Sociedad

El verano: el tiempo de los niños

09/07/2021

El verano: el tiempo de los niños

Llegan los meses más esperados por los pequeños de la casa: el verano. Con él, se acaban las clases y comienza uno de los tiempos de ocio más largos del año.

Piscinas, juegos en el parque, campamentos, gymkanas… Los días largos y el tiempo libre convierten el entorno de los niños en un gran ‘parque de atracciones’ en el que disfrutar de todo tipo de actividades físicas.

Y también es el momento de que las madres sean precavidas y tengan a mano productos que ayuden a aliviar todas las consecuencias derivadas de pequeñas caídas y golpes habituales en las orillas de las piscinas, columpios, etc.

No son tan graves

Lo importante es que los padres traten de afrontar los incidentes que sufren los niños con tranquilidad. En la mayor parte de los casos los pequeños golpes que se sufren no suelen suponer implicaciones graves para los niños.

En un alto porcentaje de veces, los pequeños golpes o accidentes se saldarán con un moretón y un breve llanto. Sin embargo, para los padres puede convertirse en un verdadero drama al alarmarse por el llanto y los gritos de los pequeños.

Por eso, hay que tener en mente que, a veces, no son tan graves los golpes como parecen y que la recuperación puede ser inmediata.

Resulta inevitable

Otro de los consejos que se le dan a los padres primerizos es que los pequeños golpes y este tipo de situaciones son prácticamente inevitables. Raro es el niño que no aparece con un pequeño golpe o herida al menos una vez a la semana.

Los pequeños de la casa son menos hábiles, no tienen totalmente desarrollado el sentido del equilibrio y, además, no paran un segundo quietos, por eso la probabilidad de sufrir pequeños golpes se eleva exponencialmente.

Arnidol 

Arnidol Roll-on, gracias a su formulación con ingredientes de origen natural, a base de árnica y harpagofito, calma y refresca la piel tras los pequeños golpes de los niños y aporta un efecto frescor gracias a su nuevo formato roll-on con bola metálica. 

Sus dos ingredientes principales, árnica y harpagofito, ayudan a calmar y suavizar la piel proporcionando al niño una agradable sensación de bienestar. El cómodo formato roll-on permite tenerlo siempre a mano y poder realizar el efecto masaje. 

La aplicación de Arnidol Roll-on es sencilla: basta con frotar suavemente en círculos concéntricos por la zona deseada y repetir la aplicación tantas veces como sea necesario. No aplicar sobre heridas abiertas y evitar en el contacto con los ojos o que el niño lo ingiera.