para un perro, para un gato, un conejo o una iguana. También deberías hacer un listado de necesidades para cada animal candidato a ser tu mascota.

  • El perro; el más solicitado, por algo es el mejor amigo del hombre. Es fiel, cariñoso, inteligente y obediente. Tienes que tenerle comida dos veces al día, agua fresca siempre. Debes cuidar de su desparasitación, sacarlo a pasear, vacunarlo e identificarlo con su propio carnet.
  • El gato, aunque la tradición dice que no es de fiar, si lo cuidas desde pequeñito, pero que su madre lo haya cuidado al menos durante tres meses, no tendrás problema alguno y se adaptará fácilmente a la familia. Hay que dejarle comida y agua fresca en el mismo lugar siempre, pero en un lugar distinto cada cosa. Su instinto les lleva pensar que la comida se podría poner mala y contaminar el agua, por eso algunas veces buscan beber en los grifos o en los retretes.
  • Conejos, cobayas y hámsteres, son ideales para los niños pequeños que exteriorizan sus sentimientos y ayudan a superar sus miedos, fomentan su responsabilidad y la empatía.  La alimentación de conejoscobayas y hámsteres puede ser a base de pienso compuesto, fruta y verdura. En cualquier caso, si quieres ver su alimentación para estos animales o para cualquier otro, recomendamos la visita a la página web quecomen.org, donde hay una completísima información sobre qué comen los distintos animales, separados por las categorías de insectívoros, mamíferos y reptiles.
  • Una pecera con peces exóticos, y un attrezzo de tesoros hundidos, es muy recomendable para personas nerviosas que encuentran en su contemplación un estupendo relajante natural. Lo peor de un acuario es el trabajo y el coste de su mantenimiento, cosa de la que debe encargarse un adulto, pues también incluye la limpieza y la alimentación diaria de estos animales.

Existen aún numerosas mascotas donde elegir, desde insectos como la mantis o los llamados Palo, por su singular forma de mimetizarse, hasta lagartos grandes como iguanas o tortugas. Pero para cualquier elección, no olvidéis nunca tratarla con respeto y procurar hacer de su vida un viaje placentero. Recordad que vive fuera de su hábitat natural,  lo que conlleva una posición de adaptación muy complicada, produciéndole graves trastornos y grandes cantidades de estrés.

Por este motivo, hay que tratar en la medida de lo posible:

  • Mantenerle una dieta sana y equilibrada.
  • Procurarle ciertas dosis de ejercicio y entrenamiento.
  • Revisarle con asiduidad su dentadura.
  • Mantén un régimen de visitas constante al veterinario.
  • Protegerlos de los parásitos.

Una mascota es un amigo, trátalo como tal.

Escritor galardonado, entrenador personal, experto en interculturalidad y profesor de oradores públicos.