Compartir

Esta mañana ha aparecido en Público “la lista negra de los 500: los ‘paseados’ gallegos del 23-F”, una lista elaborada por la extrema derecha para controlar a centenares de personas en caso de triunfo del golpe de Tejero. Aunque es evidente que existen listas negras, es conveniente recordarlo de vez en cuando a pesar de que en la mayoría de los casos salgan a la luz pasadas unas cuantas décadas.

Lo que me parece bastante grave es que en agosto de este año apareciese la ‘lista negra’ elaborada por la Open Society Foundation de George Soros y que prácticamente haya caído en el olvido en apenas unos meses. En dicha lista, destapada gracias a una filtración de DCLeaks, aparecen los nombres de periodistas y políticos de izquierdas señalados como “prorrusos”, contrarios a los intereses de Soros.

En la misma filtración aparece otra lista de “potenciales socios” en la que aparecen periódicos como El País o eldiario.es, algo que confirma su papel respecto a Ucrania o Siria. Poco a poco se va desmontando el relato del periodismo “independiente” que ha aupado a distintos políticos al estrellato mediático de los mass media y a las direcciones de sus partidos, los mismos que mantienen un silencio cómplice ante el imperialismo y ante la aparición la lista negra de la Open Society. De hecho, alguno calificó en su día a Soros como un filántropo y sigue sin retractarse después de saberse que su fundación tiene a compañeros suyos en dicha lista. Lamentable.