Compartir

El invento del dinero supuso una revolución en la sociedad moderna. Por primera vez en la historia del hombre se podían adquirir bienes y servicios sin necesidad de tener que recurrir al intercambio. Sin embargo, como consecuencia de este hecho, favorable y beneficioso para todos, también surgió la necesidad de tener dinero. Una necesidad que hoy en día es más acuciante que nunca.

Son muchas las personas que necesitan capital para poder no solo subsistir, sino que, en muchos otros casos, para poder financiar su empresa, su propio proyecto o las compras que haya realizado

Por todo ello, las distintas entidades financieras al uso lanzan al mercado nuevos productos que tratan de adaptarse a las necesidades de los consumidores. Sin embargo, como recurso alternativo han surgido las entidades que conceden lo que se denominan préstamos rápidos, unos préstamos con unas condiciones y unas características muy concretas que en más de una ocasión han servido de válvula de escape a personas a nivel particular e incluso a empresarios.

¿Qué es un microcrédito?

En esencia, los microcréditos no son otra cosa que un préstamo tradicional con una serie de condiciones que tienen que aceptar ambas partes. De hecho, en las condiciones generales de dichos préstamos se pueden ver algunos términos que son a todas luces muy familiares, como es el plazo de devolución, el cuadro de amortización, el capital a devolver, así como los intereses. Sin embargo, el matiz que los hace diferentes al resto de préstamos convencionales es que el importe por el cual se solicitan es, en muchas ocasiones, muy pequeño. De hecho, no suelen ser superiores a los 3.000 euros.

Ventajas de los préstamos rápidos

Haciendo honor a la verdad, y a pesar de que se ha debatido mucho sobre el tema en muchos foros económicos, lo cierto es que este tipo de préstamos tienen muchas ventajas a día de hoy para el usuario.

La primera de ellas tiene que ver con el tiempo de respuesta. Y es que, este tipo de mini créditos, independientemente de la manera por la cual se intenten formalizar, traen consigo una respuesta inmediata, que puede conllevar la obtención del dinero al instante, siempre y cuando la solicitud se haya resuelto de forma satisfactoria, que así suele ser.

Como consecuencia de esta primera ventaja se puede hablar de la segunda de ellas que no es otra que la gran reducción de trámites que hay que llevar a cabo para solicitar uno de estos préstamos. A diferencia de la banca normal, en la que no solamente solicitan la nómina de la persona que lo solicita, así como otros documentos como la declaración de la renta e incluso algunos avales llegados el caso, las entidades financieras independientes no requieren de tanto papeleo.

Por otro lado, nos encontramos con los distintos medios de los que se dispone para hacer la solicitud. Ahora ya no hay que acudir a la entidad de turno y hacer frente a las pegas que pueda poner el director de dicha entidad. Ahora basta con descolgar el teléfono o acceder a través de internet a su portal web para poder tramitarlo. No solamente es muy cómodo sino que se puede leer con tranquilidad todas las condiciones de los mismos.

Otra ventaja es que el plazo de evolución del capital, incluso cuando no se ha solicitado una cantidad muy elevada, es equiparable a los plazos que dan las entidades financieras habituales. Con esto lo que se trata es de establecer cuotas que no sean muy grandes con el propósito de que las personas puedan devolverlos con cierta facilidad.

Una última ventaja, aunque esta no se da en todos los casos, es que estos créditos son en muchas ocasiones de tipo “revolving”. Este tipo es una modalidad de crédito que permite disponer del dinero a medida que se va devolviendo por lo que siempre se tiene una línea de crédito activa para los imprevistos que puedan ir surgiendo.

Usos que se les puede dar

Actualmente son tantas las personas que los solicitan que son muchos los usos que se les puede dar. Sin ir más lejos, a nivel particular, son muchas las familias las que recurren a estos créditos rápidos como los de Creditosrapidos10min con el objetivo de tener un dinero disponible cuanto antes para una urgencia familiar. Y es que estos préstamos urgentes salvan a día de hoy muchas situaciones comprometidas.

Asimismo, el mundo de los autónomos y de las PYMES es también un universo que echa mano de este tipo de préstamos de manera constante. Si tenemos en cuenta que son figuras que siempre están necesitando financiación es normal que recurran a estos métodos. Además, gracias a las ventajas que ya se han comentado, son unas inyecciones de capital que les vienen perfectas para poder ampliar el negocio.

Antes de terminar, hay que hacer hincapié en las necesidades que se pueden producir dentro del hogar. Y es que, cuando es necesario adquirir nuevos electrodomésticos o cuando hay que hacer una pequeña reforma, estos préstamos pueden suponer la tabla de salvación de muchas personas. Apenas tienen que dar explicaciones y en pocos minutos pueden tener el dinero disponible en su cuenta sin problemas.

Un último detalle que merece la pena remarcar es la importancia y la relevancia que están ganando este tipo de préstamos en los últimos años. De hecho, y según unos estudios recientes que se han hecho dentro de las denominadas clases medias y bajas, un 65% de esas personas ha solicitado un microcrédito. Un dato que deja bien a las claras una tendencia al alza del uso de estas entidades financieras, la cual, seguramente, aumente en un futuro no muy lejano.

Israel Guerra
Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.