Compartir

En más ocasiones de las deseadas, nos descubrimos estornudando sin parar o con irritaciones en nuestra piel, que se enrojecen y pican proporcionándonos una sensación de verdadera molestia. Cuando ocurre, estos ataques a nuestro organismo, los relacionamos rápidamente con algún tipo de alergia, pero no sabemos a ciencia cierta de dónde proviene y cómo hacerle frente. Si este es tu caso, y muy probablemente lo sea porque algo más del 25% de la población española sufre algún tipo, sigue leyendo, puede que encuentres algo de información útil entre estas líneas.

La alergia no es preocupante en la mayoría de los casos, es solo una reacción inmunitaria del organismo frente a cualquier sustancia que, siendo generalmente inocua, se manifiesta con unos síntomas y signos característicos cuando nos exponemos a ella. Para una persona alérgica, el sistema inmunitario trata a la sustancia (denominada alérgeno) como un invasor y reacciona de manera inapropiada, excesiva, provocando síntomas que pueden ir desde las molestias leves, como estornudos, picores o los hinchazones mencionados, hasta problemas que pueden poner en peligro la vida de la persona afectada.

Los síntomas de alergias más comunes son los que hemos mencionado en el párrafo anterior, pero pueden variar según la complejidad y la gravedad del caso, que incluyen picazón en los ojos, eccemas, rinitis, conjuntivitis, broncoconstricción, vómitos, diarrea y, en algunos casos, extremos anafilaxis. Los remedios para la alergia más recurrentes consisten en la ingesta de pastillas con antihistamínicos, como loratadina e hidrocloruro de difenhidramina. Aunque existen otras opciones, remedios caseros y más naturales, como tomar un baño con sales de Epsom, que sirven para desintoxicar el organismo y esto es fundamental para luchar contra las alergias.

Tipos de alergia y sus focos

Si sufres alguno de los síntomas arriba referidos, debes conocer de dónde provienen las posibles causas para que puedas poner remedio al ataque que está sufriendo tu organismo. Debes saber que existen muchos tipos de alergias, pero que básicamente se pueden englobar en 6 claramente diferenciados: alergia al polen, a los ácaros del polvo, a los animales, a los medicamentos, a las picaduras de insectos y a algunos alimentos.

Diferenciándolas bien, se puede analizar qué pudo pasar antes de que el organismo reaccionara presentando una reacción alérgica y, de este modo, iniciar las precauciones necesarias para evitar el contacto con el foco de la alergia.

Posiblemente, la más común es el que se produce anualmente y que está directamente relacionada con la estación de la primavera, cuando los niveles de polen suben en el ambiente que nos rodea hasta cotas que nos producen irritación en los ojos o frecuentes estornudos.

Muy al contrario de lo que pudiera parecernos en un principio, no son las flores bonitas las que nos hacen padecer estos síntomas, son otros tipos de flores las que desprenden el polen que tanto nos irrita, como pueden ser las flores de los chopos y los avellanos en invierno, del enebro en febrero y marzo, el abedul en Primavera y los cereales en verano. 

Sin embargo, las que más suelen preocupar a las familias, sobre todo con hijos pequeños, son aquellas alergias cuyos focos provienen de los animales de compañía. Deseamos que nuestros hijos crezcan con todas las ventajas y beneficios emocionales y de aprendizaje que proporcionan las mascotas, pero nos da verdadero pánico que puedan sufrir algún tipo de daño, por simple que sea, como pueden ser las alergias a los animales.

Alergias de animales de compañía, gatos y perros

Las alergias a los animales de compañía provienen de las proteínas del pelo, la saliva o la orina, que suelen atacar a los ojos y a las vías respiratorias, en forma de rinoconjuntivitis alérgica y puede dar lugar a síntomas asmáticos. También pueden causar dermatitis atópica o una urticaria.

Las razas de pelo largo, como las que tiene el gato siamés, pueden producir con más frecuencia este tipo de reacciones. Es cierto que Las personas que han sufrido bronquitis asmática de niños en un domicilio con animales de compañía, especialmente en el caso de los gatos, como los gatos siameses,  corren alto riesgo de desarrollar alergias a los animales con el paso del tiempo.

En cualquier caso, la cantidad de pelo, aun siendo un factor determinante para producir en las personas más o menos cantidad de alergias, no es el único. Hay algunos gatos que pueden considerarse hipoalergénicos o bajos en alérgeno. Incluso podemos considerar gatos con bajas probabilidades de producir alergias a aquellos con las siguientes características: las hembras y siendo  macho, preferiblemente castrado. Sin saber por qué los gatos oscuros tienden a producir más alérgenos que los de color y, por último, los gatitos en fase de crecimiento producen menos alergias que los adultos.

En cuanto a lo referente a los perros, igualmente existen algunas razas o tipos que producen menos alérgenos. Ahora bien, los principales alérgenos que producen los canes son proteínas que acostumbran a encontrarse en la saliva del animal, la caspa y las glándulas sebáceas (situadas en la dermis) y eso ocurre en todos estos animales.

Las razas como los perros Akita inu tendrán mayor o menor repercusión en las alergias de los humanos en dependencia de como tenga su pelo y si lo pierde con asiduidad, ya que es aquí donde va la caspa que la produce.  Como ocurre con los gatos, los cachorros de la raza akita, al tener menos pelos también producen menos alergias.

Así que si quiere tener menos repercusión con posibles alergias, lo mejor es que tenga un pelo corto o que no se pierda, razas como el Airedale terrier, Basenji, el Collie barbudo, cuyo PH de su pelo es igual al del ser humano, o el Bichón Boloñes, entre otros muchos, son ideales para convivir con ellos sin miedo a las alergias, aunque quizás no sean tan hermosos como el akita inu.

De todos modos, asegúrese de que la alergia que sufre viene por uno de estos animales, cuyos síntomas más comunes suelen ser la rinitis alérgica, con estornudos y nariz con moqueo o tapada, síntomas en los ojos, como picor de ojos o lagrimeo, el asma con  tos frecuente  y respiración con pitidos, eccema en los niños, que es una enfermedad de piel con picor y manchas enrojecidas o la urticaria, que se presenta en forma de una erupción de ronchas y habones.

Israel Guerra
Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.