Compartir
Close-up of female with open mouth during oral checkup at the dentist’s

Queda fuera de toda duda la importancia de una buena higiene bucodental, no sólo en lo que a esta parte del cuerpo se refiere, sino en su interdependencia con el resto del cuerpo, ya que existe una relación íntima entre la salud que se genera en la boca y la salud general del organismo.

Un efecto de Quid Procuo el que se refleja en la boca, ya que en esta parte de la anatomía humana se pueden observar indicios y síntomas de salud y enfermedad del organismo en su conjunto. Del mismo modo en la boca podemos ver ciertas lesiones que nos avisan de las posibles carencias vitamínicas, falta de minerales, o estados nutricionales deficitarios. Por lo tanto una correcta salud bucodental ayuda a discernir con total claridad que es un problema estrictamente de la boca o dientes de una enfermedad en otra parte del organismo.

Como sabemos, la boca tiene en su interior varias bacterias, entre ellas, aquellas que están  relacionadas con las caries dentales, con las enfermedades periodontales y con enfermedades sistémicas que afectan a la salud general. Estas bacterias pueden mantenerse bajo control con una buena higiene bucal, como el cepillado, el uso hilo dental diario y enjuagues bucales. Sin embargo, cuando las bacterias perjudiciales crecen fuera de control, pueden ocasionar infecciones en las encías y, de esta manera, servir como vía de entrada al torrente sanguíneo, que provocará todo tipo de enfermedades al organismo.

Las caries es la enfermedad más extendida en el mundo en relación a la salud bucodental. Entre el 60 y el 90% de los escolares y casi el 100% de los adultos las tienen. Podríamos denominar caries al proceso de destrucción progresiva del diente, que se va desmineralizando. Su forma de atacar es siempre del exterior hacia el interior, comenzando con la destrucción del esmalte. Si no se detiene su avance, seguirá su camino destructivo hacia otras capas más internas del diente y es entonces cuando se volverá doloroso, sobre todo al contacto con el calor, el frío y al azúcar. Si no se para, puede llegar a producir un absceso y otras enfermedades.

Para evitar llegar a tales extremos, es de vital importancia depositar la salud bucodental de cada persona en manos de dentistas profesionales, como los que encontrarás detrás de la web Bladegrup.com, que con más de 25 años de experiencia, van a saber cómo tratar esta enfermedad infecciosa multifactorial, cuáles de los cuatro factores esenciales para la formación de este mal está influyendo para cada caso particular y cómo  actuar para frenar o erradicar el problema.

Estos cuatro factores se enmarcan en la problemática de unos dientes especialmente sensibles, en la existencia de una placa dental bacteriana, en un tipo de alimentación rica en ácidos y en hidratos de carbono fermentados y en el tiempo de exposición a todos estos factores, que crean un ambiente favorable para que la bacteria crezca y se multiplique.

Enfermedades derivadas de las caries y su prevención

Tras la caries dentales y siguiéndolas muy de cerca en cuanto al número de casos existentes a nivel global, se encuentran las enfermedades periodontales, que en casos graves, puede desembocar en la pérdida de dientes y que afecta a entre un 15 y un 20% de los adultos. Alrededor del 30% de la población mundial, con edades comprendidas entre los 65 y los 74 años, no tiene dientes naturales. Un ejemplo clásico sobre la repercusión de la salud oral sobre la salud general, es que además de provocar la pérdida de dientes, también aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Nada preocupante, por otra parte, si lo comparamos con la posibilidad de contraer cáncer de boca, cuya frecuencia oscila entre 1 y 10 casos por cada 100 000 habitantes, con mayor incidencia en los hombres, personas mayores  y con poco nivel educativo. El tabaco y el alcohol son dos de los grandes causantes de este mal.

Esta enfermedad puede evitarse fácilmente adquiriendo la sencilla costumbre de usar cepillos de dientes para el lavado bucodental, al menos tres veces al día, cambiando estos por unos nuevos cada tres meses aproximadamente. Para renovar estos instrumentos de salud, es recomendable, por comodidad y precio, realizar la visita y la compra en alguna farmacia online como https://farmaciamiriam.com, por su amplio catálogo en productos de salud bucodental y su extensa oferta en cepillos de dientes.

El cambio regular de los cepillos de dientes evita la acumulación de bacterias sobre él y mantiene el esfuerzo de limpieza sobre los dientes, con lo que enfermedades como las mencionadas, o de otro tipo, como las infecciones fúngicas o víricas en infecciones por VIH, tienen menos oportunidades de hacerse fuertes y progresar en las bocas de los que se las cuidan. Del mismo modo, al estar más fuertes y cuidadas las encías y dientes, en caso de producirse un traumatismo bucodental, se impide la aparición de la Noma, que es una grave lesión gangrenosa que se suele dar en niños pequeños que viven en condiciones de extrema pobreza.

loading...
Israel Guerra

Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.